30 oct 2020

Ir a contenido

Renovables

La energía eólica inyectará más de 230 millones de euros en los municipios catalanes

La comunidad cuenta con 27 parques en proyección que suman un total de 1.088,7 megavatios de potencia

Sara Ledo

Aerogeneradores en Layna (Soria). 

Aerogeneradores en Layna (Soria).  / EDUARDO LÓPEZ ALONSO

Después de diez años de desierto renovable en Catalunya, la modificación de la normativa hace un año ha provocado un aluvión de solicitudes para la instalación de parques eólicos. En la actualidad, hay 27 vigentes que, de ponerse en marcha, inyectarían 237,8 millones de euros en los municipios en los que se instalen durante sus 25 años de vida útil, según la Asociación Eólica de Catalunya (Eoliccat).

Esta cifra es la resultante de la suma de los 148,1 millones de euros en impuestos que recaudarán los ayuntamientos (ICIO, IAE y BICE) y los 89,7 millones de euros que corresponden al alquiler de los terrenos donde se instalan los aerogeneradores.

En noviembre del año pasado, el Ejecutivo catalán, a instancias de la entonces 'consellera'  d'Empresa, Àngels Chacón, dio un portazo (después de una década) a las trabas que frenaban el crecimiento de renovables en Catalunya con un nuevo real decreto ley que, además, permitía tramitar proyectos eólicos en un plazo de 13 meses. 

Un año después, el órgano encargado de la consulta previa a la tramitación de los proyectos de parques eólicos en Catalunya (Ponencia de Energías Renovables) ha dado luz verde a 27 parques eólicos que supondrán un impulso para la economía de los municipios catalanes. En concreto, los municipios de la Segarra serán los que más ingresos reciban a lo largo de este periodo (100,3 millones de euros), seguidos de los del Anoia con 44,2 millones de euros, la Ribera d’Ebre con 31,3 millones de euros, la Conca de Barberà con 25,6 millones de euros, el Solsonès con 14,4 millones, la Terra Alta con 13,8 millones de euros, el Baix Camp con 4,6 millones de euros y, finalmente, los municipios del Baix Ebre con 3,6 millones de euros.

En la actualidad, la potencia eólica instalada en Catalunya es de 1.200 megavatios (MW) y la solar fotovoltaica, de 300. El objetivo para el 2030 es que la primera llegue a 4.000 MW y la segunda, a 6.000. Los parques en proyección sumarían 1.088,7 MW (3.266,1 gigabatio-hora de producción eléctrica) y aportarían 146,9 millones de euros al PIB catalán para la facturación eléctrica en la red.

Creación de empleo

Además, según Eoliccat, se estima que se crearán en estas comarcas 218 puestos de trabajo permanentes para la operación y mantenimiento de las instalaciones durante un mínimo de 25 años. Los puestos de trabajo cualificados tienen una retribución total que suma 5,2 millones de euros anuales, más 1,7 millones de euros en las correspondientes aportaciones anuales a la Seguridad Social. El reparto por comarcas será el siguiente: 96 nuevos puestos de trabajo en la Segarra, 40 en el Anoia, 29 en la Ribera d'Ebre, 23 en la Conca de Barberà, 11 en la Terra Alta, 10 en el Solsonès, 4 en el Baix Camp y 3 en el Baix Ebre.

Por otra parte, la construcción de los parques, durante los dos años y medio de instalación, supondrá otros 270 puestos de trabajo, con 4,92 millones de euros en salarios anuales. Y el diseño y la fabricación de equipos y componentes implicaría a 650 personas y unos ingresos de 12,3 millones de euros, con unas aportaciones a la Seguridad Social de 4 millones de euros.

"La energía eólica tiene la ventaja de que es la energía que menos espacio ocupa por potencia generada y que es compatible con todo tipo de actividad humana, empresarial y social, desde la agricultura o la ganadería", explica el presidente de Eoliccat, Víctor Cusí. "Por ejemplo, tal como demuestran las experiencias en Europa y Estados Unidos, aprovechan las infraestructuras creadas por los parques eólicos para actividades de turismo activo y familiar, incorporando la sostenibilidad como un reclamo. En este sentido en Catalunya hay mucho campo para correr", añade.