28 oct 2020

Ir a contenido

medidas de apoyo a un sector estratégico

El Gobierno anuncia un plan de ayudas al automóvil con 3.750 millones

La propuesta inyectará 250 millones estatales y 250 millones más de las marcas para cambiar el coche, incluyendo que sea diésel, híbrido o de gasolina

El Moves II (coches eléctricos) se une al plan general y se verá ampliado hasta 100 millones de euros, además de ampliar la infraestructura de recarga

Xavier Pérez

El Gobierno destinará 3.750 millones al plan de apoyo al automóvil. En la foto, línea de producción en la planta de SEAT en Martorell. / SEAT / VÍDEO: EUROPA PRESS

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado que este lunes se presentará el plan integral de ayuda al sector de la automoción, dotado con 3.750 millones de euros para la renovación del parque de vehículos y avanzar en la transición ecológica. El plan movilizará unos 1.535 millones de euros desde este ejercicio y alrededor de 2.210 millones desde el año próximo. El Consejo de Ministros del martes debería aprobar la propuesta.

El nuevo plan se articulará en cinco bloques con medidas tanto a corto como a largo plazo incluyendo la renovación del parque de vehículos (que tiene una media superior a los 12 años), la inversiones y las reformas normativas para impulsar la competitividad, la I+D+i, una nueva fiscalidad y acciones en el marco de la formación y la cualificación profesional de los empleados del sector.

El plan se dirigirá «especialmente» para la compra de vehículos eléctricos y con ayudas para que las familias con menos recursos no se queden «atrás», según aseguró Sánchez. Los españoles que quieran acogerse a este plan dispondrán de una bolsa de 450 millones en ayudas, que se ejecutarán a partir de este mes de junio. De esta cifra 100 millones se destinarán para completar el Plan Moves (coches eléctricos), 250 millones para la compra directa de todo tipo de vehículos independientemente si son diésel, gasolina, de gas o híbridos, y otros 100 millones para renovar el parque de la Administración y adquirir modelos sin emisiones. El resto (2.690 millones) se destinará a medidas estructurales. 

Los fabricantes también ponen dinero

Para afrontar la renovación del parque, los fabricantes del sector encabezados por Anfac (Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones), también aportarán su granito de arena (económico) tal y como ya hicieran en anteriores planes (Pive y Prever) de ayuda directa a la compra. El pacto al que han llegado con el Ejecutivo apunta que ofrecerán el mismo importe que aporte el Gobierno, es decir, 250 millones por lo que se contará con 500 millones de euros para sustituir coches antiguos por modelos nuevos sea cual sea su motor de propulsión.

Para poder acceder a las ayudas de este nuevo plan de demanda, los turismos adquiridos no podrán tener un precio de más de 35.000 euros y de 45.000 euros en el caso de personas con movilidad reducida o de vehículos con etiqueta 'Cero' emisiones de la DGT. Las ayudas se distribuirán de forma diferente en función de las emisiones del vehículo adquirido y se aplicará un apoyo extra al achatarramiento de vehículos con una antigüedad de más de 20 años, así como a las personas con movilidad reducida y a los hogares con ingresos mensuales de menos de 1.500 euros.

Además, los fabricantes se comprometen a una producción de hasta 800.000 vehículos electrificados (eléctricos puros e híbridos) en España para 2030, a trabajar para la adjudicación de nuevos modelos electrificados en las plantas españolas,asi como a impulsar la infraestructura de recarga de vehículos eléctricos, con la intención de alcanzar 340.000 puntos de recarga en España para 2030 y 830.000 puntos de cara a 2040.

Investigación, desarrollo y formación

Un total de 415 millones se destinarán a I+D+i que aumente la competitividad y la flexibilidad del sector. Estos 415 millones de euros se reparten en 25 millones de euros para innovación en el campo del hidrógeno, otros 30 millones para proyectos de innovación industrial en movilidad sostenible (Moves Singulares), así como en 260 millones para la mejora de la conectividad y otros 100 millones para la compra de infraestructuras de movilidad.

La parte más importante del plan serán los 2.690 millones de euros que se destinarán a inversiones orientadas a impulsar la competitividad del sector de forma que la industria se adapte a las nuevas demandas por parte de los mercados y de los clientes. Según apuntan desde Europa Press, 390 millones de euros se inyectarán en la flexibilización temporal de los préstamos del Plan Reindus, impulsado por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, al tiempo que 500 millones recaerán en la Línea ICO para financiar vehículos comerciales e industriales profesionales.

La última de las patas del nuevo plan tiene previsto aportar 90 millones de euros en el ámbito de la formación, con 25 millones para un plan de actualización de las cualificaciones profesionales del sector y otros 15 millones para una campaña de acreditación de competencias profesionales. También se destinarán 5 millones de euros desde el año que viene a fomentar la formación en nuevas tecnologías y 45 millones de euros hasta 2024 en un plan integral de formación en diferentes habilidades vinculadas con el sector.

Dos millones de trabajadores

El jefe del Ejecutivo recordó que la automoción representa una décima parte del PIB nacional y también una gran proporción de las exportaciones, al tiempo que da empleo a 650.000 personas de forma directa y a unos dos millones de personas de manera indirecta.

Sánchez subrayó, a su vez, la importancia de la transición ecológica y destacó que la emergencia climática es uno de los principales desafíos a los que nos enfrentamos, por lo que indicó que este programa, en el que ha trabajado junto con el sector, dará respuesta a este reto.

"Los vehículos del futuro"

Según el presidente del Gobierno, el objetivo de este plan de impulso al automóvil es acompañar al automóvil en la transición a una "movilidad sostenible y conectada" dirigido a toda la cadena de valor industrial para que mantenga su competitividad, en línea con los compromisos medioambientales adquiridos en el entorno nacional y en el comunitario.

"Los vehículos del futuro se parecerán muy poco a los del pasado en lo que se refiere a la incidencia en el medio ambiente", señaló Sánchez, al tiempo que añadió que este programa cuenta con inversiones, al tiempo que estimulará la investigación, se reformará la fiscalidad para aumentar la competitividad y se apoyará la formación y la cualificación en la industria.

Cero emisiones en el 2050

Este programa, que se dará a conocer este lunes al sector en el palacio de la Moncloa, no nace, según Sánchez, con la meta de retroceder a tiempos pasados, sino que facilitará la renovación del parque automovilístico nacional de cara al objetivo de alcanzar un parque 'cero emisiones' en el 2050. "Estamos trabajando para que en el futuro tengamos mejores vehículos, más sostenibles, ciudades más limpias, con un empleo de mayor calidad y con un sector mucho más competitivo", señaló el presidente del Gobierno.

Paralelamente, y para contribuir a una mejor información medioambiental con impacto directo sobre este nuevo plan de ayudas, desde la Dirección General de Tráfico (DGT) se procederá a valorar una actualización de las etiquetas medioambientales, a través de un acuerdo con el sector y el resto de agentes, para tener lista una propuesta en este sentido antes de final de año. Desde el organismo de tráfico hace tiempo que tienen muy clara la evolución tecnológica que han experimentado los vehículos y con ello buscará catalogar de una forma más adecuada las innovaciones experimentadas en el marco actual, aunque existe la posibilidad de añadir nuevos distintivos. Algo reclamado también desde el sector para ser considerado en el nuevo plan del Gobierno.