30 oct 2020

Ir a contenido

Relaciones laborales

Frente amplio de riders y entidades sociales para acelerar la ley del trabajo en plataformas

RidersXDerechos une a organizaciones como Jóvenes de CCOO, ELA u Oxfam Intermon para presionar al Gobierno para que acelere la aprobación de una nueva normativas

Gabriel Ubieto

Frente amplio de riders y entidades sociales para acelerar la ley del trabajo en plataformas

ACN / NAZARET ROMERO

Los trabajadores de plataformas a favor de acabar con el actual modelo de autónomos que impera en muchas empresas del sector amplían sus alianzas ante la  nueva ley que preparan desde los despachos del Ministerio de Trabajo. La ministra, Yolanda Díaz, ha sido hasta ahora clara con sus intenciones: las plataformas no pueden significar menos derechos laborales para sus trabajadores. Y por ahí quieren presionar RidersXDerechos, asociación que lleva defendiendo desde hace casi cuatro años que figuras como los repartidores de Glovo o Deliveroo actúan como falsos autónomos y que debieran estar dados de alta como trabajadores por cuenta propia. Para ello han cerrado un documento de apoyo con la participación de sindicatos como Jóvenes de CCOOELA o CGT, organizaciones civiles como Oxfam Intermon o Facua y plataformas la Marea Blanca.

Un criterio que no comparten ni las empresas ni parte de las asociaciones de ‘riders’, que a su vez preparan movilizaciones para intentar que la nueva 'ley rider' no desmonte el modelo laboral en el que actualmente operan dichas compañías.

En aras de ese choque, RidersXDerechos ha trazado una alianza con más de 50 firmantes. Este frente 'pro laboralidad' exige al Ministerio de Trabajo que "lejos de crear una nueva figura o regular una nueva relación especial, consiga evitar que se produzcan interpretaciones contrarias a la laboralidad", sostiene el comunicado de RidersXDerechos, al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO. Pues que un ‘rider’ sea asalariado o autónomo implica diferencias significativas a nivel de condiciones laborales.

Los costes de la prestación del servicio (desde el teléfono móvil hasta la bicicleta o la cuota de autónomos) corren a costa del repartidor y la empresa no se responsabiliza de unos costes fijos que otras firmas del sector, como las de reparto tradicionales, sí asumen. UGT, en este sentido, tasó en 168 millones de euros los que deja de ingresar la Seguridad Social a raíz de este modelo. "No podemos permitir que, a través del fraude y con la coartada de la transformación digital de la economía, se pongan en peligro los servicios públicos y el estado de Bienestar", reza el manifiesto.

La acción sindical de RidersXDerecho ha apretado hasta ahora en la línea de la laboralización, con un flujo de sentencias en toda España (más de 20 y con fallos de los tribunales superiores de Catalunya o Madrid, entre otros) que mayoritariamente les han dado la razón. Inspección de Trabajo ha sido mucho más contundente y allá donde ha intervenido a levantado requerimientos, en ocasiones millonarios, a firmas como Glovo o Deliveroo. “Hoy somos las y los repartidores, limpiadoras, conductores, psicólogas, cuidadores… y mañana puede ser la mayoría de puestos laborales si no frenamos este lamentable fenómeno que van imponiéndonos bajo una retórica de innovación y flexibilidad”, sostiene el comunicado de RidersXDerechos.

Los 'pro autónomos' también se movilizan

El actual modelo de plataformas basado en trabajadores autónomos elude ciertas responsabilidades que son apreciadas por parte del sector. Y es que inicialmente las ‘apps’ de reparto permitían a un repartidor acumular un elevado número de horas a la semana, sin las restricciones que implicaría un convenio colectivo. Ello, sumado al bajo coste de la cuota de autónomos durante los primeros meses, permiten unos ingresos que pueden ser superiores a los que perciben trabajadores de empresas tradicionales. Donde el salario mínimo interprofesional es uno de los más frecuentes. La figura del autónomo también encuentra menos trabas en uno de los fraudes habituales en la economía de plataformas: el compartir cuentas entre varios trabajadores, no todos necesariamente dados de alta en la Seguridad Social o con permiso de trabajo.

Es esa "flexibilidad" la que invocan otras asociaciones de autónomos agrupadas bajo el movimiento "Repartidores unidos". Una plataforma creada "de improvisto el 1 de julio tras la difusión de la noticia sobre una reunión del Ministerio de Trabajo con Sindicatos que manifestaron ser la voz de los Repartidores de las Plataformas Digitales", según consta en su página web. El próximo 26 de junio esta asociación ha convocado manifestaciones en Madrid, Barcelona, Gijón, Oviedo y Palma para exigir al Gobierno que no explicite por ley la laboralidad de los ‘riders’.