05 ago 2020

Ir a contenido

polémica

Torra desata la ira patronal al anunciar 2,5 millones para las cámaras

El 'president' desempolva el proyecto legal que Foment y Pimec entienden que invade sus competencias

El presidente de Pimec, Josep González (izquierda), y el presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre (derecha); frente a la sede de la ’conselleria’ de Empresa de la Generalitat.

El presidente de Pimec, Josep González (izquierda), y el presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre (derecha); frente a la sede de la ’conselleria’ de Empresa de la Generalitat. / Cedida (El Periódico)

Nuevo pulso. El 'president' Quim Torra ha desempolvado el proyecto de nueva regulación de las cámaras de comercio catalanas que desató las iras de las patronales Foment del Treball y Pimec hace unos meses. En un acto con el Consell de Cambres, Torra ha anunciado que destinará 2,5 millones de euros a financiar estas entidades, uno de los aspectos que más crispó a las organizaciones empresariales.

El jefe del Ejecutivo catalán afirmó que un decreto ley regulará "la participación institucional" de estas entidades, la principal de las cuales, la de Barcelona, está gobernada por una mayoría independentista, con Joan Canadell como presidente. El proyecto legislativo funcionó como pegamento para unir los intereses de las dos grandes patronales catalanas. También "fijará su financiación estructural".

"Es una barbaridad". Esta es una de las primeras manifestaciones de esta misma tarde por parte de representantes de las patronales catalanas. En otros ámbitos han preferido no porunciarse por el momento. En todo caso, las organizaciones empresariales ven en esta norma un intento de otorgar a la cámaras una representatividad que no les corresponde. Foment y Pimec entregaron a la 'consellera' Àngels Chacón, de la que dependen las cámaras, un informe jurídico para demostrar que la legislación prevista por el Govern incurría en presuntas ilegalidades.

Competencias 

El informe, elaborado por el abogado Manuel J. Silva, constataba que la propuesta del Consell de Cambres con propuestas para incluir en el texto legal previsto por el Govern, vulneraba competencias propias de las patronales. Los presidentes de ambas entidades, Josep Sánchez Llibre y Josep González, acudieron a la sede de la Conselleria de Empresa para entregarle personalmente a la 'consellera' el informe.

Este proyecto tensionó la relación con el Consell de Cambres y, en especial, con la Cambra de Barcelona. Torra en el marco de la comisión para elaborar el plan para la reactivación económica y social (Coreco),  ha asegurado que el texto previsto "regulará el papel institucional" e "implicará una mayor representatividad" de las cámaras.

Fuentes de la conselleria d'Empresa han explicado que este decreto ley, que está previsto que el Govern apruebe a final de mes, no descarta que s evaya a elaborar una ley de cámaras nueva. En todo caso el decreto se centra en los dos aspectos más polémicos: la representación institucional y la financiación.

La exposición de motivos del borrador de decreto justifica su "urgencia" en "las adversas circunstancias económicas derivadas de la pandemia del covid-19". Estas, agrega, "hacen especialmente necesario que el Govern disponga de las cámaras y de su Consell General en tanto que entes colaboradores de la Administración para acercar a empresas y autónomos de todo el territorio las iniciativas de recuperación económica definidas por el Govern y que las cámaras directamente puedan implementar en el ejercicio de sus funciones púbicas".

Una vez aprobado por el Ejecutivo catalán el decreto deberá ser ratificado por el Parlament en el plazo de 30 días. Fuentes del propio Govern admiten que será difícil lograr una mayoría que salga adelante porque "está muy politizado".