30 oct 2020

Ir a contenido

estudio de Nielsen

La cesta de la compra tiende a normalizarse tras el efecto covid

Los expertos empiezan a vislumbrar un cambio de hábitos de consumo y mayor control del gasto por la crisis

Eduardo López Alonso

Carro de la compra lleno de productos en un supermercado.

Carro de la compra lleno de productos en un supermercado. / REUTERS / STEFAN WERMUTH

El análisis exahustivo que se realiza de la cesta de la compra de los españoles empieza a detectar que la burbuja covid empieza a desinflarse. Después de cuatro meses con la cesta de la compra en crecimiento claro, la consultora Nielsen ha informado de que "julio marcó un punto de inflexión" con un crecimiento del 4,5%, más acorde con lo que podrían esperarse de una situación de crisis económica. La venta de productos envasados creció un moderado 3% en las dos últimas semanas de julio; mientras que los frescos mostraron una tendencia descendente y, después de crecer en torno al 5%, en la última semana (del 27 de julio al 2 de agosto) bajó hasta el 4,4%. Esa tendencia se registró en la gran mayoría de categorías de frescos, en tanto carne, verdura o pescado no superaron en ningún caso el 3% de subida. Solo la fruta, con un 16%, se mantiene en el doble dígito acostumbrado desde que empezó la pandemia e indicando una tendencia de mercado que se consolida.

Los expertos de Nielsen consideran que la pandemia va a afectar a múltiples facetas del consumo, desde el contenido de esa cesta de la compra hasta el lugar de consumo y la capacidad de gasto, con una mayor diferencia entre consumidores con recursos y una creciente capa de población con menos dinero disponible. 

Por el momento, los datos de Nielsen mantienen en cotas altas el gasto en parafarmacia, que inluye las mascarillas, y que es la categoría que más crece actualmente con un incremento del 265% en la última semana de julio. 

Los expertos de Nielsen aseguran que se está produciendo "un trasvase de consumo de calle a casa por razones tan dispares como son explorar nuevas opciones de alimentación y cuidado personal y el ahorro". Pero por otra parte, el gasto que tradicionalmente se destinaba a viajes es previsible que reorienten a otro tipo de gastos, pero siempre con un creciente peso de los productos de buena relación calidad precio. Es previsible que en alimentación y bebidas se vaya a producir un incremento de la actividad promocional, ya que en los últimos meses se había llegado a niveles no conocidos desde hace años, de apenas el 12% del total frente a valores normales que suelen situarse en el 18% de los productos a la venta.