09 jul 2020

Ir a contenido

DISTRIBUCIÓN

Mercabarna cierra el matadero por deficitario y deja en el aire 80 empleos de la concesionaria

El consejo de administración avala la finalización prevista del contrato con la empresa que ofrece el servicio

Los más de 27.000 metros cuadrados que quedarán libres se destinarán a la preparación de elaborados

Eduardo López Alonso

Elaborado de procuctos frescos en una empresa de la Zona de Actividades Complementarias de Mercabarna. 

Elaborado de procuctos frescos en una empresa de la Zona de Actividades Complementarias de Mercabarna.  / ACN

El consejo de administración de Mercabarna ha acordado este martes el cierre del matadero. El cierre del histórico servicio heredado en 1979 de las instalaciones de la plaza de Joan Miró de Barcelona deja en el aire 80 empleos. El cierre se producirá a finales de septiembre, coincidiendo con la fecha de finalización prevista del contrato con la empresa Condialmentserveis SL, que ha estado en vigor durante los últimos 20 años.

Mercabarna (cuyos principales accionistas son el Ayuntamiento de Barcelona, con el 51%, la Sepi (el 37%), y la Generalitat, con el 13%) defiende la decisión como consecuencia de las pérdidas recurrentes de unos 2,5 millones anuales que arrastra la instalación. Además, para garantizar la continuidad de las instalaciones, la Agència de Salut Pública de Barcelona había exigido una remodelación íntegra del edificio y de la maquinaria, que hubiese requerido unas inversiones superiores a los 11 millones de euros en los próximos cinco años y la paralización del servicio durante al menos un año y medio.

Mediación

Mercabarna se ha comprometido con los representantes de Condialiment a dialogar para abordar su futuro laboral, fundamentalmente matarifes, y que sean contratados en los mataderos que asuman la actividad de los dos clientes actuales. El matadero de Mercabarna siempre ha sido deficitario y en los últimos diez años ha generado pérdidas acumuladas de más de 22 millones de euros. El Tribunal de Cuentas ya emitió un informe en el 2015 que aconsejaba la suspensión del servicio. Pese a ello, Mercabarna intentó en los últimos años revitalizar ese área de la instalación por la vía de la calidad del servicio y la situación estratégica junto a Barcelona. Pese a ello, la opción del matadero de Mercabarna siempre fue más cara que la de la elevada competencia de otras instalaciones fuera del área metropolitana. También se llegó a hacer en el 2017 un concurso para adjudicar la gestión a otra empresa, pero no se presentó ningún aspirante.

Frescos elaborados 

Los responsables de Mercabarna no han decidido todavía qué actividades se llevarán a cabo en los 27.362 metros cuadrados que quedarán libres, pero reconocen que "llueven las ofertas" en unos momentos de profundos cambios en los hábitos de los consumidores. La mayor parte de las ofertas existentes, algunas de empresas relevantes, proceden de firmas especializadas en productos frescos elaborados. Se destinaría ese espacio, por ejemplo, al fileteado de pescado o de verduras, la presentación de productos listos para comer o para restaurantes, etcétera. La apertura inminente de un mercado de productos bio también es un motor importante para ese cambio de la oferta de Mercabarna hacia un consumidor que tiende a reducir la compra de carne en favor de las frutas y las verduras. 

En Mercabarna aseguran que el cese del servicio no tendrá repercusión en el abastecimiento de carne de Barcelona, ya que otros mataderos públicos y privados del entorno tienen capacidad suficiente para absorber esa actividad. Entre ellos los de Sabadell, Castellbisbal, Sant Cugat, Guissona, Viñals Soler (Argentona), Friusa (Riudellots de la Selva), Roca 1927 (Banyoles), Grupo J. Viñas (Vic) e incluso Fribin (Binéfar ).

Temas Empleo