24 sep 2020

Ir a contenido

informe del Banco de España

La riqueza financiera de las familias aumentó el 6,1% en el 2019

El alza del valor de la cartera y la compra de nuevos activos incidieron en el crecimiento antes de la irrupción del covid-19

Max Jiménez Botías

Paneles indicadores de la Bolsa de Madrid.

Paneles indicadores de la Bolsa de Madrid. / DAVID CASTRO

La riqueza financiera bruta de los hogares aumentó un 6,1% en el 2019, Así se refleja en el estudio analítico del Banco de España, 'Evolución de los flujos y los balances financieros de los hogares y las empresas no financieras en 2019', publicado este jueves, a partir de información de las cuentas financieras de la economía, que señala que la evolución estuvo condicionada por una continuación de la etapa expansiva, con un crecimiento del PIB del 3,1% en 2019, y de unas condiciones financieras "muy holgadas".  Esta evolución fue consecuencia tanto de la adquisición de nuevos activos como, en mayor medida, del aumento de valor de su cartera financiera, en línea con la revalorización de los índices bursátiles y de los valores de renta fija.

En el caso de las familias, su endeudamiento se situó en el 91% de la renta bruta disponible (RBD) -- una macromagnitud que mide la cantidad de ingresos que disponen los residentes de un territorio para destinarlos a las operaciones de consumo y ahorro--, lo que supone un descenso de 4 puntos porcentuales con respecto a 2018. En términos de PIB, la deuda de este sector alcanzó el 57%, 2 puntos por debajo del nivel de 2018 y 29 puntos inferior al valor máximo del 2010. En el caso de las empresas, la financiación ajena con coste se situó en el 73% del PIB, cifra 2 puntos inferior a la de 2018 y 47 puntos por debajo de los niveles máximos a los que llegó a mediados de 2010. Al mismo tiempo, el patrimonio financiero bruto de las familias volvió a aumentar, impulsado tanto por la inversión en activos financieros como, en mayor medida, por la revalorización de su cartera.

Antes de la crisis

Los datos del Banco de España no incluye el efecto de la crisis sanitarias y económica generada por el covid-19, que según informes más recientes del supervisor bancario sí que ha tenido su efecto en la riqueza familiar. Así, la riqueza financiera, que se obtiene deduciendo los pasivos de los activos financieros totales, se situó en 1,527 billones de euros a finales del primer trimestre de 2020, importe que representa una caída del 6,29% respecto a finales de 2019, cuando la riqueza financiera neta de familias y empresas ascendía a 1,628 billones de euros, aunque en tasa interanual el descenso es del 1,47%, ya que entonces el dato era de 1,549 billones de euros. En relación con el PIB. 

En el 2019, Los hogares se decantaron por los activos más vinculados a la evolución de los mercados de valores, como las participaciones en fondos de inversión, las acciones y otras participaciones, y las reservas técnicas de seguros y fondos de pensiones, que en conjunto alcanzan el 180% de la RBD, 5 puntos más que un año antes. Por segundo año consecutivo, el peso de los depósitos bancarios aumentó 1,7  puntos, suponiendo el 112% de la RBD, de modo que sigue representando el principal componente de la riqueza financiera bruta de los hogares. El efectivo continuó con la tendencia descendente de años anteriores, alcanzando en 2019 niveles cercanos al 6% de la RBD.

Avance de los activos 

El avance del saldo de activos financieros de las familias, unido al descenso de sus pasivos, derivó en un nuevo incremento de la riqueza financiera neta del sector, que alcanzó el 210% de la renta bruta disponible, lo que supone el nivel más elevado de los 15 últimos años

Por lo que respecta a las empresas, el saldo vivo de los activos financieros de las compañías volvió a aumentar en el 2019, y lo hizo a un mayor ritmo que un año antes (6,6%, frente al 3,2% de 2018). Esta evolución fue el resultado, principalmente, al aumento de los precios de los activos y otras variaciones en el volumen, y, en menor medida, de la inversión de las empresas en activos financieros.