medida tributaria

El Govern aligera el IRPF de 250.000 contribuyentes con ingresos de 14.000 a 22.000 euros

El colectivo se ve obligado a presentar declaración cuando tiene más de un pagador (ertes o contratos encadenados)

La diferencia se produce porque en Catalunya el tipo bajo de la tarifa es más elevado que en otras autonomías

El Govern aligera el IRPF de 250.000 contribuyentes con ingresos de 14.000 a 22.000 euros

Generalitat de Catalunya

Se lee en minutos

El Govern prevé aprobar este martes un decreto ley para introducir una deducción autonómica en el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) destinada a las personas con ingresos anuales de entre 14.000 y 22.000 euros brutos anuales y más de un pagador, que suelen ser los más afectados por la precariedad laboral.

Los contribuyentes que pueden beneficiarse de esta medida son unos 250.000, que están sujetos a expedientes de regulación temporal de empleo (ertes), que tuvieron un empleo unos meses y luego fueron al paro o que encadenan varios contratos laborales, y se ven obligados a presentar la declaración e incluso pagar por el mero hecho de tener más de una fuentes de ingresos laborales, según el Ejecutivo catalán. 

Con esta iniciativa se paliará en parte el hecho de que la rentas más bajas tributen en Catalunya a los tipos más altos del conjunto de las autonomías, al situarse en el 21,5% (fruto de la suma entre la tarifa estatal y la autonómica) frente al 19% de otros territorios. La tabla de retenciones no incorpora la normativa autonómica, por lo que no tiene en cuenta deducciones y ventajas que aprueben los gobiernos territoriales y hay, por tanto, un desfase de 2,5 puntos con respecto al tipo mínimo. Con esta medida, el Ejecutivo catalán dejará de ingresar la parte adicional que tributa este colectivo, que estima en unos 16,5 millones de euros, si bien el impacto se notará en el 2022.   

Según la normativa del IRPF, quienes perciben de 14.000 a 22.000 euros anuales no tienen la obligación de presentar declaración de la renta, pero sí que la tienen que hacer si cuentan con más de un pagador y si la suma de las cantidades percibidas del segundo y restantes pagadores superan en su conjunto la cantidad de 1.500 euros anuales. Están exentas de esta regla las pensiones y los perceptores de prestaciones similares. 

IRPF más alto

La medida, que podrá aplicarse al hacer la declaración de la renta el año que viene, se instrumentalizará a través de una deducción autonómica equivalente a la diferencia entre la cuota íntegra estatal y la autonómica cuando esta diferencia resulte positiva

Con un ejemplo se ve más claro. Un contribuyente con unos ingresos de 20.000 euros anuales procedentes de un solo pagador y sin hijos ni ascendientes a cargo registra una retención de 2.340 euros y no tiene que presentar declaración de la renta.

Otro contribuyente con los mismos ingresos anuales y la misma situación personal y familiar, pero con dos pagadores, uno de ellos el SEPE porque estuvo sujeto a un erte, registra una retención de 2.513 euros, de los que 1.343 euros (porque el tipo en Catalunya es más elevado) corresponden a la cuota íntegra autonómica y 1.170 euros, a la estatal.

Sin esta nueva deducción debería pagar 173 euros, la diferencia entre la deducción autonómica y la estatal; con la nueva medida, podrá restar los 173 euros de los 2.513 euros que resulten de la declaración y su tributación se limitará a lo que le han retenido.   

La diferencia entre tener uno o más pagadores puede llegar a provocar que incluso con esta nueva deducción autonómica, muchos de los afectados tengan que acabar tributando y pagando porque el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) aplica retenciones muy bajas, del 2% e incluso menores. Y lo mismo sucede con quienes encadenan numerosos contratos temporales, advireten fuentes del Ejecutivo catalán.

Sin capacidad normativa sobre las retencions

Las autonomías carecen de capacidad normativa para el cálculo de las retenciones del IRPF. En concreto, este cálculo se realiza en función de la normativa estatal sin tener en cuenta la autonómica en lo que respecta a la base general y los mínimos personales y familiares. En el caso de Catalunya, estos elementos pueden hacer que la cuota íntegra autonómica sea más elevada que la resultante de aplicar la normativa estatal.

Según el Ejecutivo catalán, "más allá de las situaciones de paro o erte derivadas del del covid-19, esta inequidad se da en todos aquellos supuestos en los que el contribuyente, por el hecho de tener dos pagadores, pasa a estar obligado a declarar".

Son supuestos "directamente relacionados con la precariedad laboral: diversos contratos temporales con retrbuciones bajas, situaciones de desemnpleo, trabajos a tiempo parcial, etc", afirman las mismas fuentes. Aunque sea una circunstancia que ya se producía con la pandemia y la crisis que ha provocado "se intensificará notablemente", según la Conselleria de Economia.

Noticias relacionadas

En este sentido, el departamento que dirige Pere Aragonès considera "urgente y necesario conrregir los antes posible esta inequidad que se encontrarán muchos contribuyentes como consecuencia de los ertes y de otras situaciones de paro y precariedad laboral que se producen como consecuencia del covid-19.

Para que pueda aplicarse en la próximoa declaración de la renta debe aprobarse antes de acabar este año. Por ello la deducción será aprobada este martes por el Govern.