21 oct 2020

Ir a contenido

transporte marítimo

Las exportaciones del Port de Barcelona vuelven a nivel precrisis

El tráfico total de mercancias descendió un 19% entre enero y septiembre de este año

Max Jiménez Botías

Terminal de contenedores del Port de Barcelona.

Terminal de contenedores del Port de Barcelona.

Entre enero y septiembre de este año, el tráfico total de contenedores en el Port de Barcelona ha sido de 2,06 millones de TEU (una caída del 19% respecto al mismo periodo del año anterior). No obstante, estos resultados mejoran los de meses anteriores. La caída fue solo del 8,8% en el caso de los contenedores destinados a importación y exportación. Pero las exportaciones lideran la recuperación de los tráficos ​​y reflejan el esfuerzo de las industrias de su zona de influencia, destaca la autoridad portuaria en una nota. Los contenedores destinados a la exportación han superado durante este mes de septiembre las cifras del mismo mes del 2019. "Este dato positivo es especialmente relevante porque, por primera vez desde que estalló la pandemia del covid-19, el Port de Barcelona ha conseguido alcanzar unas cifras de exportación precrisis", se destaca.

Extremo Oriente Japón, que ha tenido un tráfico de 336.655 TEU (unidad equivalente a 20 pies o un contenedor), se mantienen como el principales mercado para las mercancías que pasan por el Port de Barcelona. Gracias, en parte, a la dinámica positiva de las ventas de productos agroalimentarios en China, el tráfico de contenedores llenos de exportación con este país ha alcanzado los 95.454 TEU, con un incremento del 46,6% en los últimos nueve meses.

Modalidades afectadas por la pandemia

La mayoría de tráficos de la infraestructura barcelonesa durante septiembre muestran la reducción progresiva con respecto a las cifras del mismo periodo del 2019. El tráfico total de mercancías en el Port durante los nueve primeros meses del año ha sido de 42,4 millones de toneladas, lo que supone una caída del 18,4%. Los graneles sólidos han sumado 2,9 millones de toneladas, un 4,2 menos que el mismo período del año pasado, pero con cifras positivas en los tráficos de la haba de soja, cemento y clinker, piensos y forrajes y chatarra, entre otros. Por el contrario, a pesar de los buenos resultados del tráficos de productos químicos (4,3%) y los aceites y grasas, los graneles líquidos experimentan un descenso del 24,4%, empujados por los hidrocarburos y muy especialmente por las bajadas de los tráficos de gasolinas y biocombustibles.

Algunos de los tráficos históricamente más representativos del Port también reflejan la regresión económica global. En este sentido, el tráfico de pasajeros notó las diversas restricciones de entrada a los puertos de España que se han aplicado desde marzo y que aún siguen vigentes en tráficos como los cruceros, que experimentan un descenso acumulado hasta agosto del 91,8%. En el caso de los ferrys, se mantiene la misma cifra que en el mes de agosto.

Menos automóviles transportado

Por lo que respecta al tráfico de automóviles, han pasado 320.830 vehículos nuevos por el puerto, ​​lo que significa un 44,6% menos que en el mismo periodo del 2019, un porcentaje ligeramente mejor que el del mes de agosto.

Hay que mencionar la buena evolución del tráfico ferroviario de contenedores. A pesar de los descensos experimentados en el tráfico total de contenedores, la potente oferta intermodal entre el puerto y sus diferentes mercados han hecho que este modo de transporte haya aguantado la crisis y tenga un crecimiento acumulado del 1,6% hasta el mes de septiembre. Del mismo modo, el porcentaje de carga contenerizada que entra o sale del puerto en ferrocarril se ha incrementado hasta el 14,6%.
 

Temas Puertos