25 oct 2020

Ir a contenido

estrategias

BBVA abre una 'macroficina' en Barcelona

El banco presidido por Carlos Torres apuesta por combinar digitalización y servicio presencial al cliente

Agustí Sala

Oficina del BBVA en la Avenida Diagonal de Barcelona.

Oficina del BBVA en la Avenida Diagonal de Barcelona. / ELISENDA PONS

En pleno proceso de absorción de Bankia por CaixaBank, las entidades bancarias refuerzan sus estrategias. No todo pasa por las integraciones, que seguirán en los próximos meses dados los estrechímos márgenes que arrojan unos tipos de interés en mínimos, sino por las apuestas comerciales dirigidas a compatibilizar la digitalización y la atención personalizada. En esta carrera por ganar cuota de mercado la banca empieza a quitar protagonismo a los comercios y la hostelería en las zonas céntricas y de negocios.  

Dentro de estos planes de evolución de oficinas bancariasBBVA acaba de abrir la mayor de todas las que tiene en Barcelona, con casi 1.800 metros cuadrados dispuestos en tres plantas en la avenida Diagonal, cerca de Francesc Macià. Es la tercera de estas características en la capital catalana (las otras dos están en Gran Via y en el barrio de Sants), aunque es la de mayor dimensión, y tiene en perspectiva abrir otras. En total tiene 19 que se ajustan a estas nuevas características en Catalunya, según David Meavilla, director de Ingeniería del BBVA en Catalunya.

"Es la muestra de que se apuesta por la tecnología pero a la vez por prestar servicios a los clientes", explica. En este tipo de sucursales, bautizadas como Centro de Banca de Clientes (CBC), una evolución de una figura creada por el banco hace cinco años, es el mismo gestor el que atiende al cliente independientemente del canal que elija en cada ocasión, ya sea digitaltelefónico presencial.

Aperturas que no suponen cierres

La nueva sucursal de Diagonal, al igual que el resto de las oficinas que siguen las pautas del nuevo modelo, se apoya en la multicanalidad y la especialización. Se trata de oficinas "para prestar servicios financieros". Y además, asegura, no forman parte de una estrategia de concentrar en oficinas más grandes otras más pequeñas que se van cerrando.  

El uso generalizado de los canales digitales y remotos por parte de los clientes, que ya crecía, se ha multiplicado con la pandemia del coronavirus, pero a la vez "piden un incremento de especialización en los servicios financieros", añade el representante de BBVA. Como respuesta a esta tendencia, estos espacios integran de manera natural los diferentes canales con los que los clientes se relacionan con el banco, pero, sin renunciar al trato humano y especializado cuando lo necesitan.

El nuevo Centro de Banca de Clientes dispone de una extensión de más de 1.758 metros cuadrados en 3 plantas, y en
una primera fase tendrá 39 empleados, aunque está previsto que pueda llegar a haber unos 70, afirman. Hay, por ejemplo, cinco puestos de cajas presenciales y se ha creado la figura del "gestor de bienvenida", que "atiende al cliente desde que entra en la oficina, para que se sienta acompañado en todo momento".

Cajeros presenciales y automáticos

Las insdtalaciones tienen cinco cajeros automáticos de última generación para realizar toda la actividad bancaria diaria. Asimismo, tiene 10 salas de reuniones para realizar gestiones personales con los clientes, y tres informales para aquellas gestiones que requieran menos privacidad.

Desde la concepción del proyecto, BBVA implementó diferentes estrategias de sostenibilidad en su diseño y construcción para generar un impacto positivo en el entorno. Son espacios con sistemas de eficiencia energéticasin archivos ni papeleras con el objetivo de avanzar hacia espacios sin papel y con una recogida selectiva de residuos. Nuevas estrategias para retener clientela frente a la competenencia y sumar otra nueva.