30 sep 2020

Ir a contenido

Banca

Comisiones Caixabank: ¿cuánto suben y cómo se pueden evitar?

La entidad trata con esta estrategia de aumentar el número de clientes fieles hasta los 9 millones

Sara Ledo

Sucursal de Caixabank en Catalunya.

Sucursal de Caixabank en Catalunya.

Tras la irrupción del coronavirus, la actividad económica vuelve paulatinamente a su normalidad. Y eso incluye a la banca que, en plena reorganización de su negocio, reactiva los planes que tenía antes de la pandemia. Entre ellos, el incremento del cobro de nuevos recargos a los clientes menos vinculados con la entidad con el objetivo de fidelizarlos. Es decir, a más servicios contratados, menos comisiones.

El último ejemplo es Caixabank, la entidad que está a punto de fusionarse con Bankia cobrará a partir del 1 de octubre una comisión de hasta 240 euros al año (60 al trimestre) por el mantenimiento de las cuentas corrientes si no se cumplen una serie de condiciones. El objetivo de la entidad es fomentar la fidelización de los usuarios y pasar de los 8,1 millones de clientes vinculados que tiene en la actualidad (el 62,7% de la base de clientes particulares) a los 9 millones. La entidad catalana supera las 4 millones de nóminas domiciliadas, con una cuota de mercado que alcanza el 27,1%.

Cómo evitar la comisión más alta

Este cambio estaba previsto ser aplicado en abril, pero la pandemia del coronavirus provocó que se aplazara hasta octubre. Para evitar el recargo más alto (240 euros anuales), el banco fija la obligación de tener domiciliada una nómina superior a 600 euros mensuales o una pensión de más de 300 euros o bien un saldo de 20.000 euros en fondos de inversión, carteras de fondos, estructurados, carteras gestionadas, seguros de ahorro y planes de pensiones individuales con una empresa del grupo Caixabank. Entonces tendrán que pagar 15 euros al trimestre, en lugar de 60. Es decir, 60 euros al año.

Pero si además de cumplir con todo lo anterior, el cliente tiene tres recibos domiciliados o hace tres compras con tarjeta de crédito al trimestre, la comisión se reducirá a cero, no tendrá que pagar nada por su cuenta. Además, la cuota será también gratuita si algún titular es de Banca Privada, si todos los titulares son de edad inferior a 26 años y en el caso de los nuevos clientes (1 año gratis).

Otros bancos

La estrategia de Caixabank no es un hecho aislado en el sector bancario español que en los últimos meses ha optado por endurecer las comisiones de mantenimiento de las cuentas para aquellos clientes menos fieles con el objetivo de acercalos a una entidad. Es el caso de Santander que dejó de comercializar la Cuenta 1,2,3 en enero del año pasado para dar paso a un nuevo producto, la Cuenta Zero que incluye una comisión de 144 euros al año (12 euros al mes) si no se cumplen unas condiciones mínimas (tener domiciliada la nómina de al menos 600 euros o una pensión de 300 euros al mes y o bien tener tres recibos domiciliados o utilizar al menos 6 veces cualquiera de las tarjetas del banco. Otra opción para evitar el recargo es tener un saldo medio mensual en fondos, planes de pensiones individuales, seguros de ahorro e inversión y planes de previsión asegurados, igual o superior a 20.000 euros o mantener en el Banco un número de acciones de Banco Santander igual o superior a 1.000 euros). El banco eliminó ese recargo durante el estado de alarma "a los clientes que dejaban de cumplir condiciones como consecuencia del Covid-19", pero en la actualidad vuelve a tenerlo vigente.

Otras entidades bancarias como BBVA, Bankia o Sabadell optaron por endurecer las condiciones necesarias para mantener la gratuidad de la cuenta a principios de este año, generalizando una tendencia  de la que, tras Caixabank, no se escapa ninguno de los grandes bancos españoles.