29 oct 2020

Ir a contenido

REACTIVACIÓN ECONÓMICA

Al menos un centenar de pymes catalanas han pedido ayuda al fondo de rescate europeo

Los economistas catalanes reclaman transparencia en el proceso de distribución de los recursos europeos

El Co·legi d'Economistes insta a adelantar las ayudas y a aprovechar los recursos para construir vivienda social

Eduardo López Alonso

Anton Gasol. 

Anton Gasol. 

Los economistas catalanes han reclamado este miércoles transparencia en el proceso de reparto de fondos europeos para afrontar la crisis económica causada por la pandemia. Los economistas, a través del Grupo de Expertos para la Reactivación de la Economía Catalana (GEREC), iniciativa impulsada por el Col·legi d'Economistes de Catalunya y por la patronal Pimec, instan a establecer un sistema de indicadores y de control que permita supervisar públicamente la eficiencia de las ayudas. El presidente de Pimec, Josep González, ha adelantado que al menos un centenar de pymes han presentado ya proyectos para ser financiados con el denominado fondo de rescate europeo, que supondrían al menos inversiones por 60 millones de euros. El 64% de esos proyectos se englobarían en ayudas para la digitalización de empresas y el 20% para proyectos de sostenibilidad y mejora medioambiental

El decano del Col·legi d'Economistes, Anton Gasol, ha propuesto que para agilizar el proceso de reparto de los fondos europeos se debería articular un sistema de adelanto de ayudas sobre compromisos adquiridos. Ha sugerido también que las ayudas europeas sirvan también para cubrir el déficit de vivienda asequible en Catalunya, especialmente en el entorno de Barcelona. "El Estado debería pedir una línea de crédito que fuese gestionada por las autonomías para vivienda asequible, y aprovechar los tipos actuales por debajo del 1%", dijo. Gasol también instó a que el Gobierno español tome la iniciativa para hacer uso de los recursos englobados en las ayudas del MEDE, un total de 24 millones de euros en créditos con tipos de interés bajos que podrían ayudar a la revitalización económica.

González ha reclamado que en el reparto de ayudas europeas las pymes tengan un protagonismo acorde con el peso que tienen en la economía. Según este planteamiento, entre el 60% y el 70% de las ayudas podrían destinarse a pequeñas y medianas empresas gracias a algún tipo de mecanismo que tuviera especial mimo con el tejido empresarial mayoritario y no solo con las grandes compañías. 

Para el GEREC, se han ido creando muchas expectativas en torno a los fondos para la recuperación y resiliencia, que han sido alimentadas por la "casi nula información por parte de las autoridades públicas". Según la coordinadora de GEREC, Carme Garcia, existe actualmente "un gran desconocimiento sobre todo lo referente a estos fondos, falta de debate real y el riesgo de un calendario estrecho y de unos plazos reducidos que se acercan día a día, lo que nos sitúa en un momento crítico en que se están encendiendo las señales de alarma".

Para los economistas estos fondos representan una gran oportunidad para la reactivación económica que "solo se hará efectiva si los recursos se aprovechan de forma integral, si desde el Estado se distribuyen bajo criterios de transparencia, agilidad, eficiencia y objetividad·.

Los fondos de recuperación europeos (NGEU) se distribuyen en ayudas directas o subvenciones, unos 390.000 millones de euros, y en préstamos, los restantes 360.000 millones de euros. El reembolso se programa hasta el 31 de diciembre de 2058. El 70% de los recursos se repartirán según países en el periodo 2021-2022 con los criterios de población, renta per cápita y tasa de paro 2015-2019, mientras que el 30% restante se distribuirá en el 2023 con las directrices de población, la renta per cápita y pérdida de PIB real 2020-2021. El 89,7% de los fondos corresponden al programa 'Mecanismo de Recuperación y Resiliencia', seguido a distancia del REACT-EU, Fondo de Transición Justa y otros (6,3%, 1,3% y 2,7%, respectivamente). El volumen máximo de los préstamos para cada estado miembro no podrá superar, por regla general, el 6,8% de su renta nacional bruta (RNB).

Temas Empresas