27 sep 2020

Ir a contenido

ADMINISTRADORES CONCURSALES

"Se van a cerrar más empresas de las necesarias"

Jordi Castells, miembro de la junta de la asociación de administradores concursales ASPAC, alerta de que con la pandemia se van a dar recursos públicos a empresas condenadas al cierre

Eduardo López Alonso

Jordi Castells, administrador concursal y miembro de la junta de la asociación ASPAC. 

Jordi Castells, administrador concursal y miembro de la junta de la asociación ASPAC. 

Este martes 1 de septiembre ha entrado en vigor el texto refundido de la ley concursal. Jordi Castells, administrador concursal y miembro de la junta de la Asociación Profesional de Administradores Concursales (ASPAC), explica la situación de esta profesión y el contexto abierto tras la pandemia. Los administradores concursales se reivindican como colectivo profesional en unos momentos en los que las ayudas públicas se van a distribuir para reactivar la economía. Alerta de que buena parte de esas ayudas públicas se van a destinar a empresas condenadas al cierre y solo van a conseguir "prolongar la agonía".

¿Cómo ve la entrada en funcionamiento de la nueva ley concursal?
Por un lado, desde ASPAC somos críticos porque siempre vemos que queda pendiente una reforma pendiente que es el estatuto de la administración concursal. La refundación de la ley no supone una novedad sino que está pendiente todo de un nuevo reglamento que nunca llega. Siempre estamos dependiendo de disposiciones transitorias.

Lo que se aprueba es un texto refundido de todas las modificaciones hechas de la ley concursal en los últimos años…
Ha habido una veintena de modificaciones de la ley concursal en los últimos años y lo que se quiere es dar una organización y sistemática al texto. Ha sido una ley muy trabajada con muchas reformas y lo que se ha querido es hacer un texto refundido que es el que entra en vigor en septiembre. 

El texto refundido es el que reúne todo el marco legal y para el que se ha desaprovechado la oportunidad de hacer una reforma más profunda…
Está pendiente una reforma. Con la pandemia, la figura de la administración concursal es muy importante y se la está dejando de lado. Se está desaprovechando la oportunidad de que las empresas puedan utilizar el procedimiento concursal como una salida de su crisis. Se ha pospuesto la obligación de presentar el concurso de acreedores voluntario hasta el 31 de diciembre y nosotros creemos que la vía del concurso es un derecho y una herramienta útil para solucionar problemas de insolvencia y poder analizar si se trata de una empresa viable o no. 

Pero se ha inyectado mucho dinero en la economía a través de avales públicos que pueden solucionar problemas de liquidez de las empresas en problemas…
El problema es que es posible que se haya inyectado dinero en empresas que son en realidad inviables. Estas empresas que son inviables al final serán insolventes. Al final será un dinero quemado. Desde Aspac, creemos que justamente el concurso es lo que permite ver y detectar qué empresas son viables o no. Las empresas que no son viables deben cerrarse. Y si una empresa tiene líneas de actividad viables pues que sigan adelante por la vía de la venta de unidad productiva.

Con la actual crisis desatada por la pandemia ¿Cuál cree que es el nivel de empresas no viables?
Siempre hay empresas que no son viables. Hay empresas que por cambios tecnológicos devienen inviables. También por cuestiones de competencia o por cambio de la regulación legal. O por deslocalizaciones. Lo que se debe de hacer es lograr que las empresas sean viables o es mejor cerrarlas. Lo peor es dedicar recursos públicos a la agonía. Lo que hace esta moratoria hasta el 31 de diciembre es dar la posibilidad de que las empresas no presenten concurso de acreedores y que cuando lo presenten ya se habrán gastado todos sus recursos, sin activos y no habrá la posibilidad de salvar empresas. 

¿La figura del administrador concursal es la más idónea para salvar empresas?   
Sí. Es la figura para determinar el impacto de la insolvencia. Lo normal es que un administrador concursal aconseje las medidas, determinar que parte de la empresa se puede salvar, asumir recortes de puestos de trabajo y salvar otros. Lo peor que puede pasar es que se caiga todo y se pierdan empresas que podían ser viables. Y que unas arrastren a otras.

El concurso de acreedores no se está utilizando en la práctica…
El concurso es una herramienta. El que no se utilice perjudica a la sociedad porque se van a cerrar más empresas de las necesarias.

¿Qué solución a corto plazo existe para evitar que se cierren más empresas de las necesarias?
Que se analicen por parte de los empresarios o el administrador concursal las señales de alarma y sean capaces de detectar de manera temprana los problemas y tomar medidas. Se trata de evitar que las empresas entren en concurso de acreedores y se disuelvan de manera inmediata por falta de activos. Cuando se tienen las primeras señales de alarma, hay tiempo para buscar soluciones.

¿Qué sectores pueden ser los más afectados por la crisis covid?
El sector turístico y en cascada el sector comercial que depende de él. Si la tienda no vende afectará a las fábricas. Automoción también por una caída de la demanda. 

¿La prolongación de ertes es acertada?
Sí. Pero también vinculados al análisis si es seguir por seguir o si la empresa es viable. Un frenazo brusco es lo peor que puede pasar. Pero hay que ver si la situación es coyuntural o estructural. Lo que no puede ser es que en un maremágnum cuele todo. Lo ideal es cerrar cuanto antes las empresas que van peor para que no afecten a las demás. Hay que destinar los máximos recursos a las empresas viables. 

¿Cuántos administradores concursales hay en España?
En torno a los 10.000. 

¿Dedicados a tiempo completo?
No. No todos tienen dedicación. La gran cantidad hace que muchos tienen otras actividades. Son economistas o abogados. No hay un cuerpo especializado de profesionales que es lo que defiende la asociación Aspac. 

¿Quién designa al administrador concursal?
Los jueces son los que eligen al administrador. Se hacen concursos especializados para elegir al administrador o por listas y orden alfabético. Sería mejor un cuerpo especializado que pueda tomar decisiones más rápidas y eficientes. Hasta ahora el administrador concursal ha sido como un médico de cabecera y lo que reclama Aspac es que se conviertan en médicos especialistas.

¿Los concursos tal y como son actualmente son transparentes? 
Sí, pero todavía nos encontramos que la velocidad requerida por las empresas es distinta de la que ofrecen los juzgados.


¿Cuánto se tarda en un proceso concursal?
Varía mucho. Si se entra sin un plan se pueden pasar años. Es un procedimiento lento.

¿Qué parte de los procesos concursales terminan con la disolución de la empresa?
Más del 95% acaban en liquidación.

Quizá por eso las empresas son reacias a presentar un concurso voluntario…
Es una pescadilla que se muerde la cola. Por eso se debería invertir la situación y que el concurso fuera una herramienta y no una certificación. Las empresas no utilizan el servicio sino como un servicio de certificación de insolvencia.  

Temas Empresas