02 dic 2020

Ir a contenido

INFRAESTRUCTURAS

Un puerto de cables submarinos se instala en Sant Adrià

El Govern aporta 800.000 euros a la instalación y asegura que la infraestructura incrementará el PIB catalán hasta el 4% en cuatro años

Eduardo López Alonso

Presentación del proyecto en la playa de Sant Adrià. 

Presentación del proyecto en la playa de Sant Adrià. 

Catalunya dispondrá de un nodo de telecomunicaciones para la conexión de cables de fibra óptica submarinos procedentes del este del Mediterráneo y África. Barcelona Cable Landing Station es la iniciativa de la empresa catalana AFR-IX Telecom, que ha presentado este jueves el inicio de la construcción en Sant Adrià de Besòs de la infraestructura. El futuro hub hará que Catalunya sea puerta de entrada y enlace de los cables procedentes de Asia, África y el Mediterráneo que quieren conectarse con EEUU por la vía más rápida posible.

El equipamiento tecnológico entrará en funcionamiento el primer trimestre del 2022 con la voluntad de convertirse en un puerto digital de referencia en el Mediterráneo y el Govern asegura que su puesta en marcha incrementará entre el 2% y el 4% el PIB catalán en cuatro años, por sus ingresos directos y por el efecto multiplicador en el sector de las telecomunicaciones, que permitirá que el empleo en torno a la economía digital crezca el 20% cada año. Al margen de las optimistas proyecciones del Govern, el impacto de un puerto digital en Catalunya se apunta como factor de incremento de la velocidad global en el intercambio de datos desde y hacia Catalunya. 

Según Submarine Cable Map, hay en funcionamiento unos 400 cables submarinos en todo el mundo, lo que
representa un volumen de más de 1,2 millones de km de cable. El cable submarino de fibra óptica sigue siendo insustituible, es más eficiente que las conexiones vía satélite, ya que se calcula que un cable tiene la capacidad
transmisora ​​de hasta 3.000 satélites. Para el Govern, "resulta estratégico para Catalunya contar con un puerto propio de ámbito internacional para la fibra óptica de cable submarino, una realidad que hace posible la estación de aterrizaje Barcelona Cable Landing Station (Barcelona CLS), ya en fase de construcción en Sant Adrià de Besòs".

Jordi Puigneró, durante la presentación del proyecto. 

La idea es que una única estación de aterrizaje será el punto de llegada de múltiples cables, optimizando recursos y evitando la proliferación de edificaciones. Normalmente cada empresa propietaria de un cable debe construir la propia estación de aterrizaje para la conexión del cable, algo que la infraestructura de Sant Adrià evitará.

Marsella aglutina actualmente la mayoría de las estaciones de recepción de cables submarinos del Mediterráneo. El Govern calcula que el sector TIC generará más de 200.000 puestos de trabajo en el 2024.

Según el 'conseller' de Polítiques Digitals, Jordi Puigneró, "la digitalización del país requiere infraestructuras del siglo XXI como lo es este puerto digital. En la nueva era digital, las materias primas son los bytes y circulan por cables submarinos".  AFR-IX Telecom, compañía propietaria e impulsora de la estación de aterrizaje, cuenta con la autorización de obras para poder instalar en Barcelona CLS hasta 8 cables submarinos de telecomunicaciones de fibra óptica, que discurren por el fondo marino desde el área de Barcelona a las ciudades de Marsella y de Génova. Norman Albi, CEO de AFR-IX Telecom, ha destacado la importancia del proyecto y que la instalación tiene un impacto medioambiental neutro e incluso beneficioso sobre el medio ambiente, ya que muchos organismos marinos, desde algas hasta peces, usan los cables submarinos como sustrato para su crecimiento y para asentar su colonización.