08 ago 2020

Ir a contenido

Pacto in extremis

El Gobierno cierra con la patronal y los sindicatos la prórroga de los ertes hasta septiembre

Trabajo logra el consenso con los agentes sociales para una tercera renovación, con un mayor nivel de cobertura e incorporando una clausula en caso de rebrote

La Seguridad Social habilita 11.000 millones de euros para costear el ahorro de cotizaciones hasta septiembre para las empresas

Gabriel Ubieto

El presidente de CEOE, Antonio Garamendi (izquierda), conversa con la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz (derecha), en los pasillos del Congreso. / EFE / KIKO HUESCA / VÍDEO: EFE

El Gobierno ha logrado cerrar este jueves con el acuerdo de patronal y sindicatos la prorroga de los ertes de la covid.  Esta alarga los incentivos hasta el 30 de septiembre, contempla mantener gran parte de las ayudas a los expedientes de suspensión total e incorpora un claúsula en caso de rebrotes. La recta final de la negociación ha sido de alta intensidad y el Ejecutivo ha tenido que subir significativamente su oferta para poder consensuar un acuerdo "equilibrado", según ha definido la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. Cerca de 2,2 millones de trabajadores que se encuentran actualmente en un expediente de suspensión estaban a expensas del pacto oficializado este jueves y que tenía el 30 de junio como fecha límite. "Pueden estar hoy un poco más tranquilos", ha afirmado en rueda de prensa la minstra. 

Los equipos del Ministerio de Trabajo y del de Seguridad Social ha conseguido finalmente atraer a la CEOE al acuerdo que ya tenía encarrilado desde el miércoles por la noche con los sindicatos. La fumata blanca se ha hecho oficial a primera hora de la tarde de este jueves, cuando la CEOE ha comunicado formalmente su 'sí' a la propuesta. Esta mejora las condiciones de la última prorroga, con una mayor cobertura de los expedientes parciales e incorpora nuevas garantías de mantenimiento de la ocupación.

El cuórum no ha sido fácil y es que el calendario de Trabajo pasaba por tener aprobado desde el pasado 16 de junio el acuerdo que se ha acabado cerrando este jueves. Y uno de los motivos de la delicadeza de las negociaciones es el elevado coste para las arcas públicas. Solo en exoneraciones de cotizaciones a la Seguridad Social entre marzo y ahora septiembre, el erario tendrá que disponer de cerca de 11.000 millones de euros, según ha explicado el ministro José Luís Escrivá. A lo que cabe añadir el pago de las prestaciones por desempleo, que actualmente bordean los 3.000 millones al mes.

El acuerdo se ha hecho esperar, aunque finalmente Trabajo ha conseguido tirar adelante una tercera prórroga de los ertes con la imagen de unidad entre patronal y sindicatos de una pieza. La foto gana enteros que se rubrique este mismo viernes en un Consejo de Ministros extraordinario. Al que también irá la renovación de la prestación por cese de actividad y otras ayudas para el colectivo de trabajadores autónomos, oficializado dicho pacto este mismo jueves. Ambas cuestiones vencían el próximo 30 de junio y cuyo horizonte el Gobierno consigue salvar con sendos pactos del diálogo social. 

No ha sido fácil y en las últimas 48 horas Trabajo y Seguridad Social han tenido que subir hasta en dos ocasiones su oferta para atraer a sindicatos y empresarios. Especialmente para seducir a estos últimos. Hasta el punto de que las condiciones finales del acuerdo incluyen mayores exoneraciones para las empresas de lo que contemplaba la anterior pórroga cerrada en mayo. El secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha calificado de "muy positivo" el pacto, ya que este refleja que "en momentos de máxima dificultad hay agentes sociales y económicos capaces de ponerse de acuerdo". Por su parte, UGT ha manifestado en un comunicado que este pacto "asegurará el mantenimiento de millones de empleos y es un paso adelante fundamental para la reconstrucción social y económica de España". "Una vez más los agentes sociales nos dan ejemplo", le ha reconocido la ministra de Trabajo a sindicatos y patronal.

Las cifras del acuerdo

La Seguridad Social ha impuesto su criterio de incentivar en mayor medida a las empresas que están todavía en erte pero que desafectan a trabajadores, un criterio que no comparten ni sindicatos ni patronal. Pero lo ha hecho a costa de mejorar sus condiciones. Las empresas, tanto si están en un erte parcial por fuerza mayor o por causas objetivoas, dejarán de pagar entre el 60% y el 40%, según su dimensión, por las cotizaciones de cada trabajador sacado del erte. Ahora en junio ese ahorro era de entre el 45% y el 30%. Y en el caso de los trabajadores que continuen en erte, la exoneración será de entre el 40% y el 25%. Hasta septiembre o hasta el levantamiento total del expediente.

La CEOE salió del anterior acuerdo de renovación de los ertes con fisuras internas y su posición en esta ocasión se ha hecho esperar más. "Consultados los órganos de Gobierno este jueves, se ha dado un apoyo unánime a la propuesta, en tanto que presenta importantes avances respecto a la propuesta inicial", reza el escueto comunicado de la patronal.

Ahí ha movido ficha Trabajo manteniendo los ertes de fuerza mayor total, que en la fase inicial de las conversaciones pensaba retirar. A estos se les aplicará una exención en las cotizaciones empresariales del 70% en julio, del 60% en agosto y del 35% en septiembre en el caso de empresas con menos de 50 trabajadores. Para las empresas con plantillas mayores, la exoneración de cuotas será del 50% en julio, del 40% en agosto y del 25% en septiembre. Otra garantía que Trabajo añadió en los compases finales de la negociación es una clausula en caso de rebrote, que permitirá a una empresa cerrada por orden sanitaria volver a un erte de fuerza mayor. 

Veto a las horas extras y a la subcontratación

Las condiciones de salvaguarda del empleo que ha planteado el Gobierno como contrapartida a esa inversión de recursos públicos han sido otro de los 'huesos' de la negociación. Al veto a los despidos durante seis meses (bajo pena de devolver las ayudas a los ertes), Trabajo ha añadido en esta ocasión nuevas condiciones. Las compañías que continúen en erte no podrán plantear horas extras, ni subcontratar o externalizar parte de su actividad principal durante el mismo. También tendrán la obligación de prórrogar los contratos temporales que venzan durante el erte el tiempo equivalente a la duración del mismo. Elementos que han defendido como imprescindibles los sindicatos.

Los empresarios entienden que estas cláusulas de garantía del empleo son un lastre para sus compañías, pues pese a las facilidades para acogerse a un erte habilitadas por el Gobierno y a costa del erario público, consideran que habrá empresas que necesitarán recurrir a despidos para cuadrar balances antes de finalizar el año. No obstante, finalmente se ha impuesto el consenso y el diálogo social consigue un nuevo pacto en los últimos cuatro meses, tras la subida del salario mínimo y las dos prorrogas anteriores a los ertes de la covid.

El acuerdo también contempla que las prestaciones por desempleo asociadas a los ertes (que se conceden sin necesidad de cumplir el periodo de carencia y que mantienen el 'contador a cero') se extenderán hasta el 30 de septiembre. Excepto en el caso de los trabajadores fijos discontinuos, para los que estas se prolongarán hasta el 31 de diciembre.

La prórroga será hasta el 30 septiembre, pero la patronal y los sindicatos abogan por volver a revisar los contenidos del acuerdo para barajar la posibilidad de renovarlos por cuarta vez.