AUTOMOCIÓN

Volkswagen se plantea el futuro de sus marcas de deportivos

El CEO del grupo, Herbert Diess, confirma la voluntad del consorcio de convertirse en una compañía digital de servicios de movilidad

El grupo estudia el rol y la viabilidad de marcas como Lamborghini, Bugatti o Ducati en el futuro electrificado y digital del sector

Planta de Lamborghini en Sant’Agata Bolognese, Italia

Planta de Lamborghini en Sant’Agata Bolognese, Italia / VOLKSWAGEN AG

2
Se lee en minutos
Àlex Soler

El Grupo Volkswagen revisará todo su portfolio de producto con el foco puesto en un futuro electrificado y digitalizado. En un consorcio en el que conviven marcas como SeatVolkswagenSkoda o Audi con firmas como BentleyLamborghiniBugatti o Ducati, la dirección quiere determinar si las últimas, dedicadas al desarrollo de productos muy concretos y para un nicho de mercado muy pequeño, tienen futuro dentro de la compañía, que apostará por la movilidad eléctrica, autónoma y digital.

En ese sentido, una de las primeras medidas ya confirmadas será la decisión de que Bentley pase a estar controlada por Audi. Así lo confirmó el consejero delegado del Grupo VolkswagenHerbert Diess, esta misma semana a Automobilwoche, un medio especializado alemán. Hasta ahora, era Porsche la que tenía el control de la firma de lujo británica. Según explicó Diess, bajo el mando de Audi, que tomará el control de Bentley el año que viene, la exclusiva enseña podrá reinventarse y explotar todo su potencial.

Bentley en Audi

La situación de Bentley es muy específica. Probablemente es la marca más exclusiva de todo el grupo y su trayectoria ha tenido luces y sombras a partes iguales. Habiendo vuelto a la senda de los beneficios tras unos años complicados, el Covid-19 la ha condenado a cerrar el 2020 presumiblemente en rojo. El Brexit, además, podría tener efectos muy negativos en forma de un desplome de los beneficios de alrededor del 25%.

Herbert Diess, CEO del Grupo Volkswagen / EL PERIÓDICO

Bajo el paraguas de la firma de los cuatro aros, la futura gama Bentley compartirá mucha tecnología con Audi y participará en el proyecto Artemis para desarrollar un coche 100% eléctrico para su marca. Asimismo, Bentley recurrirá a la plataforma PPE para coches eléctricos de gama alta desarrollada por Audi y Porsche para sus futuros eléctricos. Con más componentes compartidos, desde el Grupo Volkswagen insisten en que la diferenciación entre Audi y la enseña británica estará en el diseño.

Lamborghini, Bugatti y Ducati, en el aire

Paralelamente, Herbert Diess admitió a los accionistas del consorcio que antes de que termine el año anunciarán "medidas importantes" para que el Grupo Volkswagen siga siendo un actor relevante en la era eléctrica y digital. "Volkswagen debe cambiar y pasar de ser una colección de marcas valiosas con productos fascinantes de combustión que emocionana a sus clientes a ser una companía digital que gestiona eficazmente millones de dispositivos de movilidad en todo el mundo", dijo Diess a los inversores en declaraciones recogidas por Reuters.

En esta transformación del grupo, los focos se han situado sobre LamborghiniBugatti y Ducati. Según las primeras informaciones, el consorcio alemán se estaría plantenado el rol que jugarán estas marcas en el futuro digital del grupo y estaría revisando si es posible y rentable desarrollar plataformas eléctricas exclusivas para sus productos y a su vez invertir millones en las marcas de más volumen, como puede ser Seat.

Noticias relacionadas

Pocos detalles han trascendido de momento, pero se especula con la venta de Lamborghini, opción no confirmada y sobre la que ningún directivo quiso comentar al respecto. Por otro lado, sobre la posibilidad de que Ducati presente pronto una moto eléctrica, Markus Duesmann, CEO de Audi, aseguró que "no pasará mucho tiempo hasta que veamos una Ducati eléctrica". En ese sentido, Duesmann admitió que esta opción depende de la capacidad de este tipo de motocicletas de ofrecer una autonomía similar a las de combustión.

El Grupo Volkswagen se está transformando y las marcas más populares por sus motores que por sus coches deberán adaptarse.