27 sep 2020

Ir a contenido

Operaciones empresariales

Fernández (CNMC) sobre las fusiones: "Vamos a verificar que los consumidores no se vean perjudicados"

El organismo sería el encargado de analizar el proceso de concentración entre Caixabank y Bankia

Sara Ledo

Carni Fernández, presidenta de la CNMC.

Carni Fernández, presidenta de la CNMC.

La presidenta de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), Cani Fernández, ha advertido este viernes que el regulador mirará con lupa los procesos de concentración que se producirán en los próximos meses en España para garantizar la competencia. "En una situación de crisis las consolidaciones van a ser necesarias, pero por supuesto vamos a verificar que la competencia siga existiendo y los consumidores no se vean perjudicados", ha asegurado.

Fernández ha hecho esta advertencia durante un acto del organismo en el que también ha reconocido que tras la crisis del coronavirus "van a venir muchas concentraciones". Un ejemplo es el reciente anuncio de fusión entre Caixabank y Bankia que, en caso de materializarse, sería objeto de análisis por parte de la CNMC, tal y como confirmó el jueves la ministra de Economía, Nadia Calviño, durante una entrevista en COPE.

Calviño reconoció que la CNMC debe analizar la operación "siendo conscientes todos de que hay un proceso de consolidación que se está produciendo y se va a producir". En este sentido, Fernández aseguró que tras la crisis del coronavirus "van a venir muchas concentraciones" pero el regulador mantendrá su labor de control sobre estas operaciones. La unión de ambos bancos resultará en el primer banco de España, si se tienen en cuenta solo los activos de cada una de las entidades en territorio español (625.864 millones), es por ello que la CNMC será la encargada de analizar si con esta operación se incurre o no en un riesgo para la competencia.

La Ley de Defensa de la Competencia establece dos fases en este proceso. Una primera en la que se analiza la operación y el consejo del organismo decide si la operación debe ser autorizada o si se requiere un análisis más detallado. En este segundo caso, el organismo volvería a un segundo examen de la operación en el que decidir si se requiere una autorización directa o con compromisos, esto es, con condiciones.

Una de los principales problemas podría estar en las oficinas de ambas entidades --CaixaBank tiene un total de 4.139 oficinas en España y Bankia, 2.267— con especial solapamiento en el caso de Madrid (Caixabank tiene 424  y Bankia 629) y en la Comunidad Valenciana (Caixabank tiene 346 y Bankia 400). El 43% de las oficinas del grupo fusionado se concentran en Madrid, Barcelona, Valencia, Baleares y Murcia.