13 ago 2020

Ir a contenido

Instituciones europeas

Españoles en el difícil 'planeta Bruselas'

El fracaso de Calviño interrumpe la senda de mayor presencia europea abierta por Guindos, Borrell y Campa

En los últimos cinco años la participación española en puestos de alta dirección en la UE ha subido el 10%

Rosa María Sánchez

Nadia Calviño y Luis de Guindos conversan con el gerente del Mede, Klaus Regling, en junio del 2019.

Nadia Calviño y Luis de Guindos conversan con el gerente del Mede, Klaus Regling, en junio del 2019. / EFE / Julien Warnand

El desierto que durante una etapa del Gobierno del PP fueron los altos cargos de las instituciones europeas para representantes españoles va camino de repoblarse, pero cuesta. El fracaso de la candidatura española de Nadia Calviño para la presidencia del Eurogrupo constituye un jarro de agua fría en el proceso de recuperación que se inició de forma decidida en el momento en que el entonces ministro de Economía del PP, Luis de Guindos, fue designado para ocupar la vicepresidencia del Banco Central Europeo a partir del 1 de julio del 2018. Unos años antes, en el 2015, el propio Guindos también fue derrotado en su aspiración a presidir el Eurogrupo, como ahora le ha sucedido a Calviño.

Al alto cargo de Guindos en el BCE se suma la presidencia de la Autoridad Bancaria Europea (EBA) del español José Manuel Campa, desde el 1 de mayo del 2019. En un segundo nivel, el exdirectivo del Banco de España Jesús Saurina ha entrado a formar parte del consejo de la Junta Única de Resolución bancaria (JUR) desde febrero pasado y la exdirectora del Tesoro Emma Navarro ocupa la vicepresidencia el Banco Europeo de Inversiones (BEI) desde junio del 2018, conformando así una importante presencia española en Europa en materia financiera.

El plantel de cargos ‘top’ queda reforzado por la figura de Josep Borrell como Alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, recuperando así el rango de vicepresidente de la Comisión Europea que España había perdido desde el 2014, cuando Miguel Arias Cañete (PP) sustituyó como español a Joaquín Almunia (PSOE) en el colegio de comisarios.

'Ni catastrofismo, ni adanismo'

“En los últimos cinco años múltiples indicadores esenciales (personal total en las instituciones, o en la Comisión, personal de alta dirección en las instituciones, o jefes de unidad en la Comisión) ha habido aumentos de aproximadamente un 10% en la presencia española”, estima Pablo Rupérez Pascualena,  diplomático y consejero en la Representación Permanente de España ante la UE (Reper), en un reciente artículo publicado por el Real Instituto Elcano.

Haber tocado fondo con los Gobiernos de Mariano Rajoy; la mayor presencia internacional de su sucesor, Pedro Sánchez, como exponente además, de la socialdemocracia europea; el hueco que empieza a dejar Reino Unido en las instituciones europea, por el `brexit' y la imagen europeísta de España,  como país buen alumno de los requerimientos europeos tras la crisis financiera, han ayudado a recuperar parte del terreno perdido.

No obstante, en su artículo, Rupérez Pascualena se propone huir tanto del “catastrofismo o derrotismo” de quienes predican que “no pintamos nada en Europa, no hay españoles, no se hace nada, antes sí, ahora no”; como del “triunfalismo o adanismo del “ahora sí que pintamos en Europa, estamos mejor que nunca, ahora sí, antes no”.

El diplomático, además, propone distinguir entre “presencia e influencia”, porque en el ‘planeta Bruselas’ no cuenta solo el número, sino las tareas desempeñadas. Y aunque tiene gran relevancia el número de altos cargos ocupados (como pudieran ser los de Guindos, Borrell o Campa), cobran gran importancia el desempeño de otros cargos como direcciones y subdirecciones generales o jefes de unidad, sin contar la gran influencia que se ejerce desde los gabinetes de los comisarios y las direcciones generales, así como desde el liderazgo de los grupos políticos del Parlamento Europeo.

Cantidad y calidad

España ocupa en este momento las Direcciones Generales de Medio Ambiente (Daniel Calleja) y del Servicio Jurídico (Luis Romero), esta última de gran peso en la organización europea.  Otro español, Jaume Duch, está al frente de la Dirección General de Comunicación del Parlamento Europeo. También hay españoles en la Direccion General Adjunta de Presupuestos y en la de Clima, así como en la de Justicia y en de Competencia. Lourdes Acedo es Jefe de Unidad del Presupuesto Europeo 2021-2027. En el Parlamento Europeo, Irache García es jefe de la delegación socialista y Luis Garicano, vicepresidente del grupo liberal Renew Europe y Esteban González Pons, del grupo del Partido Popular Europeo.

Según Rupérez Pascualena, en cifras absolutas, "España es el cuarto país con mayor presencia en las instituciones europeas; por debajo de Alemania, Francia e Italia; pero por delante de los otros 23 Estados miembros”. Según sus cálculos, en términos absolutos habría más de 4.300 españoles en las instituciones (más de 2.500 en la Comisión) y en torno a 2.000 con categoría de Administrador (1.168 en la Comisión). Habría, además, aproximadamente 270 directivos españoles, de los cuales 110 estarían en la Comisión, teniendo 22 de ellos la categoría de altos directivos (senior managers). "En términos relativos la presencia española representa de forma general un 8% del personal en las instituciones", algo por debajo del índice guía del 8,9% que correspondería a un país como España. Además, desde la perspectiva de género, las mujeres representan un 50% del personal total español, y un 45% del personal directivo, superando ya el mínimo del 40% de presencia de mujeres en puestos directivos al que aspira la Comisión.