21 sep 2020

Ir a contenido

La plantilla de Nissan ratifica el acuerdo para el cierre de las plantas de Barcelona

Los trabajadores aprobaron casi por unanimiadad un acuerdo que, además de definir las condiciones de las bajas, retrasa el cierre hasta el 31 de diciembre de 2021

Nissan considera que el acuerdo es "la mejor decisión para todos" y les otorga más tiempo para buscar futuros inversores para reindustrializar sus centros

Àlex Soler

La plantilla de Nissan ratifica el acuerdo para el cierre de las plantas de Barcelona

SUSANA SAEZ EFE

Los trabajadores de Nissan ratificaron finalmente en asamblea el acuerdo alcanzado con la empresa el pasado miércoles por la noche tras semanas de arduas negociaciones y mediación de la Generalitat que culminaron con una reunión de más de 30 horas. A mano alzada y bajo un sol intenso, la gran mayoría de los trabajadores de la automovilística japonesa optaron por aprobar el resultado de los encuentros entre sindicatos y compañía, que marcará el camino hasta el cierre de las plantas de Nissan en Barcelona, en la Zona Franca, Sant Andreu de la Barca y Montcada i Reixac el próximo 31 de diciembre de 2021.

Ambas partes salen relativamente satisfechas de las negociaciones. "Es la mejor decisión para todas las partes: trabajadores, empresa, proveedores y administraciones", declaró en un comunicado oficial Frank Torres, vicepresidente ejecutivo de Nissan en Rusia y encargado de llevar el timón de las negociaciones con los trabajadores. Torres considera que las condiciones de salida del acuerdo "están muy por encima de las máximas establecidas por la ley". Los trabajadores, que abandonarán una huelga que ha durado más de 90 días, lamentaron que es una victoria agridulce porque la planta cerrará, pero celebraron que este acuerdo incluye la decisión de retrasar el cierre hasta diciembre de 2021 y el compromiso de no realizar "despidos traumáticos" hasta entonces. El aplazamiento en el cierre permitirá también disponer de más tiempo para buscar futuros inversores para la reindustrialización de las plantas de Nissan.

Miguel Ángel Boiza, de CC.OO de Catalunya, recordó, no obstante, que este pacto es bueno para los trabajadores de Nissan, pero que aún "faltan unos cuantos más", en referencia a las 25.000 familias que dependen de la marca japonesa entre subcontratas y auxiliares. Asimismo, Miguel Ruiz, de Sigen-Usoc, criticó a algunos dirigentes de Nissan, como Gianluca de Ficchy, presidente en Europa, calificándolos de "incompetentes".

Trabajadores tras la asamblea / EFE / SUSANNA SÁEZ

Fecavem, la Federación Catalana de Vendedores de Vehículos de Motor, definió como "histórico" el acuerdo, del que destacó las "buenas condiciones" de despido de los trabajadores, aunque admitió que se va una industria clave en el territorio. La entidad llamó a todas las partes a hacer una transición "ejemplar" hasta el cierre y a buscar un nuevo inversor que reindustrialice los centros de la firma japonesa en Barcelona. Chakir el Homrani, conseller de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias de la Generalitat, reconoció en Twitter que el plan es "un buen ejemplo de unidad de acción sindical que permite la paz social necesaria para asumir los retos de la reindustrializacíon". Laura Campos, alcaldesa de Montcada i Reixac, dio las gracias a la plantilla en la asamblea por ser "un ejemplo de lucha".

Plan de bajas, prejubilaciones y reindustrialización

En cuanto a los planes de bajas voluntarias y prejubilaciones, el acuerdo contempla que todos aquellos nacidos antes del 31 de diciembre de 1966 recibirán un complemento de hasta el 90% del salario neto hasta los 63 años, mientras que los nacidos en 1967 recibirán el 85% hasta los 61 años, los nacidos en 1968 el 80% hasta los 61 años y los nacidos en 1969 el 75% hasta los 61 años, respectivamente. Para el resto de empleados, menores de 50 años, Nissan ofrece una indemnización de 60 días de salario por año trabajado sin tope de mensualidades. Los trabajadores de este último bloque que tengan la posibilidad de recolocarse en una de las posibles alternativas industriales recibirán una indemnización de 50 días por año trabajado, también sin tope de mensualidades, y 750 euros por año trabajado.

Tras pactar estas condiciones, Nissan se comprometió a no realizar ningún despido traumático hasta el cese de su actividad industrial, estudiando conjuntamente con los trabajadores los excedentes. Asimismo, confirmó su participación en una comisión de reindustrialización junto a sindicatos y administración pública y prometió incluir la contratación prioritaria de los trabajadores afectados por el ere en el contrato con el inversor interesado por ocupar sus plantas.