28 nov 2020

Ir a contenido

en Abrera

Un ere de 160 despidos en Faurecia amenaza las producciones de Seat

La proveedora de Seat pierde la adjudicación del nuevo León e inicia un recorte de plantilla

Gabriel Ubieto

Trabajadores de Faurecia en la planta de Pulversheim (Francia).

Trabajadores de Faurecia en la planta de Pulversheim (Francia). / EPA / FAURECIA

Faurecia ha iniciado un expediente de regulación de empleo (ERE) para despedir a 160 de sus 308 trabajadores en Abrera (Baix Llobregat). La firma ha comunicado esta semana a su plantilla la intención de acometer un cese colectivo, tras perder la adjudicación del nuevo modelo de Seat León; según han explicado a EL PERIÓDICO fuentes sindicales. Las prácticamente inexistentes producciones de Nissan, otro comprador de Faurecia, aunque de menor peso, también han perjudicado a la facturación de la subcontrata. CCOO, el sindicato con representación mayoritaria, ultima los preparativos de una huelga que puede poner en riesgo las producciones de Seat en Martorell.

Faurecia ha perdido este año la asignación del salpicadero y la pintura del nuevo Seat León, pero sigue suministrando de materiales al gigante automovilístico para otros modelos. Concretamente para el Arona, el Ibiza y el Audi A1. Y la dependencia de Seat de este proveedor es manifiesta y ya tiene antecedentes. El año pasado hubo un incendio en la fábrica de este proveedor que obligó a interrumpir sus producciones y tuvo a Seat Martorell parada casi una semana. 

El pasado martes la compañía trasladó a los representantes de los trabajadores su intención de efectuar un ere. El próximo martes está previsto que se inicie el periodo de consultas y los sindicatos están dispuestos a presionar. Se sienten "estafados" por Faurecia, ya que consideran que han realizado esfuerzos de contención salarial para "ser competitivos" y ganar ese concurso para el nuevo León y que, tras perderlo, el pago ha sido un ere. 

Faurecia se suma a la lista de eres industriales que acumula este 2020, especialmente en el sector de la automoción. Esta semana se conocía el de TE Connectivity, en Montcada i Reixac, y previamente habían trascendido los de Robert Bosch, en Castellet, o Saint-Gobain, en L'Arboç. En Faurecia la dirección se propone transitar del erte al ere, pues tras el primero parón durante el confinamiento, el 27 de abril se desafectó al primer trabajador. Y, seis meses más tarde (el compromiso de mantenimiento del empleo designado por ley), la empresa inicia los trámites para un despido colectivo.