27 oct 2020

Ir a contenido

El Puerto de Barcelona será la puerta de entrada en Europa de un puerto asiático

La presidenta de la entidad explica que el 70% de las importaciones que llegan al recinto provienen de ese continente

El Periódico

Vista aérea del Puerto de Barcelona, el pasado 20 de marzo.

Vista aérea del Puerto de Barcelona, el pasado 20 de marzo. / Europa Press / David Zorrakino

El Puerto de Barcelona ultima una alianza con un puerto asiático para hacer de esta infraestructura su puerta de entrada a Europa, para lo que realizará inversiones en la Zona de Actividades Logísticas (ZAL).

La presidenta del Puerto de Barcelona, Mercè Conesa, ha explicado este jueves que una de las estrategias de la entidad es "fortalecer" los lazos con Asia, dado que el 70% de las importaciones que llegan al recinto provienen de este continente.

En este sentido, ha asegurado que están "avanzando mucho" en alianzas con puertos asiáticos y que, próximamente, anunciarán el nombre de uno de ellos, que no ha querido desvelar y que utilizará el Puerto de Barcelona como entrada de sus mercancías hacia Europa.

"Un puerto asiático invertirá en Barcelona en espacio logístico para gestionar la mercancía que proviene de este puerto", ha dicho, para añadir que le gustaría cerrar el acuerdo en el 2020 y empezar a operar en el 2021.

Se trataría de un puerto ubicado en una economía que va muy bien y es "muy sólida, un proyecto que, después, sería replicable con otros puertos, ha dicho.

La presidenta del Puerto de Barcelona ha recordado que la entidad sufrió una caída del 17,2% en el tráfico de mercancías en los cinco primeros meses del año -un 11,7 % hasta abril- y un descenso del 71,8% de pasajeros a causa de la pandemia del coronavirus.

Ha asegurado que esta situación ha tenido un "impacto importante" y que estos meses sin cruceros han supuesto que el puerto deje de ingresar unos 11 millones de euros.

Conesa ha insistido, además, que jugará "todas las cartas" para que la construcción del Museo Hermitage en la Nova Bocana del enclave portuario, a la que el Ayuntamiento de Barcelona se opone, sea una realidad.

El Puerto de Barcelona presentó a mediados de junio alegaciones a la negativa del Ayuntamiento a la construcción del Museo Hermitage en la Nova Bocana del enclave portuario: "Para nosotros, el proceso no está roto".