21 oct 2020

Ir a contenido

TRAS LAS AMENAZAS DE TRUMP

Walmart se alía con Microsoft para comprar TikTok

La alianza de la tecnológica y del gigante del comercio parte como favorita en una operación por la 'app' china que podría costar hasta 30.000 millones de dólares

Carles Planas Bou

Logo de Tiktok sobre la bandera de EEUU.

Logo de Tiktok sobre la bandera de EEUU. / AFP / OLIVIER DOULIERY

TikTok empieza a oler a cadáver y las grandes corporaciones de Estados Unidos sobrevuelan su próxima presa. En un giro inesperado, el gigante minorista estadounidense Walmart anunció este jueves que se ha asociado con Microsoft en las negociaciones para comprar la meteórica plataforma de vídeos china, amenazada por el presidente Donald Trump con ser prohibida si no transfiere sus negocios a manos estadounidenses. Una señal más de la impredecible guerra fría tecnológica entre Estados Unidos y China.

Ayer mismo, el canal CNBC anunciaba que la compra de las operaciones de TikTok en EEUU, Canadá, Australia y Nueva Zelanda podría cerrarse la próxima semana en una operación que oscilaría entre 20.000 y 30.000 millones de dólares. Solo en EEUU cuenta con más de 100 millones de usuarios.

Con esta alianza, el gigantes de los supermercados podría dar el salto al mundo de las redes sociales. En declaraciones a AFP, la compañía aseguró estar interesada en "la capacidad de TikTok para integrar el comercio y la publicidad en línea de una manera que beneficie a los creadores y usuarios de otros mercados".

Un día antes, el martes, el director ejecutivo de TikTok, Kevin Mayerpresentó su dimisión tan solo tres meses de ocupar el cargo procedente de la directiva de Disney. Su renuncia, debida a que "el entorno político ha cambiado drásticamente", debilita aún más las posibilidades de que la compañía pueda seguir adelante sin pasar a manos estadounidenses, como exige Trump.

Guerra fría tecnológica

El anuncio llega tras semanas de vértigo para TikTok, propiedad de la compañía china ByteDance, que se ha convertido en el centro de una tormenta diplomática entre Washington y Pekín. El 6 de agosto Trump dio 45 días a las empresas estadounidenses para dejar de hacer negocios con la matriz de esta ascendente red social de microvídeos, prohibiendo las transacciones. El 15 de agosto el magnate dobló su apuesta y firmó una nueva orden ejecutiva en la que daba 90 días a ByteDance para terminar las operaciones en el país y deshacerse de todos los datos recolectados. TikTok ya ha presentado una demanda contra esas acciones.

Con las amenazas de Trump sobre la mesa, el destino de TikTok podría estar en las manos de esa alianza entre Microsoft y Walmart -la empresa con más beneficios del mundo- o en las de la compañía tecnológica Oracle, que anunció su candidatura el día 19. Su presidente es un importante donante en la campaña electoral de Trump. Twitter también ha sacado la cabeza, pero sus opciones son más limitadas debido a problemas legales y de los reguladores.

Durante meses Trump ha acusado sin pruebas a la red social china de ceder los datos que recopila al régimen chino de Xi Jinping y censurar contenido bajo sus ordenes. TikTok ha insistido en que sus datos se almacenan en Virgina con copia de seguridad en Singapur. Los expertos señalan que aunque hay razones para sospechar de su funcionamiento también las hay sobre otras plataformas mucho menos fiscalizadas.