consejo de política fiscal y financiera

El Gobierno facilita a las autonomías gastar 26.800 millones más en el 2021

Hacienda fija un déficit de referencia para las comunidades del 2,2% frente al 0,1% de objetivo anterior

Los Gobiernos regionales contarán con unos recursos de 140.400 millones, con un alza del 4,8%

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF).

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF).

Se lee en minutos

P. Allendesalazar

Las comunidades tendrán 26.800 millones de euros de margen para gastar el año que viene con los que combatir los efectos de la pandemia del coronavirus. Así lo ha comunicado este martes la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, a los responsables de las finanzas autonómicas en el seno de la Comisión de Política Fiscal y Financiera en una reunión telemática, la primera desde febrero y a la que han acudido los consejeros de todas las autonomías salvo País Vasco (no ha comparecido por priorizar la negociación bilateral en la comisión mixta del concierto económico) y Catalunya (representada por la secretaria de Economía, Natàlia Mas).

La también portavoz del Ejecutivo ha informado a los dirigentes autonómicos de que su déficit de referencia para el año que viene será del 2,2%, frente al objetivo del 0,1% fijado el pasado febrero antes de la llegada del coronavirus y el 0,6% en que prevé que cierren el 2020. Como ha permitido la Comisión Europea, el Gobierno ha decidido suspender las reglas fiscales para este año y el próximo, con lo que no va a aprobar en esta ocasión objetivos de déficit y de deuda cuyo incumplimiento pueda llegar a suponer la intervención de sus cuentas por parte del Estado.

Sin castigo aparente

La referencia fijada, sin embargo, sí la utilizará Hacienda para calcular las necesidades de financiación vía deuda de las autonomías y las consiguientes emisiones que tendrá que realizar el Tesoro. Montero, sin embargo, ha negado que se vaya a utilizar esta palanca para obligar a las autonomías a ceñirse al 2,2%, pese a que el Gobierno tiene en su mano autorizar o no las emisiones de deuda de las comunidades que se lo pueden permitir y facilitar el acceso a los fondos estatales de financiación autonómica a las que no pueden acudir a los mercados. 

"El efecto del incumplimiento es ninguno. Confío en que harán unos proyectos de presupuestos razonables", ha sostenido tras asegurar que "no significa en ningún caso la suspensión de la responsabilidad fiscal". Sin embargo, sí ha puesto mucho énfasis en que los plazos máximos legales de pago a proveedores sí se deben respetar, como ha dicho que se está haciendo hasta ahora. Si se disparan, Hacienda se reserva la potestad de intervenir las cuentas.

Más recursos

Montero ha destacado que las comunidades han contado este año con la "mayor financiación de toda su historia" (133.863 millones de euros) y ha destacado que en el 2021 tendrán "un poquito más" (140.400, con un alza del 4,8%). Las comunidades, así, recibirán el año que viene 113.729 millones de euros del sistema de financiación autonómica, un 1,67% menos que en el 2020. Para compensarlo, el Estado les prevé inyectar el equivalente a la mitad de ese 2,2% de déficit: 13.400 millones (un 16% menos de lo que recibirán por el fondo extraordinario covid del 2020) y les permitirá incurrir en un déficit efectivo de otros 13.400 millones (un 506% superior a los 2.211 millones estimados para este ejercicio). 

Te puede interesar

La ministra ha apuntado que debatirá con los grupos parlamentarios cómo repartir entre las autonomías esos 13.400 millones que aportará el Estado. Su idea era hacerlo siguiendo los criterios de la financiación autonómica, pero algunas autonomías han propuesto hacerlo con los del fondo covid del 2020. También ha comunicado a los consejeros autonómicos que contarán con 10.000 millones de euros de los 12.400 millones con que está dotado el fondo React-EU de reconstrucción. 

Montero ha defendido que estas medidas suponen "dejar atrás las recetas 'austericidas' con que se combatió la anterior crisis". Pero al tiempo ha sostenido que "no se trata de salir de estas crisis endeudando a generaciones futuras", por lo que el Estado tiene previsto comenzar a reducir su déficit a partir del año que viene. En esta línea, ha asegurado que la previsión del 2,2% de déficit autonómico es prudente, ya que espera que la situación de la pandemia comience a mejorar a principios del año que viene por la aparición de una vacuna o un tratamiento terapéutico efectivo. Por ello, se ha mostrado confiada en que "no todas las comunidades agoten" ese déficit de referencia, si bien se ha mostrado "dispuesta a hablar" si la situación empeora.