Nueva economía

La pandemia robustece el negocio de las 'start-ups'

Gran parte de las empresas emergentes registran incrementos de facturación y plantilla en el 2020

La epidemia refuerza a las compañías que digitalizan procesos y a los comercios 'on line'

Imagen de archivo de una oficina, el pasado mes de octubre

Imagen de archivo de una oficina, el pasado mes de octubre / RICARD CUGAT

Se lee en minutos

Guillem Tapia

Si hay un sector que ha conseguido ponerse de perfil y esquivar la crisis económica desatada por el covid ese es el tecnológico. Los últimos datos de la Epa, referentes a los tres primeros trimestres del año, muestran que las empresas digitales catalanas aumentaron sus plantillas en un 18,3%, hasta los 128.700 trabajadores. Aunque es difícil discernir qué parte de este crecimiento de la ocupación corresponde a compañías digitales consolidadas y qué parte a 'start-ups' -los datos no están desglosados-, es claro que buena parte de los nuevos puestos de trabajo se concentran en empresas emergentes.   

No obstante, la suerte de cada 'start-up' también está muy ligada al sector en el que desempeña su actividad. Otro estudio, en este caso elaborado por Ctecno, indica  que solo el 40% de las empresas digitales prevén aumentar su facturación este año, frente a un 72% que pronosticaban un incremento del negocio en el 2019. 

EL PERIÓDICO ha contactado con más de una decena de compañías emergentes del ecosistema digital barcelonés y ha constatado que, muchas de ellas, no solo han mantenido su progresión durante el 2020, sino que han visto reforzados sus negocios a raíz de la pandemia. Pero hay diferencias sensibles entre sectores de actividad.

La digitalización de procesos, una mina 

El auge del teletrabajo ha supuesto que las empresas especializadas en digitalizar procesos empresariales -especialmentes los dirigidos a las pymes- hayan visto cómo la demanda de sus servicios se disparaba. "Registramos un crecimiento muy intenso durante los primeros meses de confinamiento: entre marzo y mayo nuestra actividad aumentó un 271% en comparación con el mismo periodo de 2019", aseguran desde Signaturit, una compañía especializada en firma electrónica.

Factorial, una plataforma de gestión de recursos humanos, afirma haber captado más de 1.000 nuevos clientes desde que se inició la crisis. "En este periodo hemos ayudado a gestionar muchos ertes y expedientes de cese de actividad", apunta la compañía. Desde principios de año la empresa ha doblado su plantilla hasta los 100 trabajadores, un crecimiento que ya estaba previsto y que se ha apoyado en la ronda de financiación de 15 millones que la firma cerró en abril.

"En marzo y abril registramos muchas más bajas de usuarios de lo que es habitual, especialmente porque muchos autónomos tuvieron que dejar de trabajar, pero pasado este periodo el negocio está creciendo por encima de lo esperado, especialmente en el segmento de asesorías", explica un portavoz de Quipu, una herramienta digital de contabilidad. "Afortunadamente, operamos en una de las industrias menos afectadas por el covid. Nuestro negocio ha seguido creciendo durante este año, tanto a nivel de facturación como de usuarios, y nuestra plantilla ha aumentado un 50% en lo que llevamos de año, hasta los 70 trabajadores", expone Felipe Tunnell, vicepresidente de finanzas de Holded, empresa que ha desarrollado y comercializa un 'software' de gestión de negocios.

Las oficinas de las start-ups están poco concurridas estos días / Ricard Cugat

Subidón de 'ecommerce'

La imposibilidad de acudir a las tiendas en primera instancia y la cautela de una parte de la población por no frecuentar los comercios para evitar contagiarse también han impulsado a las firmas que venden productos por internet. "Durante el confinamiento estricto multiplicamos nuestra operativa por 20, llegando a entregar 600 pedidos al día. Más allá del repunte circunstancial, nuestro volumen de trabajo se ha mantenido muy por encima de los niveles pre-pandemia, incluso durante el verano cuando casi no había restricciones", asegura Eva Tomás, fundadora y directora general de Manzaning, un marketplace que permite comprar en mercados y pequeños comercios. Par dar respuesta al incremento de clientes se dobló la plantilla y se reforzó la flota de transportistas.

Desde Platanomelón, un 'e-commerce' de juguetes eróticos, afirman que durante los primeros compases del primer estado de alarma no notaron ninguna variación en la actividad. "Sin embargo, cuando la situación se estabilizó un poco, nuestras ventas crecieron un 100%. Esta tendencia se mantuvo durante unos meses hasta que, en junio, con la entrada en la nueva normalidad, se desaceleró el crecimiento", relata Laura Castro, portavoz de la 'start-up'.

Colvin, empresa de venta de flores a través de internet, también experimentó un "pico de demanda brutal" que se estabilizó después del confinamiento . “Actualmente los ingresos se mantienen por encima de la media pre-covid”, señala el principal responsable y fundador de la firma, Andrés Cester. La epidemia no ha variado los planes de crecimiento de Colvin, que ha incrementado su plantilla hasta los 130 trabajadores -un 20% más- desde que empezó el año y ha lanzado una nueva línea de negocio centrada en plantas de interior.

El confinamiento afecta las 'fintech'

Las dos compañías fintech -tecnología financiera- especializadas en financiación alternativa consultadas coinciden en que el confinamiento y las ayudas públicas no han favorecido a sus negocios. "El Gobierno, a través del ICO, inundó a las empresas con liquidez, y eso provocó que nuestros servicios se convirtiera un recurso menos atractivo", analiza Marc Antoni Macià, director de operaciones y cofundador de NoviCap, una empresa emergente de factoring y confirming de facturas para compañías.

"Detectamos una disminución de alrededor del 25% en el importe de los préstamos solicitados por nuestros clientes durante los meses del confinamiento. Probablemente fue fruto de la reducción de gastos mensuales derivados de suprimir la movilidad combinado con las ayudas del Gobierno, que por otra parte eran completamente necesarias", explica Alexander Dunaev, cofundador de la empresa de préstamos personales ID Finance. No obstante, ambas compañías prevén registrar crecimientos robustos en el cómputo general del ejercicio: NoviCap está doblando su negocio respecto al año anterior desde junio e ID Finance prevé incrementar su facturación en 2020 un 46% interanual, hasta los 116 millones de euros.

Housfy, una start-up que ofrece servicios de intermediación inmobiliaria e hipotecaria, también ha recuperado su tasa de crecimiento anual tras el desplome sufrido al inicio del primer estado de alarma. "El negocio se resintió durante el confinamiento y los ingresos disminuyeron un 80%", confirma Albert Bosch, fundador y primer ejecutivo de Housfy. "Sin embargo, en junio recuperamos el volumen de ventas de vivienda que teníamos en febrero, y en septiembre recuperamos también el volumen de hipotecas firmadas. Estamos creciendo a un ritmo del alrededor del 20% mensual, por lo que podemos afirmar que estamos mejor que antes de la epidemia", señala el empresario.

Una de las zonas de trabajo en la sede Itnig pràcticamente sin trabajadores / Ricard cugat

Disparidad en el turismo

El sector turístico ha sufrido como pocos los efectos de la pandemia, y muchas 'start-ups' vinculadas a esta actividad económica se han visto muy afectadas. "En los meses de confinamiento las ventas se redujeron un 97%. Hubo un ligero repunte durante el verano, pero lamentablemente ahora la situación vuelve a parecerse a la de abril y mayo. El problema no son solo los viajes que dejamos de vender, sino también todas las cancelaciones que hemos tenido que asumir y que, en muchos casos, no hemos podido recuperar de nuestros proveedores", relata Jordi Agustí, consejero delegado de Waynabox, una plataforma que comercializa viajes cortos y sorpresa. Exoticca, una agencia 'on line' especializada en viajes de lujo, ha rebajado sus previsiones de facturación para este ejercicio de los 100 millones de euros hasta los 40 millones, según explicaron sus directivos en una reciente entrevista en La Vanguardia. Ambas empresas mantienen ertes de reducción de jornada en sus respectivas plantillas.

Noticias relacionadas

Ante una recuperación del turismo que no se prevé que se produzca a corto plazo, Byhours -una firma especializada en microestancias hoteleras- ha diversificado su negocio desarrollando un 'software' por suscripción que permitirá a los hoteles alquilar sus habitaciones y salas de conferencias por horas. La compañía prevé incrementar sus ingresos este año hasta los 6,2 millones de euros frente a los 5,1 millones de 2019

Mr Noow, otra firma que desarrolla su actividad en un sector castigadísimo por el covid -en este caso el de la restauración- también hace un balance positivo del 2020 a nivel empresarial. "Hemos pasado de 290 a más de 600 restaurantes activos en nuestra aplicación y esperamos doblar las ventas respecto a 2019", afirma Alejandro Fresneda, director general y cofundador de la start-up. La plataforma de Mr Noow permite pedir la comida antes de llegar al restaurante y pagar con el móvil en el establecimiento. “La pandemia ha acelerado en varios años la digitalización de la restauración, y eso nos ha favorecido”, destaca Fresneda.