05 jul 2020

Ir a contenido

las caras del paro

Emma Dahlmann: "Vuelvo al trabajo, pero he estado 2 meses sin cobrar el Erte"

Un error administrativo y la imposibilidad de comunicarse con las Administraciones han impedido que esta empleada de una empresa de alquiler de coches cobrara una prestación a la que tenía derecho

Guillem Tapia

Emma Dhalmann, empleada de una agencia de alquiler de vehículos.

Emma Dhalmann, empleada de una agencia de alquiler de vehículos.

A falta de reincorporarse a su puesto de trabajo y ver in situ cómo está la situación, Emma Dahlmann calcula que, en comparación con antes de la pandemia, a lo sumo serán un 25% del equipo en la oficina, mientras que el resto seguirán de Erte. La semana pasada algunos de sus colegas la avisaron de que su empresa -una multinacional líder en alquiler de vehículos- ya estaba contactando con ellos para comenzar a trabajar la primera semana de junio, así que ella también se ofreció para volver. Debido a un problema administrativo, Emma no ha recibido ni un euro de la prestación pública por Erte, de modo que recuperar su empleo era una necesidad urgente para ella.

“Comunicarse con las Administraciones ha sido una odisea, y todas 'se pasan la pelota' las unas a las otras. Además, a pesar de que llevo 9 meses trabajando en Barcelona, no tengo el Número de Identidad Extranjero (NIE) debido a un error administrativo. Al parecer, sin NIE no hay prestación, y ahora mismo era imposible conseguirlo”, relata Emma. “Para cobrarme durante casi 1 año todos los impuestos de mi nómina no hubo ningún problema en que no tuviera el NIE”, comenta la joven visiblemente molesta. En los dos últimos meses -asegura-, el único dinero que ha recibido ha sido el 10% del sueldo con el que su compañía complementa el Erte de los trabajadores.

Un sector muy afectado por el Covid

La crisis del Covid-19 ha provocado que la movilidad caiga en picado, y esta circunstancia ha impactado de lleno al sector de alquiler de vehículos. A pesar de que Emma es danesa y trabaja para el mercado escandinavo -donde las normas de confinamiento no han sido tan estrictas ni duraderas como en España- su empresa ha llevado a cabo fuertes recortes de plantilla, y muchos de sus compañeros que también trabajaban para los países nórdicos han perdido el empleo.

Ahora, con la progresiva vuelta a la normalidad, está repuntando la demanda de personas que quieren alquilar un coche para marcharse unos días de vacaciones y de empresas que necesitan incrementar sus flotas de vehículos de renting para adecuarlas al mayor volumen de actividad. A pesar de la incipiente reactivación del sector en las últimas semanas, todavía deberán pasar muchos meses hasta que el negocio del arrendamiento de vehículos se recupere completamente.