reacciones

La patronales del ahorro y los seguros critican los cambios fiscales en planes de pensiones

Consideran que los cambios introducidos en los Presupuetos discriminan a la población trabajadora en España

La patronales del ahorro y los seguros critican los cambios fiscales en planes de pensiones

DAVID CASTRO

Se lee en minutos

Max Jiménez Botías

El anteproyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para el año 2021 contiene una modificación sustancial del tratamiento fiscal de la previsión social que, de aprobarse, "afectará negativamente al conjunto de la ciudadanía española", según las patronales del ahorro y los seguros, Inverco y Unespa. La propuesta legislativa elaborada por el Gobierno rebaja de 8.000 euros a 2.000 euros los límites de aportación a sistemas de previsión social individuales, al tiempo que eleva de 8.000 euros a 10.000 euros el límite para los sistemas de empleo.

Hay más de 7,5 millones de partícipes en planes de pensiones individuales y casi 1 millón de asegurados en planes de previsión asegurados (PPA) que se van a ver afectados con carácter directo e inmediato por la medida. En este sentido, las patronales manifiestan en un comunicado este martes su disconformidad con esta propuesta .

Consideran que el establecimiento de diferentes límites de aportación a sistemas de previsión social, relegando a los sistemas individuales que tendrían un límite notoriamente inferior, es discriminatorio para la gran mayoría de la población ocupada española. Recuerdan que el marco sociolaboral español presenta dos características que se han de tener en cuenta en el diseño de la fiscalidad de los sistemas de previsión social. La primera, es el gran número de trabajadores autónomos y empresarios individuales que hay en España. La segunda característica es que la mayor parte de los trabajadores por cuenta ajena trabaja en pymes, en las que el ahorro colectivo apenas está presente.

"Se debe posibilitar, por tanto, a toda esta población ocupada que queda fuera de la previsión social empresarial que pueda acceder a sistemas de previsión individuales en las mismas condiciones y requisitos que cualquier otro trabajador", plantean.

Sin sentido en la crisis

En segundo lugar, las patronales destacan que la limitación anual de aportaciones a sistemas de previsión social carece de sentido en situaciones de crisis como la actual en la que muchos trabajadores han visto reducidos significativamente sus ingresos por estar en un erte o por un cierre temporal de su negocio. Consideran que  debe permitirse a los trabajadores, ya sean por cuenta propia o ajena, recuperar su capacidad de ahorro para la jubilación en los años en los que tienen estabilidad en sus ingresos. 

En su opinión, en España existe un significativo déficit de ahorro para la jubilación en comparación con la situación en el resto de países de su entorno. "Este desajuste no puede dejarse exclusivamente a cargo de las empresas. Hace falta que los trabajadores, a título particular, tomen conciencia de la necesidad de ahorrar para su jubilación", plantean y defienden que los sistemas de previsión social individuales permiten que cada trabajador pueda planificar los ingresos que necesitará para su jubilación como complemento a la pensión de la Seguridad Social, sumado a lo que reciba del sistema previsional de su empresa.

Recuerdan que la Comisión Europa ha elaborado un documento titulado 'Libro Verde: en pos de unos sistemas de pensiones adecuados, sostenibles y seguros', en el que se señala que la estructura de tres pilares en materia de pensiones es una opción equilibrada. Según Bruselas, es absolutamente necesario que los sistemas obligatorios de pensiones (primer pilar) se complementen con unos sistemas profesionales de pensiones colectivos (segundo pilar) y con los productos adicionales de ahorro individual (tercer pilar). "Estos son los motivos por los que en prácticamente todos los países de la UE existen estímulos fiscales al ahorro y se conceden incentivos fiscales para la promoción y desarrollo de sistemas de previsión social, tanto empresariales (segundo pilar) como individuales (tercer pilar)".

Te puede interesar

Finalmente el sector del ahorro plantea que desde el punto de vista de la Hacienda Pública, la fiscalidad de los sistemas de previsión social supone un mero diferimiento de la tributación. Es decir, su tratamiento fiscal no genera beneficios. La reducción en la base imponible del IRPF de

las aportaciones se compensa más adelante con la tributación como rendimiento de trabajo de las prestaciones.

Temas

Pensiones