29 oct 2020

Ir a contenido

AYUDAS EUROPEAS

UPB Genetic World, valorizar los purines

La pyme catalana tramita ayudas en el CDTI para reducir emisiones

Eduardo López Alonso

David Coll, director gerente de UPB Genetic World.

David Coll, director gerente de UPB Genetic World.

UPB Genetic World es una de las empresas que aspira a captar financiación europea para mejorar la empresa. Está especializada en la producción y mejora genética de ganado porcino. Fundada en 1976, desde el 2011 es distribuidora en exclusiva para España y Portugal de la empresa Choice Genetics, líder global en genética porcina, que opera en los cuatro continentes con soluciones de eficiencia, rendimiento y valor de las explotaciones porcinas. El director gerente de la firma, David Coll, explica que el proyecto presentado pretende mejorar la valorización de los purines generados por la explotación que la empresa tiene en Berguedà, compuesta por un millar de cerdas reproductoras.

Se han pedido un total de 600.000 euros que permitirían la implementación de un sistema para el tratamiento de purines y la reducción de emisiones. No hay ninguna granja que utilice ese sistema en Catalunya, según Coll, lo que aportaría una gran eficiencia en la producción de subproductos en forma de biofertilizantes comercializables. El sistema, conocido como 'ammoneva',  consiste en la recuperación de nitrógeno amoniacal, en forma de agua amoniacal, basado en el proceso de evaporación al vacío y absorción, aplicable en zonas excedentarias de nutrientes y con el fin de valorizar el nitrógeno excedentario. En la práctica permite transformar las heces porcinas en nitrato, fósforo y potasa, más agua sin olores que puede reutilizarse para labores de limpieza.

El resultado es una granja porcina con menores emisiones de vapores o amoniacos, lo que repercute también en mejores condiciones para los animales y los trabajadores de la planta. Es un ejemplo de proyecto de economía circular que cumple con las exigencias para la mejora de la sostenibilidad, tanto desde un punto de vista medioambiental como económico. La empresa podría vender los excedentes del tratamiento de purines por lo que esos ingresos suplementarios servirían para pagar la inversión en un plazo de entre ocho y 10 años. Las emisiones de nitratos se reducirían en un 80%. 

Temas Empresas