28 oct 2020

Ir a contenido

Gran Industria

El Gobierno crea un fondo de 200 millones anuales para abaratar la luz de la industria

La creación de esta reserva supone el paso previo para aprobar el Estatuto de la Industria Electrointensiva

Sara Ledo

María Jesús Montero, en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros Extraordinario.

María Jesús Montero, en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros Extraordinario. / DAVID CASTRO

El Gobierno avanza en su objetivo de abaratar la luz de las grandes empresas consumidoras de energía, la denominada industria electrointensiva. El Consejo de Ministros ha dado luz verde este viernes al paso previo a una norma 'adhoc' para este tipo de consumidores (Estatuto de la Industria Electrointensiva) con la creación de un fondo de hasta 200 millones de euros anuales durante un periodo de tres años para asegurar contratos de compra venta de energía entre generadores renovables y empresas industriales.

"Su creación va  a constituir un factor relevante de localización industrial y competitividad en nuestro país", ha anunciado este viernes la ministra portavoz, María Jesús Montero, después de que la aprobación de este fondo de reserva se cayese el pasado martes de la reunión habitual de ministros. Reyes Maroto había anunciado el lunes que este fondo se pondría en marcha al día siguiente.

El objetivo del fondo es ayudar a mejorar la competitividad de la industria electrointensiva que lleva años quejándose de los altos costes energéticos de España que lastran su actividad. Y que han provocado en algún caso la deslocalización de grandes multinacionales como Alcoa o Vestas que, entre los motivos del cierre de sus plantas, establecieron las diferencias de precios de la energía de España respecto a Francia o Alemania. Así, el Gobierno avalará a las empresas que firmen PPAs (acuerdos de compra venta de energía) directamente a productores de plantas fotovoltaicas y eólicas.

Un mecanismo con el que se establece un precio fijo durante un tiempo más o menos largo (al menos 5 años), lo que permite al consumidor tener un precio más barato que el que se podría encontrar en el mercado –en situaciones normales, fuera de esta época excepcional de coronavirus en la que el precio de la energía esta extraordinariamente bajo-- y además puede predecir costes. Según las previsiones del Ejecutivo, este tipo de contratos supondrían una rebaja media en el recibo eléctrico de la gran industria de 6 euros el megavatio-hora.

Esta fórmula sirve para abaratar la factura de la luz de las grandes industrias, pero al mismo tiempo impulsa la generación de energía renovable ante el aluvión de instalaciones previstas en la próxima década, pues el borrador del Estatuto (a falta de su versión definitiva) obliga a la industria a que un 10% de su consumo anual provenga de este tipo de contratos para poder beneficiarse de otras ayudas incluidas en el texto, como la compensación de hasta el 85% de los cargos que forman parte del recibo de la luz.