consolidación de la banca

Caixabank y Bankia anuncian que estudian su fusión

Las dos entidades alumbrarían la primera entidad en España y la tercera por activos totales

Goirigolzarri se perfila como el presidente del nuevo banco y Gortázar, como consejero delegado

CaixaBank y Bankia negocian su fusión. / EFE VÍDEOS

5
Se lee en minutos
Rosa María Sánchez

Caixabank, la tercera entidad española por volumen activos, y Bankia, la quinta entidad del sector estudian fusionarse en una operación que se podría concretar en las próximas semanas. Así lo confirmaron anoche ambas entidades a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) tras las informaciones aparecidas en las páginas webs de algunos diarios, como la de EL PERIÓDICO. De salir adelante la operación, ambas entidades alumbrarían el primer banco por activos en España y el tercero, por detrás de Santander y BBVA, si se toman en cuenta los activos en el exterior.

En un escueto comunicado, Caixabank informó a la CNMV de que «tras la autorización de su consejo de administración, (la entidad) se encuentra en negociaciones con Bankia S.A para analizar una fusión entre ambas entidades, sin que por el momento se haya alcanzado ningún acuerdo al respecto, más allá de la firma de un acuerdo de confidencialidad para intercambiarse información para valorar la operación, en el seno de una due diligence, contando con asesores para la operación».

La entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri, por su parte, informó de que «ante las noticias aparecidas en algunos medios de comunicación, Bankia, en el marco del estudio habitual de posibles operaciones estratégicas, confirma contactos con Caixabank, con conocimiento y autorización del Consejo de Administración, para analizar una eventual oportunidad de operación de fusión entre ambas entidades. Dado su carácter preliminar, se hace constar que se ha sometido a los órganos de gobierno de Bankia propuesta de inicio de estudio y análisis» .

Goirigolzarri, presidente

Según fuentes financieras consultadas por EL PERIÓDICO, el movimiento de fusión ha sido auspiciado por  el Estado que es el principal accionista de Bankia. La Fundación Bancaria la Caixa sería el accionista de referencia de la nueva entidad junto al Frob. Según estas mismas fuentes, el presidente de la entidad resultante sería José Ignacio Goirigolzarri mientras que el consejero delegado sería Gonzalo Gortázar. Jordi Gual, actual presidente de Caixabank quedaría fuera de la operación. La sede estaría en Valencia, donde la tienen las dos entidades.

Ambas entidades ya intentaron fusionarse en el año 2012, cuando las presidían Isidre Fainé y Rodrigo Rato. Fainé es actualmente presidente de la Fundació Bancaria la Caixa que se vio sorprendida la pasada primavera con el anuncio de Caixabank de reducir a la mitad el reparto de dividendo del que se nutre la Obra Social, como consecuencia de las restricciones impuestas por el BCE en el actual contexto de la pandemia.

Tercera posición

CaixaBank es la tercera entidad española por volumen de activos, con un total de 416.391 millones de euros, según datos recopilados por Analistas Financieros Internacionales (AFI) correspondientes al segundo trimestre del año. La entidad pública Bankia, por su parte, ocupa el quinto lugar, con un total de 209.473 millones de euros en activos. La suma de ambas entidades (625.864 millones de euros) reforzaría a Caixabank en su actual tercera posición, por detrás de Santander, que ocupa el primer puesto (con 1,54 billones de euros en activos) y del BBVA (730.923 millones de euros). En cuarto lugar se mantendría el Sabadell.

Si se toman en consideración solo los activos de cada una de las entidades en territorio español, la suma de Bankia y Caixabank (625.864 millones) da como resultado el primer banco en España. Se situaría por delante de BBVA (419.475 millones de activos solo en España) y del Santander, que en el país apenas posee activos por 355.769 millones, el 23% de los totales.

Después de su nacionalización, en el 2012, y de algunas ventas parciales de acciones, el Estados aún posee el 61,8% del capital de Bankia. Existe el compromiso, derivado del rescate bancario europeo, de privatizar definitivamente la entidad antes del cierre del 2021. Inicialmente, Bankia debía haber sido privatizada antes del 2016, pero el Gobierno promovió sucesivas prórrogas (al 2018 y al 2021) a la espera de una mejor cotización del valor que permitiera recuperar la mayor parte de los 24.069 millones de euros de ayudas públicas invertidas en la entidad que preside Goirigolzarri.

Venta o fusión

El progresivo deterioro de su cotización bursátil --como las de todas las entidades finacieras españolas y de la zona euro-- derivado de la baja rentabilidad del negocio en un contexto de tipos de interes en mínimos historicos (con tasas negativas, incluso), puede haber sido la circunstancia que definitivamente haya llevado al Estado a apostar por una fusión en lugar de por una venta para avanzar en el proceso de privatización de Bankia. Con la fusión, la participación del Estado quedaría muy diluída. Bajo esta lógica también se venía especulando desde hace meses sobre la posibilidad de una fusión con el Sabadell. Finalmente la operación ha cuajado con la entidad que preside Gual. 

Caixabank, por su parte, puede encontrar en esta operacion financiera una vía para ganar eficiencia y recuperar atractivo frente a los inversores. Siguiendo la tendencia generalizada en todo el sector, la cotización de Caixabank ha perdido el 34,2% de su valor, solo en lo que va de año (la caída de Bankia ha sido del 44,2%). Además, Caixabank sufre los rigores de la actual política del BCE de prohibición de reparto del dividendos durante el actual contexto de pandemia (para evitar un posible deterioro de los activos), que en el caso de la entidad que preside Gual se traduce en una merma de recursos a favor de la Obra Social. 

Esta pérdida de valor de capitalización de las entidades encuentra su explicación en unos accionistas que huyen de los valores bancarios ante la escasa rentabilidad que logra su negocio tras un periodo prologando de bajos tipos de interés (el proceso empezó en el 2012) que aún se prevé como muy duradero en el tiempo.

Noticias relacionadas

De Guindos urge fusiones

En este contexto, el vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis de Guindos, urgió este mismo martes a acometer un proceso de consolidación y fusiones en la zona euro. De Guindos, alertó de la alarmante caída de rentabilidad de los bancos europeos, desde el 6% en el 2019 a menos del 2% este año y menos del 3% en el 2021. Como consecuencia de esta caída de eficiencia en la gestión bancaria, el precio de las acciones de las entidades se ha recortado en torno al 30%, ya que los accionistas exigen una rentabilidad de al menos el 10% o 12%, explicó De Guindos. Para el vicepresidente del BCE, la consolidación bancaria es la vía que se ofrece a las entidades para ganar eficiencia (por la vía de reducción de costes) en un momento de bajos tipos de interés en el que es difícil hacerlo por por la vía de mayores ingresos.