26 oct 2020

Ir a contenido

DUDAS DE PRIVACIDAD

Amazon crea un sistema para pagar con la palma de la mano

El gigante del comercio electrónico presenta Amazon One, que asocia los datos biométricos únicos de tu mano a una tarjeta de crédito

Amazon tuvo que dejar de comercializar sus sistemas de reconocimiento facial a la policía en EEUU porque tenían sesgos racistas

Carles Planas Bou

Amazon crea un sistema para pagar con la palma de la mano

Entrar en un establecimiento, elegir lo que quieres y, al salir, escanear la palma de tu mano para pagar. Eso es lo que permitirá Amazon One, el nuevo sistema de pago presentado este martes por el gigante del comercio electrónico estadounidense, que asociará así los datos biométricos de tu mano con tu tarjeta de crédito o débito.

Esta nueva tecnología de reconocimiento convertirá las propiedades particulares de cada mano, eso es sus líneas, arrugaciones y marcas de venas, en una firma personalizada y única para poder realizar pagos. Con Amazon One no hará falta tener una cuenta, sólo vincular un número de teléfono y de tarjeta a tu palma, que será detectada mediante algoritmos que escanearán y encriptarán esa imagen como si fuese un código clave.

El sistema se utilizará inicialmente en la tienda de Amazon en Seattle, Estados Unidos, y posteriormente se desplegarán en otras tiendas de la compañía fundada por Jeff Bezosel hombre más rico del mundo. Sin embargo, su objetivo es mucho mayor, pues se extenderá y comercializará a otros negocios, ampliando así su uso.

“Planeamos ofrecer el servicio a terceros como minoristas, estadios y edificios de oficinas para que más personas puedan beneficiarse de esta facilidad y conveniencia en más lugares", ha explicado Dilip Kumar, vicepresidente del negocio minorista físico de Amazon. La compañía ya ha asegurado que está negociando con “varios clientes potenciales”.

El sistema de pago 'Amazon One' / Amazon

Aunque no es la primera vez que una empresa investiga sobre el uso del reconocimiento palmar como método de pago (Fujitsu, por ejemplo, también cuenta con un método de pago similar), el hecho de que una compañía tan grande e influyente como Amazon lance su propio sistema, patentado a finales del 2019, abre las puertas a que esta opción se normalice en otros comercios y negocios. Especialmente ahora que, debido a la crisis sanitaria del Covid-19, se están popularizando los métodos ‘contactless’ (sin contacto físico).

Dudas de privacidad

El uso de datos biométricos inquieta desde hace tiempo a los expertos en privacidad. Los datos biométricos son, según el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), los datos personales que se sirven de características físicas, fisiológicas o de conducta de una persona que aseguran su identificación única. El uso de estos datos ya se ha empezado a normalizar con los sistemas de reconocimiento de voz, los de huella dactilar para desbloquear los teléfonos móviles o los de iris o retina.

Amazon ha explicado que ha utilizado un sistema de reconocimiento de la palma de la mano porque, dice, tiene menos problemas de privacidad. "Una de las razones fue que el reconocimiento de la palma de la mano se considera más privado que algunas alternativas biométricas, porque no se puede determinar la identidad de una persona mirando una imagen de su palma", ha explicado Kumar. La compañía ha asegurado que los usuarios podrán borrar sus datos biométricos si ya no quieren seguir utilizando el servicio y que estos se almacenarán en la nube, no en los dispositivos físicos.

Aún así, los expertos son críticos con estos métodos, que detectan y guardan datos únicos y exclusivos en la identificación de cualquier persona, datos que a diferencia de las contraseñas son imposibles de modificar. Amazon ha explicado que los datos biométricos extraídas de las palmas de la mano serán codificados y encriptados para que no puedan funcionar con otros sistemas.

Esas dudas se extienden con Amazon. El pasado junio la compañía anunció que congelaba la comercialización de sus sistemas de reconocimiento facial a la policía estadounidense después que varios estudios destapasen que tiene un sesgo racista que identifica y perjudica mucho más a los ciudadanos afroamericanos. Las posibilidades de que se dé un mal uso de esos datos es elevada. El pasado jueves se conoció que, en San Francisco, la policía utilizó sistemas de reconocimiento facial incluso después de que el gobierno de la ciudad lo prohibiese.