CARRERA PRESIDENCIAL

Trump insta a boicotear Goodyear por prohibir gorras con su eslogan electoral

El presidente ataca a la mayor compañía de neumáticos del país por vetar a sus empleados el uso de prendas del eslogan 'Make America Great Again' en horario laboral

Trump desistió de organizar la cumbre en su club tras recibir fuertes críticas.

Trump desistió de organizar la cumbre en su club tras recibir fuertes críticas.

3
Se lee en minutos
Reuters

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llamó este miércoles a boicotear a la mayor firma de neumáticos del país, Goodyear Tire & Rubber Co., acusándola de "jugar a la política" al prohibir a sus trabajadores que se pongan gorras con el eslogan electoral 'Make America Great Again' (“Haz que América sea grande otra vez", en inglés) durante el horario laboral.

El presidente republicano, que busca un segundo mandato, dijo a los periodistas que cambiaría los neumáticos de Goodyear en su limusina presidencial si hubiera una alternativa. "No compre neumáticos GOODYEAR - Anunciaron la PROHIBICIÓN DE LAS GORRAS DE MAGA (acrónimo del eslogan)", escribió en Twitter.

"No estoy contento con Goodyear porque lo que están haciendo es jugar a la política", dijo Trump en una sesión informativa de la Casa Blanca. El mandatario dijo que era "vergonzoso" que la empresa impidiera a los empleados llevar atuendos que apoyaran el movimiento "Blue Lives Matter" que apoya a los policías, mientras que permite el apoyo al movimiento a favor de los derechos de la minoría afroamericana y de la comunidad LGTBI, causas que describió como "marxistas" por naturaleza.

Su secretaria de prensa, Kayleigh McEnany, dijo antes a los periodistas que el apoyo a los agentes de policía era tan importante como el movimiento "Black Lives Matter".

El tweet de Trump respondió a un reportaje del canal televisivo WIBW en el que se informaba de las políticas de vestimenta política de la compañía. Goodyear, que tuvo casi 15.000 millones de dólares de ingresos el año pasado, dijo que la imagen ampliamente difundida en redes y que desencadenó la controversia no fue creada ni distribuida por el grupo corporativo de la empresa.

La imagen explicaba qué atuendos eran apropiados y cuáles no lo eran. "Para ser claros en nuestra política corporativa de larga data, Goodyear tiene tolerancia cero para cualquier forma de acoso o discriminación", dijo la compañía.

Para hacer cumplir esa política, dijo Goodyear, pide a los empleados que eviten "las expresiones en el lugar de trabajo en apoyo de la campaña política de cualquier candidato o partido político, así como formas similares de promoción que caen fuera del ámbito de la justicia racial y las cuestiones de igualdad".

REACCIÓN POLÍTICA Y ECONÓMICA

Las acciones de Goodyear cayeron hasta un 6% el miércoles después del tweet del presidente, pero luego redujeron algunas de las pérdidas para cerrar el comercio en un 2,4% a 9,50 dólares, con un volumen cuatro veces mayor que el promedio móvil de 10 días.

Goodyear es la mayor compañía de neumáticos de Norteamérica. Sus neumáticos de marca estuvieron en el 24% de los vehículos nuevos en los Estados Unidos en 2018, según Tire Business, una publicación de la industria.

El contrincante demócrata Joe Biden dijo que los comentarios de Trump mostraron que él veía miles de empleos en Goodyear como "daños colaterales" en otra de sus "pequeñas quejas políticas".

El senador demócrata Sherrod Brown, que representa al estado natal de Goodyear, Ohio, también criticó el comentario de Trump. "Es absolutamente despreciable que el Presidente llame a un boicot a una empresa estadounidense, con sede en Akron, que emplea a miles de trabajadores de EE.UU.", escribió en un tweet.

Noticias relacionadas

Trump, que va detrás de Biden en las encuestas de opinión, aceptará la nominación presidencial del Partido Republicano en la Casa Blanca la próxima semana después de una ráfaga de paradas de campaña esta semana. Trump descartó la posibilidad de que sus comentario tengan cualquier consecuencia político o de negocios.

Los boicots, al igual que los aranceles, son uno de los favoritos en el conjunto de herramientas políticas y económicas de Trump. A principios de 2016, antes de ganar las últimas elecciones, Trump llamó a un boicot de los productos de Apple hasta que el gigante de la tecnología aceptó las demandas del gobierno de EEUU de desbloquear el teléfono móvil de uno de los asesinos en un ataque en California.