LISTA DE MOROSOS

¿Quién es Carmen Blázquez, la catalana que más debe a la Agencia Tributaria?

De origen cubano y viuda de un industrial catalán, Hacienda le reclama 10,1 millones de euros

Pertenece a una familia que se dedica a la inversión en empresas emprendedoras y tiene vínculos con la moda

Carmen Blázquez, en el centro, con su marido y su hija.

Carmen Blázquez, en el centro, con su marido y su hija.

4
Se lee en minutos
Gemma Martínez
Gemma Martínez

Directora adjunta de EL PERIÓDICO

Especialista en Economía. Trabajó 22 años en Expansión en Valencia, Barcelona, Nueva York y Madrid. Fue subdirectora de Levante-EMV.

ver +

Carmen Blázquez del Pozo era una ciudadana anónima, a pesar de pertenecer a una adinerada familia de origen catalán. No existían imágenes públicas -las reservaba para sus allegados más cercanos-, ni registros de actividad profesional o social alguna. Hasta que una reclamación de la Agencia Tributaria dinamitó su deseo de privacidad, incluyéndola en la lista de morosos que publica cada año y declarándola el mes pasado la quinta persona física que más dinero adeuda a Hacienda en España, con un importe de 10,1 millones de euros. Solo le superan Neymar y empresarios como Agapito García Sánchez, Teresa Maldonado y Jesús Ruiz Casado. Además, Blázquez es el segundo mayor deudor tributario de la Generalitat con 2,2 millones de deudas pendientes con la Agencia Tributaria de Catalunya (ATC) a 31 de diciembre del año pasado.

El PERIÓDICO ha conseguido reconstruir su historia y dar con ella, a partir de la revisión de documentos biográficos, registros públicos, hemerotecas y entrevistas con personas de su entorno.

Blázquez, nacida en Cuba en 1942 y antropóloga, huyó de la dictadura de Fidel Castro y se trasladó a Canadá. Allí conoció a Josep Busquets Verges, un industrial catalán nacido en 1932 con intereses en el negocio metalúrgico que había emigrado de la España de Franco cuando tenía veinte años. Busquets y Blázquez se casaron y fijaron su residencia en Venezuela, donde nacieron sus cuatro hijos, aunque el cordón umbilical que les unía con Catalunya siempre se mantuvo y conservaron propiedades inmobiliarias en Barcelona. 

Empresario metalúrgico

El matrimonio prosperó, al calor del negocio siderúrgico en el país caribeño, convirtiéndose en una de las familias más acaudaladas, que amplió sus intereses a otros negocios, como la moda, el lujo y el comercio electrónico. El golpe de Estado de 1992 y el posterior régimen de Hugo Chávez incomodó a la familia, muy crítica con el régimen de Chávez. Los Busquets Blázquez dejaron Venezuela en 2002 -aunque Josep Busquets mantuvo negocios en el ámbito de la matalurgia hasta 2009-  para asentarse en Verbier (Suiza), primero, y después en Bahamas.  También tienen propiedades en Estados Unidos.

Su familia prosperó al calor del negocio siderúrgico en Venezuela

El industrial metalúrgico catalán tenía una hija con una voluntad decidida de dedicarse a los negocios,  Carmen Busquets Blázquez (Venezuela, 1965), sobre todo después de que cuando ella tenía 22 años su hermano y único hijo varón del matrimonio falleciera en circunstancias trágicas. Ella, que desde que con seis años visitara la casa de Chanel en Paris con su madre quiso dedicarse al mundo de la moda, compaginó la presencia en las actividades industriales paternas con la apertura de su tienda de moda de lujo, Cabus. Al cerrarla por el traslado a Verbier se inició en el comercio electrónico para vender los stock de marcas de lujo que tenía en su propiedad. 

Net-a-Porter

Sin saberlo entonces, el empresario catalán y su hija estaban poniendo los cimientos de una apuesta por el comercio electrónico que dispararía todavía más el patrimonio de la familia a la que ahora le reclama Hacienda. Juntos invirtieron en empresas punto com, desde finales de la década de 1990 y juntos vendieron antes del estallido de la burbuja con ganancias de vértigo. Parte de los réditos los invirtieron en el portal de comercio electrónico de moda Net-a-Porter, que lanzaron junto a Natalie Massenet. Cuando Net-a-Porter pasó a manos de Richemont la revalorización de la inversión fue estratósferica, por encima del 1600%, y la ganancia de los Búsquets Blázquez se amplió aun mas cuando Net-a-porter se fusionó con otro gigante, Yoox, en una operación valorada en 2.600 millones.  

Busquets Blázquez, que por su vinculación a la moda tiene un perfil mucho más público que su madre,  continúa como inversora en empresas de capital riesgo (Susa Ventures; Imaginary Ventures, Felix Capital y Kindred), aunque ahora lo hace en solitario.  Su padre falleció en julio de 2018. Busquets Blázquez reside en Bahamas, con su madre, que ha encontrado en el archipiélago el punto que más le conecta a su añorada Venezuela. 

Noticias relacionadas

Defiende que reside fuera de España

El anonimato de la familia se truncó con la aparición en la lista de la Agencia Tributaria, que pide 10 millones a Blázquez del Pozo. La responsable de Relaciones Institucionales en España de Carmen Busquets, Isabel Llauger, reconoce a EL PERIÓDICO la existencia de la reclamación a la madre de su clienta y las diferencias de criterio. "Existe una negociación abierta y se tiene la voluntad decidida de responder a las obligaciones fiscales, desde la máxima solvencia, si al final del proceso se determina que así sea. La familia nunca ha sido residente en España, por lo que no declara aquí sus impuestos y esa es su tesis frente a Hacienda", indica Llauger. La postura de la Agencia Tributaria difiere de la de la saga, integrada por otras dos hermanas Busquets Blázquez que mantienen un perfil mucho más bajo, en la línea de su madre. Una de ellas es María, fundadora del negocio de moda infantil Cashmirino.