AGRICULTURA

Los olivareros confían en que la mala cosecha en el extranjero beneficie a España

La Unión de Pequeños Agricultores espera que la mitad de la producción a nivel mundial provengan de España

Plantación de olivos en la región italiana de Umbria, una de las principales zonas productoras del país.

Plantación de olivos en la región italiana de Umbria, una de las principales zonas productoras del país. / 123RF

Se lee en minutos

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) prevé que la campaña olivarera de este año alcance las 1,5 tonelada, algo más del 50% del total de la producción mundial. La organización confía en que la mala cosecha en Italia y Grecia (los siguientes países europeos en volumen de producción después de España), como en los países del arco Mediterráneo, beneficie la venta de la producción en España. Pese a ello, UPA advierte que de producirse un final de verano muy seco, esas estimaciones de producción se verían reducidas. El responsable nacional de Olivar de UPA, Cristóbal Cano, opinó que "habrá que ver cómo termina el verano y comienza el otoño para saber exactamente cómo será la campaña". En la organización creen que es posible asegurar que, incluso si las condiciones climatológicas venideras fueran excepcionales buenas, "nos encontramos frente a una campaña que difícilmente superará los 1,5 millones de toneladas".

Otro escenario posible es el de la prolongación de las altas temperaturas a lo largo del mes de agosto y de septiembre combinado con un inicio del otoño seco. "En este caso, los árboles comenzarán a notar un gran estrés, y la cosecha total se podría reducir hasta 1,4 millones de toneladas", ha estimado Cristóbal Cano.

Te puede interesar

En cuanto a la situación en el resto de países productores, la organización ha analizado los datos proporcionados por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) del que ha podido extraer que los países del Mediterráneo, principalmente Túnez, reducirán extremadamente sus exportaciones la próxima campaña. Por tanto, el aceite de oliva español será, de nuevo, el que copará los mercados internacionales, con previsibles reducciones de stocks gracias a unas estimaciones de aumento del consumo mundial.

"Solo falta saber si esta situación de dominio de nuestros aceites tendrá lugar con un reparto justo del valor del producto a lo largo de la cadena, o si de nuevo, el sector productor sufre precios de ruina", han concluido desde UPA. Sobre la campaña 2019/2020, a la que todavía falta los últimos dos meses para terminar, UPA ha afirmado que la comercialización total será de nuevo record, por encima de 1,6 millones de toneladas, dejando que el estoc final "difícilmente" llegue a las 400.000 toneladas. "Los precios en origen hundidos y la apuesta de las grandes envasadoras españolas por el aceite de terceros países, serán las características negativas del balance final de la campaña oleícola", ha sentenciado Cano.

Temas

Agricultura