07 ago 2020

Ir a contenido

CAMBIOS EN LA DISTRIBUCIÓN

El comercio de proximidad capea mejor un inicio de rebajas de pocas ventas

La falta de turistas afecta más a los comercios del centro de Barcelona que al tejido comercial de las ciudades medianas, según datos de Comerç

Eduardo López Alonso

Carteles de rebajas en una tienda de moda del Portal de l’Àngel de Barcelona, este sábado.

Carteles de rebajas en una tienda de moda del Portal de l’Àngel de Barcelona, este sábado. / MARTÍ FRADERA

El comercio de proximidad catalán es el que está capeando mejor un inicio de rebajas con cifras de ventas menores que en años anteriores. La falta de turistas en los principales ejes comerciales es un lastre que impide optimismos en uno de los sectores más afectados por la pandemia. El teletrabajo y las reticencias  de los consumidores a gastar y desplazarse ha hecho que el inicio de la campaña de descuentos suponga de media una caída de la facturación de entre el 20% y el 30% con respecto a años anteriores. 

Según la directora general de comercio de la generalitat, Muntsa Vilalta, "en las últimas semanas ha habido un refuerzo del comercio de proximidad y las dinámicas han cambiado. Los consumidores han descubierto el comercio de proximidad y esa situación es una gran oportunidad para las ciudades de tamaño medio". Vilalta asegura también que los comercios están registrando un elevado ratio de conversión, porcentaje de los clientes que terminan comprando en su visita al comercio. En cualquier caso, Vilalta reconoce que la situación es muy distinta en el caso del centro de Barcelona, donde la dependencia del turismo es muy elevada.

Antes de la pandemia, más del 50% de los ingresos del comercio provenían del turismo (en algunos casos hasta el 80%). En la zona del paseo de Gràcia, el 38% de los ingresos los generaban los consumidores asiáticos. Según cálculos de la patronal Foment, se ha pasado de una alerta sanitaria a una alerta económica en el que 30.000 empleos están en peligro en Barcelona y el 25% del comercio del centro se ha visto obligado ya a cerrar. Foment ha cargado este miércoles contra las medidas de protección medioambiental de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que frena la afluencia de compradores que llegan a Barcelona procedentes de áreas limítrofes. Según cálculos de Foment, el 57% de las ventas se hacen a no residentes. 

La mejor posición de los comercios de proximidad puede ser un cambio relevante en unos momentos en los que la gran amenaza del tejido comercial catalán era la desertización. Según el censo comercial catalán existen al menos 96 pueblos en los que no existe ningún comercio y en más del 50% de las poblaciones hay menos de 10. Según la patronal Pimec, "en más de la mitad de los municipios de Catalunya el tejido comercial es débil y su futuro incierto.   

A pesar de la reactivación de las actividades y la vuelta a la denominada nueva normalidad, las cifras de ventas en los pequeños y medianos comercios están lejos de los niveles precovid. A escala española, una encuesta de la Confederación Española de Comercio realizada durante la primera semana de rebajas registró una caída de la facturación de entre un 20% y un 30% respecto al mismo periodo del año anterior, con variaciones según provincias y sectores de actividad, llegando al 50% en los territorios más dependientes del turismo.

Los descuentos no han sido aliciente suficiente en un sector marcado por los límites de aforo y la obligación de llevar mascarilla. "Los comerciantes necesitan eliminar el estoc y lo hacen sin apenas márgenes de beneficio", señaló Pedro Campo, presidente de la CEC. Según el mismo estudio, el gasto medio por persona se situará en estas rebajas en 90 euros. Por sectores, el más afectado es textil y calzado.

Otra tendencia que está influyendo en la menor afluencia de compradores a las tiendas es el auge del venta 'on line'. El 30% de las compras de artículos de lujo y alta gama se realizarán de forma 'on line' en el 2025, según datos de Bain&Co. El comercio online está siendo el salvavidas de muchas marcas y negocios de este sector ante la actual crisis provocada por el covid-19. Si el pasado año este canal supuso el 12% de las ventas mundiales totales, durante la pandemia ha crecido hasta el 16% y en los próximos cinco años doblará esa cifra.