mercado laboral

"Estando en erte percibo un 36% de mi salario habitual"

Esteban Becerra es jefe de economato en un hotel y entró en erte hace más de medio año

Esteban Becerra, jefe de economato en el Hotel Meliá Sarrià

Esteban Becerra, jefe de economato en el Hotel Meliá Sarrià / Laura guerrero

Se lee en minutos

Guillem Tapia

Que los ertes están siendo uno de los pilares del escudo social desplegado por el Gobierno en esta crisis se hace evidente en los casos de muchos trabajadores hoteleros. De no existir muchos engrosarían las filas del paro. Es el caso de Esteban Becerra, jefe de economato en el Meliá Barcelona Sarrià, que no acude a su puesto de trabajo desde el 17 de marzo, ahora hace más de medio año. Es uno de los más 700.000 españoles afectados por un erte que, en su caso, empezó en los primeros compases del estado de alarma y como mínimo se alargará hasta el 31 enero del 2021.

“La prórroga de los erte ha sido un alivio que todos esperábamos, pero aún así muchos compañeros están bastante inquietos. Nosotros les recomendamos que estudien y se formen más allá de los cursillos obligatorios que manda la compañía”, explica Esteban, que forma parte del comité de empresa de su hotel en representación de CCOO y también es miembro de la sección sindical estatal de Meliá. En Barcelona alrededor del 75% de los establecimientos hoteleros siguen cerrados , lo que significa que solo en la capital catalana los afectados por ertes en el sector hotelero se cuentan por miles.

Te puede interesar

Tras más de 40 años en la empresa, Esteban asegura que, gracias a los complementos y la antigüedad, “tiene un buen sueldo”. No obstante, esta nómina relativamente elevada también supone que ha perdido buena parte de su poder adquisitivo. Los ertes cubren un 70% del salario, pero con un tope de 1.098 euros en los casos de personas sin hijos a su cargo, como es el caso de Esteban. “Actualmente estoy percibiendo un 36% de mi sueldo habitual”, asegura el trabajador hotelero.

A la pregunta de cuándo piensa que podrá reincorporarse al trabajo, Esteban no sabe a qué atenerse. “Primero esperábamos que la campaña de verano pudiera medio salvar la temporada, después el Mobile World Congress parecía que podía ser un punto de inflexión pero lo aplazaron... La verdad es que ahora mismo creo que nadie sabe con seguridad cuando el sector hotelero podrá recuperar una cierta normalidad”, valora.

Temas

Paro