24 sep 2020

Ir a contenido

TURISMO DE INTERIOR

Se busca casa rural con piscina

El turismo rural gana enteros este verano y los precios se mantienen pese al incremento de los costes por las medidas sanitarias

El alquiler de autocaravanas, bungalós y barcos con patrón han incrementado también los clientes que huyen de masificaciones

Carme Escales

La propietaria de Can Gual Agroturisme, en l’Ametlla del Vallès, muestra la piscina y las diferentes zonas que pueden disfrutar los clientes que acaban de llegar.

La propietaria de Can Gual Agroturisme, en l’Ametlla del Vallès, muestra la piscina y las diferentes zonas que pueden disfrutar los clientes que acaban de llegar. / JOSEP GARCIA

Casa independiente con piscina privada es el producto estrella en las reservas de julio y agosto. “Definitivamente, el turismo rural es el ganador este año, el que puede salir más beneficiado de esta situación post-covid. La gente busca tranquilidad, sin masificación, donde haya menos exposición y eso una casa para disfrutar la familia, con piscina, lo garantiza.

Turismo de interior

Y es a la vez una oportunidad para descubrir el turismo de interior”, afirma el vicepresidente del Patronat de Turisme Costa Brava Girona, Jaume Dulsat. Tere Vilà, gerente de Turisme Rural Girona, confirma que  para julio tienen un 84% de reservas y para agosto están ya en el 92%. Los precios, de 25 a 30€ por persona y día, no se han modificado. Y la media de las reservas es de 7 días, aunque en algún caso se han alquilado casas por un mes completo. El 60% de clientes son del área metropolitana de Barcelona, el 25% de Catalunya el 10% estatales y el 5% de Francia o Gran Bretaña. “El alojamiento rural independiente (ARI) es la modalidad más demandada, porque reúne lo que busca la gente este año: privacidad sin espacios comunes”explica Vilà.

En la demarcación de Lleida también son las casas con piscina las primeras que “están colgando el cartel de completo”, según el presidente de la Federació del turisme rural i l'agroturisme de les Terres de Lleida, Jaume Ramon. “Sobre todo en la montaña, muchos alojamientos tanto en julio como en agosto se aproximan a su máxima ocupación. Y, aunque hace tiempo que trabajamos con precios muy contenidos y las medidas de la pandemia han hecho incrementar los costes de un servicio con garantías higiénicosanitarias, mantenemos precios”asegura Ramon.

Alta ocupación

Tomàs Garcia, copropietario de Can Gual Agroturisme en l'Ametlla del Vallès, mostrando unas calabazas a unos clientes de Cornellà de Llobregat / JOSEP GARCIA

Desde la Confederació del Turisme Rural i l’Agroturisme de Catalunya (Turalcat), que representa a unos 500 turismos rurales de Barcelona y Lleida, esperan alcanzar y tal vez incluso superar el 90% de la ocupación este verano. Y afirman también que los precios se han mantenido en general, “aunque el esfuerzo de limpieza y desinfección por la situación sanitaria que vivimos se triplica”puntualiza la directora de Turalcat, Montserrat Coberó.  Desde la Conca de Barberà, Núria Albà, propietaria del turismo rural de Senan, Ca la Nuri, explica que tanto julio como agosto lo tienen todo prácticamente ocupado, "en gran parte por clientes valencianos, solo en algún caso son extranjeros, como unos ceramistas holandeses que repiten y que este año de momento mantienen su reserva, en este caso para septiembre”

Franceses y holandeses, clientes habituales de la casa rural Cal Drac, en Puigdàlber, tampoco han anulado sus reservas para este verano, según confirma la dueña Àngels Mitjans, que hasta el 25 de agosto tiene ocupado su alojamiento rural para cinco personas en el Alt Penedès.

Bungalós, autocaravanas y embarcaciones

Campings como el Rifort de l’Estartit, de las hermanas Carme y Pilar Ferrer, también esperan a su clientela habitual, muchos de ellos extranjeros que pasan gran parte de sus veranos en la Costa Brava, año tras año. “Los franceses no han anulado, pero holandeses e ingleses esperan. En Holanda parece que los están asustando bastante sobre la situación de riesgo en las playas aquí. Y a los ingleses los obligan a hacer cuarentena al regresar, por lo tanto quieren ver si se suavizan en su país las advertencias”.

El presidente de Campings Tarragona, Joan Antón, también se mostró optimista de cara a este verano especial. “La respuesta del cliente catalán, estatal y del País Vasco está siendo muy buena para nuestro sector que se consolida así como una modalidad de turismo seguro”declaró Antón. Precavido, sin embargo, porque hasta que no se ha llegado al final del estado de alarma no se han reactivado las reservas.

Eso sí, no prevén de momento alcanzar el 85% habitual de un mes de julio y un 95% de agosto porque faltará gran parte del turista extranjero que viene a ser la mitad de los clientes del camping en Tarragona (75% en lugares como Salou), más teniendo en cuenta que la flexibilización de las condiciones de anulación de reservas puede hacerlas variar hasta el último momento. Jaume Dulsat, de Turisme Costa Brava Girona, también es cauto a la hora de avanzar resultados, “el turista de proximidad, francés eminentemente, sí puede decidir a última hora bajar a las playas catalanas, pero la Costa Brava es un mercado receptivo y por mucho que el turista de Catalunya se quede este verano aquí no equilibrará nunca todo lo que recibimos. En cambio, la hostelería, el turismo interior de Gran Bretaña y Alemania, sí resultarán beneficiados este año”comenta Dulsat.

Campañas institucionales como la de Terres de Lleida, Ara Lleida, tant i tan a prop se han centrado en el cliente catalán, con optimismo, reforzando una marca de destinación de proximidad y constatando reservas más largas este año.

Gran demanda de autocaravanas

Y autocaravanas y embarcaciones para familias marcan la diferencia este año en las peticiones a agencias de turismo como Panda Viatges de Vilafranca del Penedès. “El turismo rural triunfa, pero también el alquiler de embarcaciones con patrón y otros servicios”, destaca su propietaria, Cristina Almirall. 9.000 agencias como la suya mueven en España entre 70.000 y 80.000 empleos.

Desbordados por la gran demanda de autocaravanas, tanto de compra como de alquiler, el sector de las casas sobre ruedas augura un 90% de ocupación, según Ramon Terradellas, empresario de un sector en el que muchos este verano se estrenarán como usuarios.

Un fenómeno similar se está dando en la náutica. “Sobre todo nos contacta gente novel, familias que quieren probar esta aventura de contacto con la naturaleza y segura, lejos de masificaciones y una media de 7 días, de sábado a sábado”declara Sergi Alós de la agencia especializada en alquiler de barcos en l’Estartit, Top Sailing Charter, con unas 1000 embarcaciones en el Mediterráneo. Los precios, de 80 a 95€ por persona y día para un velero o catamarán para cinco personas con patrón.

Temas Turismo