15 ago 2020

Ir a contenido

impacto de la pandemia

La economía catalana se derrumba el 15,6%

El desplome del PIB de la comunidad alcanza el 20,1% en tasa interanual

La economía catalana se derrumba el 15,6%

La economia catalana expermentó en el segundo trimestre un descenso del 15,6% con respecto al primero, según el Institut d'Estadística de Catalunya (Idescat) como consecuencia del estado de alarma y la paralización de la actividad económica. El descenso, que en tasa interanual fue del 20,1%, afectó a todos los sectores, lo que refleja una "intensa recesión económica", a consecuencia de la crisis causada por el covid-19. La caída es inferior que la media española, tanto a nivel intertrimestral (18,5% ) como interanual (22,1%)

La industria registra una tasa interanual del −22,1%, pero con impactos muy diferentes según las ramas de actividad: las industrias afectadas por la ruptura de las cadenas globales de suministro, como la fabricación de material de transporte, han reducido mucho su actividad, mientras que las industrias de alimentación, químicas y farmacéuticas también han reducido la actividad, pero más moderadamente.

Por otra parte, hay un conjunto de actividades que, aunque tienen tasas de crecimiento negativas, a partir del mes de mayo ya muestran una tendencia a recuperarse. Se trata, por ejemplo, de las artes gráficas, los productos metálicos, maquinaria y equipos eléctricos.

El sector servicios muestra el descenso de actividad más importante que ha tenido en toda la serie disponible (−18,9%). Uno de los factores que explica esta evolución es la situación de los servicios relacionados con el turismo, ya que hasta el mes de junio las fronteras han estado prácticamente totalmente cerradas y se ha restringido al máximo la movilidad entre comunidades autónomas por motivos turísticos.

En cambio, las actividades de telecomunicaciones, informática y correos han mantenido un grado de actividad notable respecto del año anterior y, dentro de los servicios, destaca el comportamiento de los servicios prestados por las administraciones públicas, que han aumentado su valor añadido.

La construcción registra una disminución del 23,4% y ha empeorado la caída de actividad del primer trimestre del año. Finalmente, la agricultura mantiene la tendencia negativa de trimestres anteriores, con una tasa del −2,3%.