25 oct 2020

Ir a contenido

El Pallars Jussà (Lleida) se queda casi sin reservas al cambiar el destino de las pruebas para ser militar

La Generalitat había pedido posponer los exámenes de los oficiales de la Academia leridana de Talarn por los nuevos brotes de covid-19

El Periódico

Entrada a la Academia militar de Talarn.

Entrada a la Academia militar de Talarn. / Acn / Marta Lluvich

Los hoteles, apartamentos y casas rurales del Pallars Jussà (Lleida) han visto como las reservas pasaban del 100% a prácticamente cero en cuestión de minutos. Este sábado, las reservas de unos 900 aspirantes a militar se anulaban al anunciar el Ministerio de Defensa que harían las pruebas de suboficiales en Toledo en vez de Talarn (donde solo se prevé la llegada de los 280 que se alojan en el recinto militar).

El sector turístico del Jussà lamenta que nadie les haya preguntado qué opinan sobre la llegada de 900 aspirantes a militar en la comarca. De rebote, los proveedores de los hoteles también se han visto afectados al ver anuladas todos los pedidos por esta semana.

Las reservas de los aspirantes a militar en la mayoría de los casos eran hasta el sábado día 8 de agosto pero en algunos casos las habían alargado hasta el lunes día 10 de agosto.

En el Hotel Solé de la Pobla de Segur los aspirantes han anulado todas las habitaciones, lo que supone unas 70 reservas. Aun así, mantiene el 30% de reservas, puesto que eran de turistas.

En el Hotel Siglo XX de Tremp las reservas de los militares eran de todas las habitaciones y se han encontrado de golpe con la totalidad de las habitaciones vacías y sin expectativas de poderlas llenar.

Las anulaciones de habitaciones y dietas ha provocado una reacción en cadena, puesto que los establecimientos también han anulado pedidos a sus proveedores.

La alcaldesa de Tremp, Maria Pilar Cases, ha dicho que el Ministerio de Defensa deberá dar explicaciones por este cambio de última hora y ha reiterado que desde el Ayuntamiento se han enterado tanto de la llegada de los 1.200 aspirantes a militares al Jussà por los medios de comunicación y de su traslado a Toledo también por la prensa.

Petición de un aplazamiento desde la Generalitat

El pasado 31 de julio, la delegada de la Generalitat en el Pirineu i Aran, Rosa Amorós, planteó a la dirección de la Academia General Básica de Suboficiales de Talarn la posibilidad de posponer, por temor a brotes de coronavirus, los exámenes de los 1.200 militares, una propuesta que el Ejército no había contemplado pero que, tras hacerlo, ha decidido trasladar a Toledo.

Los hoteleros y restauradores de la comarca se quejan de que se han quedado prácticamente sin reservas de un día para otro. El hecho de que no vayan a la zona 900 aspirantes a la academia de Talarn supondrá unas pérdidas económicas importantes para el sector del comercio, la hostelería y la restauración. Es por ello por lo que formaciones como Compromís por Tremp han reclamado "compensaciones económicas" al Ayuntamiento.