30 nov 2020

Ir a contenido

Las negociación política de las Cuentas del 2021

Podemos sitúa en alquileres e IRPF su tensión con el PSOE por el Presupuesto

La negativa de Ábalos a regular ya el precio de los arrendamientos hace estallar a la formación de Iglesias

UP también exige subir el IRPF a partir de 200.000 euros y la tributación de los patrimonios más elevados

Rosa María Sánchez

El vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, en en el Congreso.

El vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, en en el Congreso. / MARISCAL (EFE)

Las cuestiones más delicadas de la negociación entre Unidas Podemos (UP) y el PSOE del proyecto de Presupuestos del Estado para el 2021 se han dejado para la recta final y es ahora cuando han saltado las chispas, sin disimulos. Fuentes de Unidas Podemos situaron este lunes en la regulación de los alquileres y en la fiscalidad de las rentas y patrimonios más elevados las principales fuentes de discrepancia entre los dos socios del Gobierno de coalición.

Estas mismas fuentes manifestaron su malestar por la negativa del ministro de Transportes, José Luis Ábalos, este lunes, a incluir en el proyecto de Presupuestos la regulación de los precios de los alquileres que forma parte del acuerdo de coalición. El propio vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, se reunió el viernes con el Sindicato de Inquilinos e Inquilinas en un gesto que pretendía presionar al PSOE en esta dirección. Por eso, la respuesta recibida de parte de Ábalos fue encajada en UP como una afrenta.

Un gesto para seducir a ERC

«Estamos dispuestos a seguir hablando, pero creemos que el momento más adecuado es cuando se despejen todas las incertidumbres del mercado de la vivienda. Y el encaje jurídico que entendemos más adecuado es la ley estatal de vivienda» en la que trabaja el Ministerio de Transportes, dijo Ábalos este lunes. «Unidas Podemos quiere regulación de precios ya, tal y como recoge el programa de Gobierno, porque es un tema urgente y facilita la aprobación del borrador por parte de los grupos de la investidura, sobre todo de los catalanes, ya que la ley daría cobertura legal a la aprobada en Catalunya y que está ahora mismo recurrida», respondieron fuentes de la formación morada.

Desde la óptica de UP, el apoyo  o la abstención de ERC a las Cuentas haría innecesario hacer cesiones a Ciudadanos para sacarlas adelante en el Congreso de los Diputados. 

Fuentes de UP también reconocieron ayer discrepancias en sus negociaciones con el PSOE, a través de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en cuestiones relativas a fiscalidad. Esta es la razón por la que el Plan Presupuestario remitido a Bruselas el 15 de octubre no detallaba las medidas tributarias, aclaran.

En particular, la formación que dirige Pablo Iglesias apuesta por una subida del IRPF para rentas del capital y del trabajo a partir de 200.000 euros (el acuerdo de coalición lo establecía a partir de 130.000 euros), así como por un incremento fiscal para los grandes patrimonios. 

Las discrepancias también afecta al Iprem (Indicador público de renta de efectos múltiples) que sirve de guía para prestaciones sociales y para el que UP exige un incremento decidido a partir de los 537,84 euros en que lleva instalado desde el 2017.