28 sep 2020

Ir a contenido

Discriminación machista

El coste de ser madre: Las mujeres pierden el 11,2% de su sueldo tras tener un hijo, los padres solo el 0,15%

Un informe del Banco de España constata que las trabajadoras arrastran durante 10 años las secuelas económicas de tener descendencia

Gabriel Ubieto

Una mujer trabajando en su casa mientras atiende a su hija.

Una mujer trabajando en su casa mientras atiende a su hija. / ISTOCK

Ser madre a día de hoy en España sale caro, mientras que un hombre apenas nota en su nómina la paternidad. Las mujeres dejan de ingresar, de media, el 11,2% de su salario durante el primer año de vida de su primer hijo. Los hombres, por el contrario, únicamente pierden el 0,15% de sus ingresos tras meter una cuna en casa. El sesgo machista que tiene la maternidad sobre el mercado laboral se explica, principalmente, por la sobrecarga de los cuidados sobre las mujeres, que se ven apartadas en mayor medida de sus carreras profesionales que los hombres. Así lo constata un informe del Banco de España publicado este jueves, que muestra que las secuelas económicas de tener un hijo las arrastran las mujeres durante toda una década y contribuyen a agrandar la brecha salarial hasta el 28%. Y aquellas con menos estudios las sufren en mayor medida.

Los investigadores Alicia de Quinto, Laura Hospido y Carlos Sanz estudian la evolución de los salarios de hombres y mujeres en España desde el 1994 hasta el 2009 y concluyen que el lastre para la carrera profesional que supone la maternidad para las mujeres aumenta a medida que avanza el tiempo, tal como están repartidas actualmente las tareas de cuidados. La promoción profesional y la estabilidad en el puesto de trabajo se traducen en mayores salarios y ambas cuestiones quedan vetadas en mayor medida a las mujeres.

Una trabajadora que ha sido madre puede llegar a perder el 33% de su sueldo, mientras que un hombre de media solo deja de ingresar el 5%. En consecuencia, el Banco de España sitúa la brecha salarial que provoca la maternidad en el 28% de media. Y es que tras ser madres las mujeres reducen significativamente su jornada laboral para atender a sus hijos. El Banco de España cifra en que una mujer reduce a un cuarto sus horas de trabajo tras ser madre, mientras que un hombre apenas varía su tiempo de jornada.

De la misma manera que el Banco de España detecta que la maternidad afecta más a las mujeres que a los hombres, el impacto no es el mismo para todas. El sesgo de estudios está muy presente, según los datos recopilados por los investigadores, y lastra en mayor medida las carreras de aquellas trabajadoras con menos acreditaciones académicas. Menos contratos indefinidos y una mayor tasa de contratos parciales son las brechas que separa la maternidad de unas y otras.

España, al nivel de Suecia o Dinamarca

La discriminación que reside en el mercado laboral español es elevada, pero no es ni mucho menos la de mayor magnitud entre los países de nuestro entorno.  Los investigadores del Banco de España realizan una comparativa, remitiéndose al impacto de la maternidad sobre el salario, entre siete países y España se sitúa entre los menos mal parados. En Alemania (-61%) la penalización por ser madre es más del triple que en España (-28%) y en Austria de casi el doble (-51%). En este sentido, España está más cerca de Suecia (-26%) o de Dinamarca (-21%) que del Reino Unido (-44%) o Estados Unidos (-31%).