05 ago 2020

Ir a contenido

emprendedores

"Faltan ayudas para atraer capital"

Christian Santos e Igansi Aliguer, fundadores de SaalgGeomechanics, aportan innovación en el sector de la construcción

La compañía permite determinar cómo se comportará el terreno, un punto fundamental en cualquier proyecto

Estel Estopiñán

"Faltan ayudas para atraer capital"

EL PERIÓDICO y Mobile World Capital Barcelona descubrencada dos semanas los perfiles más innovadores y creativos queestán construyendo una sociedad
 mejor a través de la tecnología. Cristian de Santos e Ignasi Aliguer son ingenieros especializados en geotecnia. Se conocieron en el curso de ingeniería geológica en la Universitat Politècnica de Catalunya y en el 2016 fundaron SaalgGeomechanics, una empresa que proporciona herramientas digitales para el sector de la construcción. La entrada en el programa TheCollider facilitó su tránsito de la universidad al mundo empresarial.

— ¿SaalgGeomechanics busca innovar en la construcción?.
— Trabajamos para proporcionar herramientas digitales parael sector y para prever cómo se
 comportará el terreno. Aconsejamos diferentes opciones de diseño que mejor se adapten a ese terreno, un punto fundamental en cualquier proyecto. Por problemas en el suelo surgen muchos imprevistos, retrasos, accidentes o mayor uso de materiales que encarecen mucho la obra.

— ¿Cómo fue el tránsito hacia la empresa?
— Veíamos la investigación en la universidad como una etapa,
porque queríamos emprender y ver si nuestra idea se podía convertir en un negocio. Así que en el 2016 nos decidimos a poner en marcha SaalgGeomechanics.

— ¿Cómo fue ese primer paso?
— Pues al principio trabajando duro para darnos a conocer, y entrando en contacto con las grandes constructoras para que nos conocieran. Nos ayudó también mucho la Mobile World Capital Barcelona y su programa TheCollider, que nos facilitó herramientas para crecer como empresa y nos puso en contacto con businessangels e inversores.

— Y el proyecto se consolidó.
— Estuvimos tres años en el programa, y nos sirvió para testear nuestra tecnología y convencernos de que se podía comercializar. Además, en TheCollider entras en contacto con profesionales que te abren puertas, tanto desde el punto de vista técnico como empresarial, donde nosotros no teníamos tanto conocimiento y experiencia. La empresa está ahora más consolidada, con buenos proyectos internacionales que representan el 80% de nuestra cartera, en Europa, Latinoamérica y Asia. De hecho, trabajamos para constructoras e ingenierías de todo el mundo.

— Con su experiencia, ¿cómo valoran la transferencia entre universidad y empresa?
— Hasta hace poco, dejar la investigación y montar una empresa era percibido por la comunidad universitaria como una pérdida de talento. No obstante, esto está cambiando y cada vez se valora más la creación y desarrollo de proyectos empresariales como una manera más de poner en valor la universidad en la sociedad. Por esta razón están aumentando los incentivos a profesores e inversores en este sentido, aunque aún estamos lejos de otros países. Igualmente, también echamos en falta más ayudas para atraer capital.

— ¿Cuáles son ahora los retos que afronta Saalg?
— Nuestro gran reto ahora es que las grandes constructoras nos conozcan y utilicen nuestra tecnología. Muchas de ellas tienen una inercia a la hora de afrontar los proyectos y no siempre es fácil que sigan nuestros consejos. La relación entre gran corporación y start-up no siempre es ágil y fácil de lograr.

— Os han otorgado el Premio Emprendedor XXI. ¿Qué ha supuesto para vosotros este galardón?
— Lo consideramos un reconocimiento a todo el trabajo que llevamos haciendo desde hace tiempo para aportar nuestro granito de arena para hacer de la construcción una industria más sostenible, eficiente y segura. Además, conseguir el premio, que otorgan CaixaBank y el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, nos ha aportado mayor visibilidad, algo fundamental para una 'start-up'.