13 jul 2020

Ir a contenido

36 Reunió del Cercle d'Economía

Calviño deja abierta la posibilidad del rescate

La ministra dice que se buscará lo mejor para los contribuyentes

El presidente de Caixabank pide ayudas directas para empresas

Sara Ledo

Nadia Calviño, vicepresidenta tercera del Gobierno.

Nadia Calviño, vicepresidenta tercera del Gobierno. / MONCLOA / EFE

La vicepresidenta y ministra de Economía, Nadia Calviño, dejó ayer la puerta abierta a la posibilidad de acudir a los créditos del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) para financiar el gasto sanitario derivado del coronavirus, durante su participación en la 36 Reunión del Cercle d’Economía. Una intervención que la ministra aprovechó para dar un mensaje de tranquilidad a los empresarios tras el pacto de PSOE, UP y Bildu al asegurar que el debate de la reforma laboral es «absurdo y contraproducente» y cualquier cambio en esta legislación se hará «de forma dialogada y consensuada con los agentes sociales».

Al ser preguntada por José Manuel Páramo, que fue miembro del Comité Ejecutivo y del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo entre los años 2004 y 2012, sobre si España acudirá al fondo de rescate europeo, Calviño no contestó directamente pero explicó que las decisiones que se tomen «en las próximas semanas y en los próximos meses, van a estar guiadas, como siempre, por la defensa del interés general, el interés de los contribuyentes españoles». «Ese es el principio que nos guía y ese será el que nos guíe en la toma de decisiones respecto al acceso a los instrumentos comunitarios», agregó.

La titular de Economía defendió que en una situación como la actual, en la que tanto España como los países de su entorno se enfrentan a «la mayor recesión de nuestra historia» como consecuencia del coronavirus, la respuesta a la crisis debe ser «europea y contundente». «Este 'shock' ha desmontado de un plumazo todos los pronósticos que había», dijo Calviño que defendió la importancia de los instrumentos de liquidez europeos para apoyar a los estados miembros en su lucha contra la pandemia como el sistema de garantías del BEI, el mecanismo de apoyo a los expedientes de regulación de empleo (SURE) y la línea para financiar el gasto sanitario del MEDE. Además, se ha puesto sobre la mesa un fondo europeo de recuperación financiado con deuda europea propuesto por Francia y Alemania.

«Espero que la propuesta de CE sea una buena base para un buen acuerdo y visión de futuro conjunta», añadió la ministra. En la sesión también participó el vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, quien afirmó que la UE «está haciendo todo lo que puede para ayudar» a los países europeos más golpeados por la pandemia. Dombrovskis puso de manifiesto la importancia del turismo para España, al recordar que el año pasado fue el segundo país del mundo en número de turistas extranjeros, y se mostró convencido de la elaboración de un «presupuesto de la recuperación».

AYUDAS DIRECTAS

La primera fase de la crisis del coronavirus congeló la actividad productiva en parte de España. Moratoria, garantías públicas, ertes... son algunos de los mecanismos que han servido para contener una crisis sin precedentes, pero la segunda etapa que empieza después del desconfinamiento puede durar 12, 18 o incluso 21 meses en recuperarse, según el presidente de Caixabank, Jordi Gual. 

Gual considera que «el choque puede ser más adverso y prolongado de lo que pensamos» por lo que apuesta por ayudas directas a aquellos sectores más afectados por la crisis del coronavirus. «Probablemente tenemos que olvidarnos de préstamos y pasar a hablar de ayudas o recapitalización teniendo en cuenta distintas empresas y contexto de reestructuración o no sectorial», propuso Gual. «El apoyo social tiene que continuar pero debemos pensar en términos de empleabilidad, más que en el mantenimiento de un puesto de trabajo en concreto», añadió. En el caso del turismo, el presidente de Caixabank cree necesario pensar en qué tipo de sector turístico se quiere en el futuro cuando hay retos encima de la mesa como la «calidad de oferta, la sostenibilidad o la digitalización de la industria», señaló ayer Jordi Gual.

'La crisis del coronavirus definirá a la Unión Europea del siglo XXI'

La crisis del coronavirus va a determinar lo que va a ser la Unión Europea en el siglo XXI aseguró el profesor de Economía en el European University Institute, Ramon Marimon, en una conversación con Jordi Gual sobre ‘Las consecuencias económicas de la pandemia: Un reto y una oportunidad para Europa y España’, durante la 36 Reunión del Cercle d'Economia en la que también participaron Cristina Garmendia, vocal de la junta directiva del Cercle d’Economia; Carlos Payá, virólogo e inmunólogo, emprendedor en el campo de la biotecnología y Àlex Soriano, jefe del servicio de enfermedades infecciosas del Hospital Clínic de Barcelona.

Marimon expuso que, igual que el final de la Segunda Guerra Mundial determinó la fundación de la UE, esta crisis determinará cuál será su papel actual. "El covid-19 ha sido un ‘shock’ a sus fundamentos", dijo. Para el experto, la clave será cómo se sale de esta crisis. En este sentido, Marimon expuso la importancia de pensar no solo en ayudar como Unión Europea a un país en concreto o a varios sino pensar en el problema como de todos. Un ejemplo, a su juicio, es perceptible en el turismo, pues la falta de turismo en Florencia no es un problema de este lugar, sino que "Florencia es un recurso de Europa y como tal debe ser su preocupación".