08 jul 2020

Ir a contenido

crisis industrial

Nissan comienza a negociar el cierre y sus proveedores ya estudian despidos

La firma japonesa comienza formalmente las conversaciones con los sindicatos para un expediente de extinción

Las empresas de complementos comunican las primeras afectaciones, a la espera de qué condiciones plantee el gigante asiático

Gabriel Ubieto

Manifestación de trabajadores de la Nissan, en contra del cierre de sus factorías en Catalunya. 

Manifestación de trabajadores de la Nissan, en contra del cierre de sus factorías en Catalunya.  / Joan Cortadellas (El Periódico)

Nissan comienza este martes oficialmente a negociar las condiciones de salida de los 3.000 trabajadores que están empleados en sus factorías de Zona FrancaMontcada i Reixac y Sant Andreu Arenal. En paralelo, el amplio cinturón de empresas de proveedores que hasta ahora han vivido, en mayor o menor medida, como parte de la cadena de producción del gigante asiático también ultiman sus propios procesos. Pues a los 3.000 empleos directos de la firma de origen japonés se añade unos unos 17.000 indirectos que tienen pendiente decidir también el futuro de sus plantillas. Empresas como Tetry o Magneti Marelli ya han comunicado a sus trabajadores los primeros despidos colectivos.

Las negociaciones de los eres de Nissan en Catalunya comienzan formalmente este martes y con ello se recrudece la conflictividad laboral. Las plantillas catalanas suman 57 días en huelga indefinida y hoy una delegación de trabajadores se ha desplazado hasta la factoría de Nissan en Cantabria. Su intención es romper la cadena de suministros que desde ahí proveen a las fabricas francesas de Renault, el socio de la alianza. En Cantabria prometió Nissan la semana pasada invertir 40 millones de euros para mantener la viabilidad de la planta y atajar las movilizaciones sindicales. "A nosotros el año pasado nos prometieron 70 millones para la planta de pintura", recuerda un dirigente sindical catalán.

Las negociaciones en Nissan comienzan este martes, aunque oficialmente no hay en las oficinas del Departament de Treball ningún expediente presentado; según confirman fuentes del Departament. Es decir, la empresa comienza el proceso, pero entra en el plazo administrativo de 30 días que implicaría formalizar el ere. No hay plazos, por lo tanto, para las conversaciones más allá de los que la propia empresa se marcó, al anunciar que pretendía tener las factorías catalanas cerradas para inicios del 2021.

Los proveedores preparan el terreno

El cinturón de empresas de proveedores de Nissan todavía no tiene comunicación oficial de los planes de cierre del gigante. "Hasta que no acabe el período de consultas con los representantes de los trabajadores, no podemos comunicar nada" explican fuentes de Nissan. La documentación que hoy entregue la firma para justificar su expediente será el disparo de salida de un terremoto laboral en el sector de la automoción catalán. Que tendrá su epicentro en el Baix Llobregat y el Barcelonés.

Los 500 trabajadores de Acciona que prestan servicios de limpieza directamente en las tres plantas catalanas están a la espera de comenzar a negociar un expediente, según cuentan fuentes del comité de empresa. Otras, como Segula Procesos, Magna, Lear o Comsa, también están a expensas de finiquitar sus plantillas una vez el gigante asiático les comunique las condiciones del cierre. La cuantía de las indemnizaciones que se acaben llevando los trabajadores de las subcontratas dependerá, en gran medida, de las condiciones que marque la empresa principal.

Otras, como Tetry, en Girona, ya han comunicado a su plantilla que el cierre conllevará despidos. El presidente del comité de empresa y miembro de la UGT, Joan Abelló, explica que la dirección ya les ha avanzado que, de los 200 empleados, unos 40 serán despedidos antes de acabar el año. La compañía, a preguntas de este medio, ha declinado realizar declaraciones. Magneti Marelli también prepara 57 despidos de los 170 trabajadores de su centro en Zona Franca. Este martes comienzan en Madrid las negociaciones sobre los mismos, según cuentan fuentes sindicales.