26 oct 2020

Ir a contenido

VAJILLA ICÓNICA

La francesa Duralex entra en quiebra y sigue buscando un comprador

El impacto de la pandemia lleva a la empresa a declararse en bancarrota tras hundirse un 60% en los últimos meses

Irene Casado Sánchez

La francesa Duralex entra en quiebra y sigue buscando un comprador

Empresa pionera e icónica en la producción de vidrio templado, Duralex pasa por un momento delicado. Un tribunal de la ciudad francesa de Orleans ha admitido la solicitud del fabricante de declararse en quiebra ante la situación excepcional generada por la epidemia de covid-19, con un impacto importante en su mercado internacional, y por las medidas adoptadas para controlar su expansión.

El director general de Duralex, Antoine Ioannidès, explica que la suspensión de pagos, con un periodo de observación de seis meses, no es más que un “procedimiento temporal”. Invitado a la radio France Bleu Orléans, asegura que la empresa no prevé ningún recorte en su plantilla y promete que los 240 empleados de la fábrica La Chapelle-Saint-Mesmin continuarán recibiendo sus salarios.

Según informa el medio local francés 'La République du Centre', la empresa espera aprovechar esta situación excepcional para continuar buscando un comprador o para retomar las negociaciones con las empresas que se habían interesado en su adquisición antes del estallido de la pandemia.

Una reducción del 60% de su facturación

En el centro de la crisis de Duralex, aparece un grave incidente ocurrido en 2017, cuando uno de sus hornos se dañó durante su reparación y provocó que la producción pasara de 160 a 20 toneladas de vidrio por día. Un descenso de la producción que se traduce, según el director comercial y de marketing de la empresa, Frédéric Morin Payé, en una pérdida del 60% de su facturación.

El director general de la fábrica francesa recuerda en la antena de France Bleu, el litigio que mantiene con la subcontrata responsable de la pieza defectuosa que habría provocado el incidente en su horno principal de la planta de Loirétaine. "Nos deben más de 9 millones de euros, pero el caso está en los tribunales y todavía tardará meses en resolverse", explica Antoine Ioannidès.

Una vajilla icónica desde 1945

Sea como fuere, la facturación no ha conseguido recuperar los niveles de 2016. Además, la tasa de servicio de los nuevos pedidos que recibe Duralex se encuentra en torno al 70%, en lugar del 95% habitual.

El juzgado y la empresa nombrarán un administrador concursal para supervisar el negocio. Durante los próximos meses se congelarán las deudas y Duralex tendrá que presentar un plan de negocios actualizado.

El fabricante francés, cuya marca fue registrada en 1945, es conocido en España porque durante muchas décadas fabricó una icónica vajilla de vidrio templado transparente, en color verde y caoba. 

Temas Empresas