resultados

Gortázar advierte de que ya hay signos de debilidad económica en el cuarto trimestre

CaixaBank ha registrado una caida del 10% de la actividad de tarjetas en las últimas semanas

La entidad reduce sus beneficios el 42,6% en el tercer trimestre y eleva las provisiones a 1.161 millones

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank.

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank. / MIGUEL LORENZO

Se lee en minutos

Max JIménez Botías

La actividad económica en España se debate entre un tercer trimestre que ha resultado mejor de lo previsto y un cuarto en el que se observan muestras de ralentización. Esa combinación, sin embargo, no impedirá que la economía española cierre el 2020 por debajo de una caída del 12,5% del PIB, como ha vaticinado diferentes entidades. Ese es el análisis que ha realizado el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, durante la presentación de resultados de la entidad hasta el tercer trimestre del año.  "Nuestro servicio de estudios esperaba un crecimiento de 1,5% en el cuarto trimestre y si esa previsión se mantiene, el tercero, en lugar de bajar el 12,5% el PIB, bajaría un 10,6%", ha comentado.

"La verdad es que estamos viendo un cuarto trimestre que es peor que las expectativas que teníamos", ha comentado Gortázar este viernes. La entidad ha detectado que el negocio que se hace con las tarjetas se ha reducido en en las últimas semas de octubre y espera que ocurra lo mismo en noviembre. Agregando los pagos en TPV con los reintegros en cajeros, los descensos registrados por CaixaBank en octubre se acercan al 6%, cuando en los meses de verano esa actividad había aumentado. "Esta última semana ya estamos más en el entorno de caída del 10%", ha apuntado Gortázar antes de señalar que espera un impacto negativo en noviembre como consecuencia del efecto que pueden tener las nuevas medidas sobre la movilidad en la actividad económica, pero hay que esperar a ver como evoluciona esa tendencia.

Efecto sobre la morosidad

El primer ejecutivo de CaixaBank ha reconocido que un empeoramiento de la situación económica tendrá efectos sobre la morosidad y las dotaciones que tiene que llevar a cabo el banco, aunque eso no tendrá un efecto significativo en las cifras del 2020, puesto que "la mayor parte de las dotaciones se han realizado ya", teniendo en cuenta que el repunte de la morosidad se producirá en el 2021.

Ante esta situación ha defendido la moratoria de los créditos avalado por el ICO, una alternativa que se plantea el Gobierno en este momento. "Se trata de una medida muy útil: ha funcionado muy bien. Ha llevado la liquidez en un momento en que era muy necesaria", ha dicho. "El sentido común hace pensar que una buena herramienta, y tenemos que alargarla en el tiempo". Ha señalado que el sector empresarial no solamente necesita liquidez, sino que también puede necesitar ayudas en forma de capital u otros instrumentos que no generen un mayor apalancamiento.

Desde el inicio de la comercialización de las líneas ICO, CaixaBank ha concedido 162.175 préstamos por 11.944 millones de euros, cuya demanda se ha moderado en el trimestre.

Menos beneficios

El Grupo CaixaBank obtuvo en los nueve primeros meses del año un beneficio atribuido de 726 millones de euros, un 42,6% menos respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, después de realizar, durante estos nueve primeros meses, una provisión extraordinaria de 1.161 millones de euros y anticiparse así a impactos futuros por los efectos económicos de la covid-19. Esta provisión se ha mantenido prácticamente estable en el tercer trimestre (1.155 millones de euros a cierre de junio).

En la evolución interanual también incide el registro de 109 millones asociados a prejubilaciones en el primer trimestre de 2020. Asimismo, los resultados del 2019 estuvieron marcados por el impacto del acuerdo laboral (978 millones de euros). Estos resultados no incluyen el registro de la plusvalía por la venta del 29% de Comercia que asciende a 420 millones de euros al haberse formalizado al principio del cuarto trimestre de 2020. Gortázar ha señalado que la entidad mantendr a el ritmo de ajuste antes de que concrete la fusión con Bankia, que será cuando se plantee a los sindicatos la reducción de estructura que prevé ya el banco integrado.

El ejecutivo de CaixaBank ha señalado a pesar de la dificultad asociada al contexto económico actual, los ingresos 'core' se mantienen prácticamente estables en el año y se sitúan en los 6.158 millones de euros (-0,7%), El margen de intereses asciende a 3.647 millones, -2,0% respecto al mismo periodo de 2019, básicamente, por el descenso de los ingresos de los préstamos por una disminución del tipo de interés aplicado, vinculado en parte al incremento de la concesión de créditos ICO, a la reducción de los ingresos procedentes del crédito al consumo y al descenso de la curva de tipos. Esto ha sido parcialmente compensado por un incremento del volumen.

Comisiones estables

Los ingresos por comisiones se mantienen estables respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, situándose en 1.905 millones. La disminución de la actividad económica y el impacto de los mercados han influido en la evolución respecto al mismo trimestre del año anterior (-2,7%), si bien muestran una evolución positiva respecto al segundo trimestre del 2020 (+4,9%). La entidad descarta que la nueva estrategia denominada 'Dia a día', en la que se enmarca las nuevas relaciones comerciales con los clientes vaya a tener un impacto importante en esas comisions. "Nuestra idea es ampliar y mejorar el negocio global con el cliente, no tanto aumentar las comisiones", ha dicheo.

Los ingresos derivados de la actividad de seguros de vida riesgo se sitúan en 441 millones de euros, con un sólido crecimiento del 8,5 % respecto al mismo periodo de 2019 y del 6% en relación con el trimestre anterior (+4,7% respecto al mismo trimestre del ejercicio anterior).

Efecto de las participadas

Te puede interesar

Respecto a los ingresos de la cartera de participadas, los ingresos por dividendos incluyen, en el segundo trimestre, el dividendo de Telefónica y el de BFA, por 50 y 40 millones de euros, respectivamente (104 millones y 46 millones en el 2019). Los resultados de entidades participadas disminuyen un -36,4% por el registro de menores resultados atribuidos en el marco del actual entorno económico. 

Los gastos de administración y amortización recurrentes se reducen un 3,1% tras la gestión de la base de costes. Los gastos de personal decrecen un 4,6%, materializando ahorros asociados al acuerdo laboral de 2019 y las prejubilaciones del 2020, que compensan, entre otros, el incremento vegetativo. Los gastos generales también disminuyen un 1,7% en el año.