20 oct 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA

Teresa Tarragó: "Se necesitan más esfuerzos en la validación de nuevas tecnologías"

Estel Estopiñan

Teresa Tarragó: "Se necesitan más esfuerzos en la validación de nuevas tecnologías"

Teresa Tarragó es doctora en biología molecular y cuenta con una larga trayectoria en el sector farmacéutico y en el ámbito de la biotecnología. Tarragó es también CEO y cofundadora de Exheus, una startup surgida de la última edición del programa TheCollider de Mobile World Capital Barcelona, que elabora informes completos de salud en base al análisis de la expresión de los genes.

¿Cómo puede la tecnología ayudar a mejorar el rendimiento del cuerpo?

Puede ayudar mucho, con la aplicación de la inteligencia artificial, por ejemplo. En lugar de mirar qué genes tienes ("cómo eres"), miramos cómo se expresan los genes ("cómo estás"). En concreto, podemos ver cómo y en qué niveles se expresan los 22.000 genes de nuestro cuerpo, especialmente genes relacionados con la nutrición, el rendimiento deportivo, la saludy el envejecimiento. No estamos hablando de probabilidades que algo pueda suceder como en los test convencionales de ADN,sino que vemos lo que está sucediendo en el cuerpo en cada momento que se realiza el test.

Estos análisis, ¿ayudarán a batir nuevos récords deportivos en el futuro y llegar a los superhombres?

Toda mejora que se pueda proporcionar al metabolismo o a cualquier elemento del cuerpo afecta positivamente a cualquier persona, sea tanto en el rendimiento como el envejecimiento o la propia salud. Tenemos ya una patente que permite ver si un deportista tiene la expresión de los genes característica de un deportista de élite o no, lo que les ayudará a mejorar sus resultados y llegar a su máximo nivel.

¿Podremos vivir más años y mejor?

Desde mi punto de vista, no se trata solamente de vivir más años sino de lo que podrás hacer durante estos años y la autonomía que tengas para poder disfrutar de la vida durante más tiempo. Con nuestra tecnología podemos detectar los niveles de genes relacionados con el envejecimiento y recomendar pautas para mejorar. Si nos hacemos nuestros tests de envejecimiento o de edad biológica cada cierto tiempo, podremos saber si lo estamos haciendo bien.

La tecnología que utilizáis, ¿se puede aplicar a otros ámbitos de salud?

Sí, por supuesto. Es una tecnología muy potente y muy transversal. A nivel de investigación ya se está utilizando en muchos centros de investigación, sobre todo en oncología para estudios clínicos o descubrimiento de nuevos fármacos. La tecnología que utilizamos se puede aplicar a ámbitos como la diabetes, la obesidad y enfermedades raras, entre muchos otros.

Eres doctora en biología molecular, ¿cómo esel camino para llegar a ser CEO de una empresa tecnológica?

Empecé en el mundo de la investigación y trabajé como investigadora en diferentes centros. Cuando trabajaba en el IRB Barcelona descubrimos y patentamos un mecanismo que podía dar lugar a nuevos tratamientos para enfermedades del sistema nervioso. A raíz del descubrimiento cofundé la spin-off Iproteos. Durante este proceso me di cuenta que el mundo de la transferencia de tecnología, de las biotechs y del management me gustaba mucho y podía crecer profesionalmente y ayudar a llevar la ciencia al mercado. Creo que lo más importante es la motivación, tener siempre ganas de aprender y rodearse de los mejores profesionales que aporten los conocimientos y experiencia necesarios.

¿Se está consiguiendo reducir esta brecha entre ciencia y mercado?

Creo que se está avanzando en la buena dirección, la situación es claramente mejor que en 2011 cuando fundé mi primera compañía. Si embargo, todavía queda mucho camino por recorrer. Existe todavía una brecha muy grande entre la investigación que se realiza en las universidades y centros de investigación con las necesidades de proyectos validados y en fases más avanzadas de la industria. Se necesitan más esfuerzos en la valorización y validación de nuevas tecnologías. Hay que trabajar para atraer capital y talento para reducir cada vez más la brecha entre ciencia y mercado.