25 nov 2020

Ir a contenido

Crisis en el diálogo social

La CEOE recibe con desconfianza los guiños del Gobierno

La patronal pide hechos, y no, "palabras desde el púlpito del Consejo de Ministros"

Foment insta a Sánchez a "mover ficha" para recuperar la confianza

Rosa María Sánchez

Los presidentes de CEOE y CEPYME, Antonio Garamendi y Gerardo Cuerva, y los secretarios generales de UGT y CC OO, Pepe Alvarez y Unai Sordo, junto a la ministra de Trabajo el 22 de enero.

Los presidentes de CEOE y CEPYME, Antonio Garamendi y Gerardo Cuerva, y los secretarios generales de UGT y CC OO, Pepe Alvarez y Unai Sordo, junto a la ministra de Trabajo el 22 de enero. / David Castro

Le va a costar mucho al Gobierno recuperar la confianza con las organizaciones empresariales que ha permitido en los últimos meses, y en las semanas de la pandemia, sacar adelante importantes acuerdos sociales.

Los guiños y los gestos amistosos lanzados a la patronal CEOE y a su presidente, Antonio Garamendi, el jueves por la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, y ayer por la ministra portavoz, María Jesús Montero, ayudan, pero no parecen aún suficientes para restaurar la confianza perdida.

La desconfianza causada por el documento escrito y firmado el miércoles por los portavoces parlamentarios de PSOE, Unidas Podemos y EH Bildu para promover una derogación exprés e íntegra de la legislación laboral heredada del PP llevó a Garamendi a anunciar la retirada de la CEOE de las mesas de diálogo social; y el recelo permanece

«El diálogo social no solo se defiende desde el púlpito o la sala del Consejo de Ministros, el diálogo social son hechos», afirmó ayer el presidente de la patronal de autónomos ATA y vicepresidente de la CEOE, Lorenzo Amor, tras escuchar las elogiosas palabras de la ministra Montero hacia la patronal y hacia su presidente, Antonio Garamendi, de quien dijo que es «un patriota, y no de los de boquilla».

En declaraciones a la Cadena Ser, Amor exigió una rectificación expresa del vicepresidente Pablo Iglesias sobre la urgencia de una reforma laboral íntegra, así como un nuevo documento escrito donde se aclare la posición del Ejecutivo. «Si el Gobierno ha cambiado de opinión, que haga público un nuevo documento, firmado por los mismos que firmaron el del miércoles. Mientras tanto, 'pacta sunt servanda'», dijo el vicepresidente de la CEOE parafraseando la expresión que utilizó Iglesias para decir que los pactos hay que cumplirlos

La tensión entre las organizaciones empresariales y el Gobierno se corta en el aire. «Algunos en este Ejecutivo no han visto una empresa en su vida», dijo a primera hora de ayer el propio Garamendi en la Cadena Cope, antes de la rueda de prensa en la que Montero le dedicó elogios.

Foment pide un gesto de Sánchez

Sin embargo, no todo se da por perdido. El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, que también es vicepresidente de la CEOE, se mostró ayer convencido de que es posible recuperar el diálogo truncado con el Gobierno por la polémica sobre la reforma laboral, pero instó a Pedro Sánchez a mover ficha para recuperar «la confianza» de los empresarios.

En declaraciones a TV-3 y Catalunya Ràdio, Sánchez Llibre subrayó que «si el Gobierno rectifica como hizo ayer (por el jueves) Calviño y nos llaman, nos reuniremos y nos pondremos de acuerdo para levantar la suspensión» del diálogo social.

Según el empresario, el hecho «gravísimo» del acuerdo laboral con Bildu merecía como respuesta que la CEOE se levantara de la mesa. «Se nos faltó al respeto. Ahora es el Gobierno quien tiene la pelota en su lado y debe dar explicaciones y corregir su error», aseguró.