22 sep 2020

Ir a contenido

Informe Adevinta

Los alquileres suben 30 veces más que los sueldos en Catalunya en el último lustro

Los catalanes ya destinan, de media, más de la mitad de su sueldo a pagar el arrendamiento; según datos de Infojobs y Fotocasa

Gabriel Ubieto

Escaparate con anuncios de alquiler y venta de pisos.

Escaparate con anuncios de alquiler y venta de pisos. / FERRAN NADEU

El precio del alquiler cada día se come una porción mayor del sueldo de los catalanes y estos ya destinan más de la mitad de su nómina a costearse el techo. Y es que el precio de arrendar una vivienda ha crecido 30 veces más de lo que lo han hecho los salarios en el último lustro. El alza sostenida y cada vez más intensa de los alquileres contrasta con unas nóminas sin apenas incrementos desde el estallido de la pasada crisis. Así lo refleja un informe publicado este martes por Infojobs y Fotocasa, que señala que los catalanes son, de media, quiénes destinan una mayor proporción de sus ingresos a pagar el alquiler.

Según los datos recopilados por las empresas del grupo Adevinta, el precio del alquiler medio en Catalunya aumentó entre 2015 y el 2019 el 44%, pues el precio del metro cuadrado pasó de 9,8 euros al mes a 14,1 euros. Y los salarios se quedaron muy lejos de esa cifra, con un alza acumulada del 1,4% en dicho periodo, pasando el sueldo medio de 23.701 euros al año a 24.036 euros. Para costear un piso de 80 metros cuadrados, un trabajador en Catalunya debe abonar 1.131 euros; el segundo precio más caro en toda España a excpeción de Madrid (1.189 euros).

La desproporción entre el crecimiento de los arrendamientos y los salarios se explica por la constante subida de los primeros y la apatía predominante entre los segundos. Pese a que el 2019 fue un buen año para los salarios, con crecimientos por encima del IPC y con una recuperación parcial de poder adquisitivo, dicho ejercicio no dejó de ser una excepción. Los sueldos crecieron el 4,2% entre el 2019 y el 2018, su mayor incremento en la última década, caracterizada por pobres incrementos y una pérdida acumulada de poder de compra para el bolsillo medio de los catalanes. El mejor año para los salarios no pudo superar a un año promedio entre los alquileres, que subieron de media el 5%. Pues el precio de los arrendamientos ha mantenido un alza constante casi desde el estallido de la burbuja inmobiliaria de hace una década.

La proporción salarios-alquiler ha seguido en Catalunya una línea muy similar a la del resto de España, si bien las provincias catalanas partían de una situación del mercado de los alquileres especialmente encarecida. En los últimos cinco años entre Catalunya, País Vasco, Madrid y Baleares se han ido disputando la primera plaza en lo que respecta al territorio cuyos habitantes destinan una mayor proporción de su renta a pagar el alquiler. En el 2019 los catalanes destinaron de media el 56% de sus ingresos a tal menester, cuando en el 2015 la renta se les comía el 40% del sueldo. El alza ha sido generalizada y, de media, los españoles destinan el 40% de sus salarios a la renta. Es decir, un español destina actualmente lo mismo que destinaba un catalán hace un lustro.