18 sep 2020

Ir a contenido

informe sobre una prestación social

Por cada euro cotizado, los pensionistas reciben 1,74

El rendimiento medio de la prestación registrada en el 2017 es del 3,5%, frente al 1,7% de las pensiones privadas

Las jubilaciones anticipadas son las que registran un menor rendimiento, con el 2,8%, según el Banco de España

Max Jiménez Botías

Jubilados en Barcelona.

Jubilados en Barcelona. / SERGI CONESA

El rendimiento de las pensiones públicas no es peor que el de las pensiones privadas. De hecho, dobla el rendimiento de los planes privados de pensiones, e incluso es mayor que la de muchos fondos de inversión. Por cada euro cotizado, el sistema proveería de media 1,74 euros (un 74% más de lo cotizado) de prestación, con diferencias que van de 1,25 euros a 2.03 euros, según las altas de pensiones registradas en el 2017. Así se refleja en un estudio del Banco de España, titulado 'Una estimación del rendimiento financiero del sistema de pensiones', publicado este martes.

El trabajo señala que el rendimiento real medio anual —denominado tasa internaula de retorno (TIR), el factor de descuento que iguala el valor presente de las cotizaciones durante la vida laboral y el de la pensión esperada— alcanzaría el 3,5%, mientras que los percentiles ( 25 y 75 de la distribución registran el 2,5% y el 4,2%, respectivamente. Por clase de pensión, las rentabilidades más bajas estarían asociadas a las jubilaciones anticipadas. Por otro lado, las jubilaciones demoradas, si bien producirían rendimientos superiores, ofrecerían rendimientos aún inferiores a las jubilaciones ordinarias, señala el Banco de España 

El informe se realiza en base a las pensiones dadas de alta en el 2017 y a partir de los datos de la Muestra Continua de Vidas Laborares, también utilizado para comparaciones similares en el 2008 y el 2014, años en los que las rentabilidades erán del 4,5% y el 3,6% respectivamente, ligeramente por encima de las del último ejercicio teórico. Aún así, el rendimiento obtenido estaría por encima de los de las pensiones privadas. Por ejemplo la rentabilidad del conjunto de los planes de pensiones a 20 años es del 1,72%, aunque con respecto a algunas modalidades de inversión la diferencia llega hasta cuadruplicarse: la renta variable mixta (asociada a muchos de los planes privados)  arroja en junio una rentabilidad del 0,94% en los últimos 20 años, según datos de Inverco.

Pensiones demoradas

El estudio subraya, sin embargo, la heterogenidad del rendimiento de las pensiones, Desta que un 25% de las nuevas pensiones llevaría asociadas rentabilidades por encima del 4,2%, y otro 25% obtendría un rendimiento por debajo del 2,5%.  Por tipos de pensión, las jubilaciones ordinarias generarían un rendimiento medio mayor (4,1%), frente a las altas procedentes de jubilación parcial (3,9%), jubilaciones demoradas voluntariamente (3,7%) y jubilaciones anticipadas (2,8%). 

El informe explica que la distribución de la rentabilidad de las pensiones anticipadas mostraría una menor dispersión, de modo que el 90% de dichas pensiones llevarían asociada una rentabilidad de entre el 1,6% y el 4,2%, frente a rentabilidades de entre el 1,8% y el 7,4% de las pensiones ordinarias. Las pensiones demoradas voluntariamente, por su parte, obtendrían una rentabilidad media del 3,7%, cercana pero menor que la de las pensiones ordinarias, lo que sugeriría que "el incentivo a prolongar la vida activa sería escaso desde el punto de vista del rendimiento financiero. No obstante, apunta que este resultado debe tomarse "con reserva", dado el número relativamente bajo de este tipo de pensiones que contiene la muestra.

Por último, las pensiones procedentes de jubilación parcial, cuyos pensionistas han combinado el ejercicio de un trabajo con el cobro de una prestación antes de pasar a la situación de jubilación ordinaria, tendría asociada una rentabilidad media del 3,9%, muy cercana a la de las pensiones ordinarias en general . "Este resultado sugiere que esta figura de jubilación puede resultar atractiva, desde un punto de vista financiero, como forma de transición gradual entre el mercado laboral y la jubilación", señala el informe.

Las altas de jubilación anticipada, en relación con las altas ordinarias, están asociadas a una menor edad de jubilación, carreras de cotización más prolongadas y bases reguladoras más altas. Estas dos últimas características generan una pensión media mayor. En detalle, en las pensiones ordinarias, con una edad de jubilación de 65,2 y 33,6 años de cotización obtendrían una pensión de 1.163 euros al año, mientras que las anticipadas, con una edad de jubilación 62,6 años y 40,7 años cotizados la pensión rondaba los 1.478 euros al mes.

En el caso de las jubilaciones demoradas voluntariamente, hasta una media de 67,7 años y 35,9 años cotizados, la pensión mensual es de 1.458 euros, mientras que las procedentes de jubilación parcial, con 65 años de edad de jubilación y 44 años de cotización, ronda los 2.122 euros.

Prestación por cada euro cotizado

En términos de coste por pensión unitaria, que mide el número de euros de pensión que provee el sistema por cada euro de cotización aportado, el sistema proveería más de un euro de prestación por cada euro de cotización aportado para la mayor parte de los individuos de la muestra.

En media, las altas del 2017 recibirían 1,74 euros de prestación por cada euro de cotización. Por tipo de pensión, el coste por pensión unitaria más bajo correspondería a las jubilaciones anticipadas (1,39 euros de pensión por euro de cotización). Las pensiones demoradas voluntariamente (1,74 euros), así como las procedentes de jubilación parcial (1,89 euros), también obtendrían un coste por pensión unitaria medio algo menor que el estimado para las jubilaciones ordinarias (2,03 euros).

Sin embargo, en el caso de las jubilaciones provenientes de jubilación parcial (1,89 euros), la distribución sería mucho más homogénea, de modo que el coste por pensión unitaria sería mayor que el de las jubilaciones ordinarias (2,03) hasta, aproximadamente, la mitad de la distribución.

Temas Pensiones