08 ago 2020

Ir a contenido

AUTOMOCIÓN

Mitsubishi pierde 1.432 millones en tres meses y 'congela' su gama en Europa

La marca encaja su peor cifra de abril a junio y registra 1.507 millones menos que en el mismo periodo del año pasado

La facturación de la compañía cae 433 millones de euros y se replantea ajustes y reorganizar su negocio en Europa

Xavier Pérez

Estand de Mitsubishi en el último salón del automóvil de Tokio hace un año.

Estand de Mitsubishi en el último salón del automóvil de Tokio hace un año. / X02594

Tras las cifras anunciadas hace dos meses de la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, los reajustes draconianos en la marca del rombo justo en el momento en el que Luca de Meo toma el mando y los cierres (Barcelona Zona Franca incluído) de plantas decretados por Nissan, los números siguen vaticinando un grave problema ahora en Mitsubishi. La marca de los tres diamantes rojos ha presentado su balance de los tres primeros meses del año fiscal 2020 (abril-junio) y las noticias no podían ser más desalentadoras: 1.432 millones de euros de pérdidas netas atribuidas. Nada que ver con los 75,7 millones de beneficios presentados en este mismo periodo hace una año.

La crisis provocada por la pandemia del coronavirus está pasando una factura difícil de solventar en el sector del automóvil, y el impacto sobre Mitsubishi ha sido notable. Osamu Masuko, CEO de la compañía nipona, ha tenido la difícil tarea de argumentar estas pérdidas en una conferencia de prensa celebrada en Tokio. Entre los meses de abril, mayo y junio, la marca facturó un total de 1.866 millones de euros. Podría parecer una buena cifra, pero no lo es teniendo en cuenta que en los mismos meses de 2019 acreditó un 52,7% más de ingresos.

Osamu Masuko, CEO de Mitsubishi en la presentación de resultados / EUGENE HOSHIKO (AP)

Las estimaciones al cierre del ejercicio fiscal, que concluye en marzo de 2021, presentan un balance de pérdidas netas atribuidas de 2.926 millones de euros (unos 360.000 millones de yenes). Estos cálculos analizan las pérdidas operativas de estos primeros meses que se situaron en 433 millones de euros. La marca adelantó por boca de su CEO que la previsión de ingresos se podría situar este año en una reducción del 34,8%, rozando los 12.000 millones de euros.

Para intentar maquillar los malos augurios, Mitsubishi ha presentado un plan de negocio a medio plazo que permita, al igual que hicieron hace un mes Renault y Nissan (sus socios de la Alianza), recortar los costes en torno a un 20%. La marca todavía no ha precisado la fórmula para ese recorte, pero de entrada ha decidido cerrar a  mediados de 2021 la planta de producción del Mitsubishi Pajero en Sakahogi, Japón, un modelo que este año estaba en la recta final de su ciclo de vida. Esta acción le supondrá un coste de unos 65 millones de euros.

Europa y el papel de España

Otra de las medidas propuestas es la reorganización de su actividad de negocio en Europa, siguiendo las directrices que emanan de la Alianza con Renault y Nissan. Mitsubishi apostará fuerte por los mercados del sureste asiático y Oceanía, además de liderar tecnológicamente de la producción de los motores híbridos enchufables para vehículos del segmento C y D. Para acoplarse a esta directriz, la marca ha anunciado que de momento 'congelará' la llegada de nuevos modelos al mercado europeo, apostando por su gama actual.

Mitsubishi juega un papel dinamizador de la tecnología híbrida enchufable en España desde hace años. La propuesta del Outlander, el PHEV más vendido en los últimos cinco años en nuestro mercado, sigue teniendo muchos adeptos. La marca dispone de una gama completa y este mes de julio superará las 800 unidades comercializadas, siendo el Outlnader la referencia. Mitsubishi España siempre ha estado en el top5 del mercado europeo y mantienen su fuerza en el área comercial para los próximos años.

Temas Mitsubishi